Francia: el pulso entre Macron y el movimiento social continúa. Dossier

Ellen Salvi Pauline Graulle

Después de dos semanas de huelgas y manifestaciones masivas contra el proyecto de reforma neoliberal de las pensiones de Macron y Philippe, tanto la coalición presidencial como la izquierda sindical y política hacen balance de la situación en Francia. El pulso entre el gobierno y los sindicatos ha obligado ya a la CFDT, el único sindicato a favor de un sistema de puntos, a sumarse a las protestas ante el anuncio del aumento de la edad de jubilación, rompiendo las promesas electorales de Macron. Las huelgas del transporte público, que han paralizado Francia, amenazan con extenderse en Navidad si no hay concesiones por parte del primer ministro Philippe, que se juega su permanencia al frente del gobierno. Las izquierdas, por su parte, se han reunido por primera vez en diez años para pensar una respuesta común, o al menos un apoyo unitario a las movilizaciones convocadas por los sindicatos, a las que se han sumado los “chalecos amarillos” y los estudiantes. SP

Francia: el pulso entre Macron y el movimiento social continúa

Macron juega con la indignación social

Ellen Salvi

Durante dos días, el ejecutivo ha tratado de calmar la indignación de la CFDT explicando que todavía hay “espacio para la negociación”. Aunque invita a los interlocutores sociales a Matignon para un nuevo “ciclo de reuniones”, el Primer Ministro continúa afirmando su voluntad de ahorrar dinero para inaugurar un “sistema equilibrado” de pensiones en 2027. Emmanuel Macron deja hacer … para ver “si cuela”.

Muchos se preguntan, incluso en la mayoría: ¿por qué? ¿Por qué el ejecutivo decidió darle la espalda a la CFDT cruzando lo que su secretario general Laurent Berger siempre ha presentado como una “línea roja”? El miércoles 11 de diciembre, un día después de una cena de arbitraje final en el Palacio del Elíseo, Édouard Philippe presentó el plan del gobierno para reformar el sistema de pensiones y reafirmó su deseo de ahorrar dinero, alentando a los franceses a retirarse más tarde.

Al hacerlo, el Primer Ministro ha roto con el único sindicato importante que apoya el principio de un sistema universal de reparto y por puntos. La CFDT decidió unirse a la movilización el martes 17 de diciembre para exigir la retirada de la nueva edad media de jubilación, programada para implementarse en 2022. Por lo tanto, el ejecutivo ha pasado las últimas 24 horas tratando de calmar la indignación de la CFDT asegurándole, como dijo el Ministro de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, que todavía hay “espacio para la negociación”.

“Mi puerta está abierta y mi mano está extendida”, repitió Edouard Philippe, quien invitó a los interlocutores sociales a un nuevo “ciclo de reuniones” en Matignon, “lo antes posible la próxima semana”. El jueves por la tarde, por teléfono, el Primer Ministro “confirmó su propuesta de diálogo para continuar mejorando el proyecto del gobierno”, dijo su equipo, refiriéndose a “una serie de temas”, como “el establecimiento de la pensión mínima, las profesiones especialmente duras, la jubilación gradual y el apoyo a la transición al sistema universal”.

Cuando se le preguntó sobre el tema al margen de una cumbre europea celebrada en Bruselas el mismo día, Emmanuel Macron dijo que no haría “comentarios sobre temas nacionales”, y agregó que “hay un gobierno trabajando en París, que ha hecho una propuesta, y ahora debe haber una concertación“. ¿Una“ propuesta ”que pide una nueva“ consulta ”? Sorprendente afirmación después del discurso de Edouard Philippe, quien explicó que el proyecto de ley de reforma de las pensiones se presentaría al Consejo de Ministros el 22 de enero y que contendría “literalmente” todo lo que ‘declaró ante el Consejo Económico, Social y Ambiental (CESE).

Oficialmente, el ejecutivo no cede: la necesidad de lograr un equilibrio financiero en el momento del lanzamiento de la reforma, programada para 2027, es un punto “no negociable”. Durante varios meses, Édouard Philippe ha estado advirtiéndolo a sus interlocutores: no aplicará un proyecto en el que no cree y hay una serie de elementos sobre los que no pasará. Por eso, como “hombre de derecha”, siempre ha defendido la idea de introducir medidas “paramétricas” en la reforma inicialmente “sistémica” del Presidente de la República.

Al validar esta opción, Emmanuel Macron, quien se enorgullece constantemente de “hacer lo que dice”, ha renunciado a su promesa de campaña que defendió hasta abril: “El desafío hoy no es elevar la edad de jubilación”, dijo en 2017. Esta reforma “corresponde a los compromisos electorales” argumentó, sin embargo, el Jefe de Estado el viernes, todavía desde Bruselas, refiriéndose a “una reforma histórica para el país, histórica para la refundación de un estado de bienestar del siglo XXI”.

Se negó a decir más: “Cuando lo considere oportuno, hablaré desde París”, dijo: “Creo que es bueno que el gobierno esté trabajando, continúe y avance”-, el Presidente de la República todavía insistió en que su proyecto era “una reforma de refundación antes que nada, […] una reforma de transformación de nuestro sistema y que mostrará toda su fuerza con el tiempo”. “Por lo tanto, no es sobre todo presupuestaria”, concluyó.

