Fundación Arias llama a bloquear armas y municiones hacia Nicaragua

Armas no

La Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano hace un llamado urgente a los países de la región centroamericana y a la comunidad internacional para que bloqueen la transferencia de armas y municiones al Gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua.

Así se expresa en el pronunciamiento emitido por la Fundación en el que se señala que en los hechos acontecidos recientemente, el Gobierno de Nicaragua podría estar violando el Tratado sobre Comercio de Armas (Arms Trade Treaty –ATT-) por el uso la fuerza en forma desmedida para “cometer una violación grave del derecho internacional de los derechos humanos”.

A la vez, la Fundación Arias envió otra carta a la Ministra Epsy Campbell Barr en la que se insta al Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica a cumplir con el Tratado sobre Comercio de Armas, el cual le exige como uno de sus firmantes evaluar los riesgos para la paz y los derechos humanos el autorizar el paso de armas por suelo costarricense.

“Hacemos un especial llamado a los países de la región centroamericana, ya que todas las armas que nutren al gobierno de Nicaragua –utilizadas para agredir al pueblo- están ingresando a ese país por tierra, es decir, utilizando como tránsito o trasbordo a los países de nuestra región…de igual manera, queremos llamar la atención de aquellos que realizan exportaciones a Nicaragua, para que tomen en consideración la situación interna y revisen cuidadosamente la autorización de exportaciones”, dice el pronunciamiento.

Para más información con Emilia Mora Rodríguez al teléfono 7012-0066

San José, Costa Rica.

Fundación Arias

Anexos:

Carta a la Ministra de Relaciones Exteriores

Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano
Facebook: Fundación Arias Costa Rica
www.arias.or.cr
Tel: +(506) 2222-9191 Fax: +(506) 2257-5011

Junta Directiva
Alberto Trejos Zúñiga
Brizio Biondi-Morra
Rodolfo Jiménez
Franklin Chang-Díaz

Fundador
Oscar Arias Sanchez

Directora Ejecutiva
Lina Barrantes
Castegnaro

San José, 31 de mayo de 2018

Señora
Epsy Campbell
Ministra de Relaciones Exteriores y Culto
República de Costa Rica

Estimada señora Campbell,

Permítame enviarle un cordial saludo a nombre de nuestra institución así como nuestros deseos de éxito en sus funciones. Profundamente preocupados por la situación que se vive en Nicaragua y que implica la comisión de graves delitos contra los derechos humanos de miembros de la sociedad nicaragüense por parte de su propio gobierno, queremos hacer un llamado al Gobierno de Costa Rica, para que valore lo siguiente:

Según información provista por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) -en visita del 17 al 21 de mayo- esta detectó graves violaciones a los derechos humanos como consecuencia de los eventos que se han desarrollado desde el 18 de abril identificando el “uso excesivo de la fuerza y de terceros armados”, lo que en otras palabras señala que el gobierno de Nicaragua está ejerciendo violencia indiscriminada contra su población.

La CIDH identificó, hasta ese momento: 76 personas muertas, 868 heridas en su gran mayoría en el contexto de las protestas y 438 personas detenidas, entre estudiantes, población civil, defensoras y defensores de derechos humanos y periodistas. Igualmente estableció que la represión estuvo a cargo de la Policía Nacional, sus fuerzas antimotines y grupos parapoliciales, que actuarían con el apoyo de agentes estatales. Policía Nacional habría utilizado balas de goma y armas de fuego de diferente tipo y calibre. Respecto a los heridos, el hecho de que la mayoría de ellos presentaran impactos de bala específicamente en la cabeza, los ojos, el cuello y el tórax, evidencia la intención de matar y la clara participación para lograrlo de francotiradores.

La CIDH estableció que se está utilizando la fuerza -potencialmente letal-como forma de restituir el orden público y reiteró que las armas de fuego y las respectivas municiones deben estar excluidas en los operativos de control de las protestas.

Ante la gravedad de la situación que atraviesa Nicaragua, la Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano hace un vehemente llamado al gobierno de Costa Rica, para que ponga especial atención a las transferencias de armas que transitan por nuestro país y que tienen por destino Nicaragua, en virtud de la implementación del Tratado sobre Comercio de Armas.

El TCA tuvo su origen en la Fundación Arias (1997) como una propuesta de nuestro fundador, el Dr. Oscar Arias, en lo que inicialmente se denominó un Código de Conducta de los Premios Nobel sobre la Transferencia de Armas: la idea tuvo acogida y fue presentada en el año 2006, por el propio gobierno de Costa Rica ante la Asamblea General de las Naciones Unidas y se convirtió en un tratado internacional legalmente vinculante, a la fecha con 95 ratificaciones, el 24 de diciembre de 2014.

El TCA tiene un importante componente de Derechos Humanos, que solicita a los países no autorizar transferencias de armas ni municiones a países que, entre otras cosas, puedan utilizarlas para violar los derechos humanos, el derecho internacional humanitario, o para desestabilizar una región, e incluso para perpetrar situaciones de violencia de género.

Ante la gravedad de la situación que atraviesa Nicaragua, la Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano hace un llamado a los países que han firmado y ratificado el Tratado sobre Comercio de Armas , (Arms Trade Treaty – ATT) para respetar tanto la letra como el espíritu de este instrumento internacional, que tiene, como uno de sus fines: “Contribuir a la paz, la seguridad y la estabilidad en el ámbito regional e internacional, y reducir el sufrimiento humano.”

