Guerras, treguas, daños…

Jorge Eduardo Navarrete*

Análisis Global

Por estos días se cumple un año del inicio de la guerra comercial entre Estados Unidos y China que ha tenido en ascuas al comercio y la economía mundiales desde entonces. La columna Efemérides del New York Times (NYT) del 5 de julio de 2019 registra así el aniversario: “Hace un año: Estados Unidos y China impusieron aranceles sobre mercancías intercambiadas entre ellos con valor de miles de millones de dólares, acto que Pekín consideró ‘la mayor guerra comercial de la historia económica’.”

En este espacio se registró tal hecho días después: GC: el frente del Pacífico (La Jornada, 18/07/2018). También por estos días, como resultado de la tregua establecida por los presidentes Xi y Trump en su encuentro de Osaka, se reanudarán en Washington las conversaciones comerciales bilaterales o, cuando menos, se realizarán los contactos necesarios para programar en breve esas reuniones.

La tregua de Osaka era esperada y no sorprendió a nadie. China ha favorecido siempre un acuerdo comercial –casi cualquiera– con Estados Unidos y ha ofrecido ventajas en apariencia considerables pero más o menos imprecisas. Durante la administración de Trump la actitud de Estados Unidos hacia China ha sido volátil e impredecible, características que el presidente reconoce y de las que se ufana. La rivalidad hostil ha sido la única constante entrambas potencias. Por ello no se han formulado predicciones optimistas respecto de las conversaciones que están por iniciarse.

Más allá de la situación precisa del intercambio comercial bilateral y de los aranceles que se han impuesto o de posibles nuevas acciones restrictivas o retaliatorias, algunas ya anunciadas, conviene enfocar la atención en algunos de los daños colaterales de este primer año de episodios sucesivos de acciones de restricción comercial, imposición de aranceles y treguas sucesivas que no han abierto espacio ni creado condiciones para que las partes alcancen entendimientos duraderos.

Aún no se han formulado estimaciones detalladas sobre el impacto de las restricciones que recíprocamente han impuesto China y Estados Unidos a las importaciones procedentes del otro sobre el crecimiento del comercio y de la actividad económica de cada uno y, más ampliamente, sobre la economía y el comercio mundiales. La OMC ha informado que en los semestres mayo-octubre18 y octubre18-mayo19 se registró un número récord de nuevas acciones de restricción al comercio –481 y 336 respectivamente– tras seis años en que el promedio semestral había sido de 65. No sería exagerado suponer que el hecho de que las dos mayores economías del planeta acudan a la restricción comercial ha estimulado a otras economías a echar mano de esos mismos instrumentos. Aunque aún no cuantificado, el impacto de las restricciones sobre el comercio mundial es ya perceptible, al frenar su ritmo de crecimiento en al menos 0.4 puntos porcentuales de 2018 a 2019. Habrá que esperar varios meses para apreciar los efectos sobre la actividad económica.

El informe semestral sobre política monetaria de la Junta de la Reserva Federal, divulgado a principios de julio, es más explícito e indica: Los aranceles recientes parecen haber comprimido las exportaciones y las importaciones tanto de Estados Unidos como de otros países, mientras que la incertidumbre que rodea a la política comercial ha provocado que algunas corporaciones retrasen sus decisiones de inversión y compriman sus gastos de capital. (Véase FRB, Monetary Policy Report, 5 de julio de 2019: www. federalreserve.gov) Un número creciente de países, tanto avanzados como en vías de desarrollo, ha registrado impactos restrictivos en sus economías a consecuencias de las disputas comerciales entre China y Estados Unidos.

Del mismo modo, acudir a restricciones comerciales para obtener resultados en áreas ajenas al intercambio y aún a la economía no es recurso exclusivo del gobierno estadunidense, sino práctica por desgracia cada vez más frecuente. Los malos ejemplos cunden.

Entre los acerbos debates bilaterales mantenidos en los primeros meses del año, Estados Unidos puso de nuevo sobre la mesa el asunto de la manipulación cambiaria, viejo tema de controversia que había quedado al margen por largo tiempo. Este replanteamiento coincidió con la agudización de la pugna del presidente Trump con la Junta de la Reserva Federal y, en especial, con su presidente, Jerome H. Powell, sobre el nivel de las tasas de interés. Como señaló el Financial Times (07/07/2019), según Trump, el Banco Central Europeo –y su presidente Mario Draghi, en trance de ser sustituido por Christine Lagarde– se han sumado, junto con China y otros, a la legión de manipuladores cambiarios. Advierte el periódico que usar el dólar como arma para impulsar el comercio conducirá a una mayor y perjudicial politización de la política comercial y elevará el riesgo de acciones de retorsión. En otras palabras, puede pasarse, casi inadvertidamente, de la guerra comercial a la guerra cambiaria o de divisas.

Jaime Ros Bosch, economista 1950 – 2019 / In Memoriam

* Economista y diplomático mexicano. Columnista de La Jornada. Ha sido Embajador de México en Venezuela, Alemania, Naciones Unidas, China, Chile, Brasil, Austria y Yugoslavia, además fue Subsecretario de Políticas y Desarrollo Energético de la Secretaría de Energía. En sección Opinión de La Jornada


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.