Hacia el bicentenario de nuestra democracia

Efren Arauz C.

Efren Arauz

En cinco años estaremos cumpliendo doscientos años de vida independiente, de vida en democracia, de país soberano en paz y libertad.

Ciertamente hemos arribado a una democracia política, con tres poderes separados, con Código Electoral y Tribunal Supremo de Elecciones y con votaciones cada cuatro años, elegimos a nuestros gobernantes pero no tenemos aun mecanismos claros de rendición de cuentas con sanciones en caso de incumplimientos, no hay responsabilidad subjetiva del funcionario público, los mecanismos de control gubernamental son ineficientes y no existe una administración por objetivos previamente establecida, la planificación sigue siendo una quimera e ineficiencia estatal esta a la orden del día, existe un marasmo legal que no permite gobernar con eficiencia y nos regula una Constitución Política del siglo XIX.

Si bien es cierto que la Convención Americana sobre derechos humanos nos garantiza el derecho a tener un buen gobierno y una sana economía, lo cierto del caso es que casi nunca existe un verdadero plan nacional de desarrollo real y técnicamente factible, no existen programas de reactivación económica y a pesar de que hemos apostado a una economía abierta, en donde tenemos todos los elementos para que funcione como los son los Tratados de Libre Comercio, las Pymes y Mypimes con financiamiento apropiado con la Banca de Desarrollo, al día de hoy este programa no ha arrancado, seguimos importando hasta lo que nos comemos, no hay elementos de competitividad para bajar costos, producir y exportar en este país es un verdadero calvario. La democracia económica sigue siendo una ilusión.

En lo que respecta a la democracia social, tenemos más de un millón de costarricenses en estado de pobreza, trescientos cincuenta mil desempleados, ciento cincuenta mil ninis y una economía informal sumamente devaluada. Los servicios públicos que presta el Estado son deficientes y no llega a todos, los servicios de salud, crédito, vivienda, educación y otros siguen siendo una esperanza, esto hay que reversarlo.

Hoy por hoy, a pesar de que entramos en la recta final electoral, hay una crisis ideológica y ahora de Sistema de Partidos Políticos, los ideales se agotaron, no hay nuevas ilusiones, los programas no existen y todo es el poder por el poder, con voto factura incluido, que está tocando de nuevo la puerta.

Costa Rica se merece algo más que demagogia, improvisación y corrupción, estamos de último en Centro América, en todo, en infraestructura, en turismo e incluso en seguridad ciudadana…. ¿qué hacer para alcanzar la democracia total, la democracia plena? Tienen la palabra los señores candidatos.

Abogado


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.