En virtud de este instrumento, a los países se les recomienda realizar análisis de riesgo cuando se sospecha que las armas y municiones pueden ser utilizadas con esos fines. Siendo Costa Rica país de tránsito para el armamento que va hacia Nicaragua, le solicito a nombre de la institución que represento, que nuestro país realice un profundo análisis de riesgo ante cualquier transferencia que se dirija a ese país, y si es del caso, proceda a desautorizarla en cumplimiento del espíritu del tratado.

No omitimos recordar que en La Gaceta Nº 83, del 14 de mayo del presente, se publicó el decreto 41084, que establece el “Sistema Nacional de Control y creación de su Ente Rector para la implementación del Tratado sobre el Comercio de Armas”, adscrito al Ministerio de Relaciones Exteriores que usted dirige, que en su artículo 6 explícitamente señala: “velará porque en las transferencias internacionales de elementos controlados se respeten los criterios del Derecho Internacional general, los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario de acuerdo con los criterios de evaluación previstos…”

Si bien Nicaragua se abstuvo de firmar el TCA, ello no excluye la responsabilidad que recae sobre países como el nuestro que tenemos un rol en la transferencia de armas, en actividades tan específicas como el tránsito.

Debido a todo lo anterior, Señora Canciller, es que nos permitimos solicitarle realizar una convocatoria al Sistema Nacional de Control y al Ente Rector para la Implementación del Tratado sobre Comercio de Armas, a fin de que como costarricenses, podamos tener la certeza de que no somos cómplices, del asesinato indiscriminado del cual es objeto el pueblo nicaragüense.

De usted, con toda consideración y estima,

Lina Barrantes Castegnaro
Directora Ejecutiva

Nicaragua a la luz del Tratado sobre el Comercio de Armas

La Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano, profundamente preocupada por los recientes hechos acaecidos en Nicaragua, manifiesta que:

El gobierno de ese país, está ejerciendo violencia indiscriminada contra su población, en este sentido, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) – en visita del 17 al 21 de mayo- detectó graves violaciones a los derechos humanos como consecuencia de los eventos que se han desarrollado desde el 18 de abril, identificando el “uso excesivo de la fuerza y de terceros armados”.

La CIDH, identificó: 76 personas muertas, 868 heridas en su gran mayoría en el contexto de las protestas y 438 personas detenidas, entre estudiantes, población civil, defensoras y defensores de derechos humanos y periodistas.

La represión estuvo a cargo de la Policía Nacional, sus fuerzas antimotines y grupos parapoliciales, que actuarían con el apoyo de agentes estatales.

La Policía Nacional habría utilizado diferentes tipos de armas y municiones.

Respecto a los heridos por armas de fuego la mayoría presentaron impactos de bala específicamente en la cabeza, los ojos, el cuello y el tórax, lo cual evidencia la intención de causar daño letal, y su perpetración por parte de francotiradores.

La CIDH establece que se está utilizando la fuerza -potencialmente letal- como forma de restituir el orden público, y reitera que las armas de fuego y las respectivas municiones deben estar excluidas en los operativos de control de las protestas.

Ante la gravedad de la situación que atraviesa Nicaragua, que el 30 de mayo pasado, en la Marcha de las Madres, alcanzó niveles dramáticos con el asesinato de 11 jóvenes más, la Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano hace un llamado a los países que han firmado y ratificado el Tratado sobre Comercio de Armas[1] (Arms Trade Treaty – ATT) para que respeten tanto la letra como el espíritu de este instrumento internacional, que tiene, como uno de sus fines:

Art. 1: “… Contribuir a la paz, la seguridad y la estabilidad en el ámbito regional e internacional, y reducir el sufrimiento humano.

De igual forma, siendo este mismo, el corazón del tratado, y que para prevenir su violación, es necesario realizar un análisis de riesgo, nos referimos a los artículos 7, 8, 9, 10 y 11, que hacen referencia concretamente a las transferencias autorizadas, llamando a valorar, si estas podrían utilizarse para “Cometer o facilitar una violación grave del derecho internacional de los derechos humanos” o, “Contribuir a la paz y la seguridad o menoscabarlas”.

El uso de la fuerza por parte del gobierno de Nicaragua, debe ser una alerta para los Estados Parte del TCA. Reiteramos que es responsabilidad de los países involucrados en procesos de transferencias realizar el análisis de riesgo y garantizar que cuando estas se autoricen no van a incumplir con el espíritu del TCA, sea quien sea el país involucrado en la transferencia.

Hacemos un especial llamado a los países de la región centroamericana, ya que todas las armas que nutren al gobierno de Nicaragua –utilizadas para agredir al pueblo- están ingresando a ese país por tierra, es decir, utilizando como tránsito o trasbordo a los países de nuestra región, todos Estados Parte del Tratado.

De igual manera, queremos llamar la atención de aquellos que realizan exportaciones a Nicaragua, para que tomen en consideración la situación interna y revisen cuidadosamente la autorización de exportaciones.

Tomando en consideración datos recientes emitidos por comtrade.un.org (repositorio oficial de estadísticas de Comercio Internacional de la Organización de Naciones Unidas) en los últimos dos años (2016 y 2017) Nicaragua ha importado armamento de Estados Unidos, España, Austria, República Checa, Brasil, China, Argentina, Italia y México, entre otros países, a los cuales, hacemos una solicitud especial para que en lo sucesivo tengan siempre en cuenta sus obligaciones jurídicas internacionales a la hora de realizar transferencias.

Dado en San Jose, Costa Rica a los 31 días del mes de mayo de 2018

Nota

1. El TCA ha sido firmado por 130 estados y tiene 95 Estados miembro. Entro en vigor el 24 de diciembre de 2014. Y actualmente, se está en proceso de implementación


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.