A pesar de su negativa, su cambio sumió a sus seguidores en la consternación. Es “un tremendo desastre”, dijo Antoine Bozio, quien inspiró su reforma de jubilación por puntos. “El gobierno ha logrado ocultar todo el progreso social posible [del sistema universal – nota], para convertirla en una medida presupuestaria“.

El economista también recuerda los comentarios que el jefe de Estado todavía hizo en enero de 2018. “Rechazo lo que llamo “reformas paramétricas”, enfoques contables de austeridad sin ofrecer nuevas perspectivas”, dijo entonces. Debemos salir de este perpetuo estado de crisis en el que cada reforma de las pensiones es, en cierto modo, una modificación de último minuto, necesaria y siempre justificada en términos de las finanzas públicas, pero que daña la confianza y no cambia las reglas fundamentales de su funcionamiento”.

En las filas de la mayoría, los macronistas de centro-izquierda no tienen la intención de detenerse allí. “Al final, será Philippe o Berger, y haremos todo lo posible para que sea Berger”, murmura uno de ellos. Sin embargo, el día anterior al discurso de Edouard Philippe parecía justo lo contrario en una ceremonia en el Palacio presidencial, en presencia del asesor especial de Emmanuel Macron, Philippe Grangeon, ex colaborador de Nicole Notat en la CFDT, quien, según un testigo citado por France Inter, “no lideró nada”. “Así que asumimos que vamos a perder a la CFDT”, dijo uno de los invitados esa noche. Los otros asintieron. Y “la línea Philippe-Kohler-Ribadeau-Dumas ha vuelto a ganar …”, desliza un asesor ministerial, con referencia al secretario general del Elíseo y al director del gabinete del primer ministro.

Muchas personas en la cima del estado siguen convencidas de que Laurent Berger no forzará el actual equilibrio de fuerzas. “Cuando se encuentra uno en una situación crítica, no puede ignorar el equilibrio de fuerzas …”, asegura un asesor cercano del Presidente de la República, convencido de que el dirigente sindical terminará “asumiendo sus responsabilidades”. Los ministros lo han repetido una y otra vez durante dos días: “Estamos proponiendo la mejor edad posible […]. ¿Hay mejores soluciones? Tal vez, vamos a discutirlo, dijo Bruno Le Maire. Puede haber mejores soluciones, les corresponde [a los sindicatos] aportarlas. Depende de ellos demostrarnos que hay mejores soluciones”.

“Nadie puede dar por sentado u ocultar la verdad a los franceses sobre el estado del gasto social”. Por otro lado, es obviamente posible discutir. Hay varias maneras de equilibrar el sistema, si los interlocutores sociales tienen una posición de equilibrio presupuestario, el Primer Ministro ha dicho que los escuchará “, señala también el Ministro de Acción y Cuentas Públicas Gérald Darmanin, en Le Figaro. Observaciones a las que Laurent Berger, escaldado por la forma en que han sucedido las cosas cuando se reformaron las reglas del seguro de desempleo, apenas da crédito.

“Si no funciona, tendremos que ceder en algo”

Durante los últimos dos años, Laurent Berger ha creído que seguimos mintiéndole. “Lo peor es no decirle la verdad”, dijo el presidente del Senado,, Gérard Larcher, de Les Républicains (LR), quien asegura que tenía “relaciones regulares” con el dirigente de la CFDT. Sin embargo, aunque asegura que permanecerá abierto al diálogo, Edouard Philippe fue muy claro en cuanto al papel del futuro “órgano de gobierno” del sistema de pensiones: “No cuenten conmigo para enviar la papa caliente a los interlocutores sociales”, dijo ante el CESE. Nadie nos creerá, nadie confiará, si no decimos cómo lo financiaremos”.

“No puedo explicarme por qué la CFDT se empeña en negar la cuestión de la financiación”, dijo nuevamente el miércoles por la noche, frente a los diputados de la mayoría que estaban preocupados por la situación de crisis. “Tenemos la responsabilidad, él frente a su organización sindical, yo frente a todos los franceses, de decir cómo se financiará el sistema”, había indicado unas horas antes en el noticiario de las “8 pm” de TF1. “La apuesta del ejecutivo es que Berger se desinflará y se alineará”, dijo un diputado de La République en Marche (LREM).

Con los ojos clavados en las encuestas de opinión, el ejecutivo cree que puede ganar el apoyo de los franceses sobre el tema de la edad de jubilación. “Todas las encuestas van en esta dirección”, confirma un asesor ministerial. Además, “siempre hemos sido muy claros en cuanto a que era necesario aumentar gradualmente el tiempo de trabajo”, argumenta ahora el portavoz del gobierno, Sibeth Ndiaye. Lo hemos repetido sistemáticamente, no hay sorpresas”. Y para convencer a quienes, a pesar de todo, continúan apoyando al movimiento social, los ministros confían en las vacaciones de Navidad.

“La amenaza de Navidad es inaceptable”, dijo el equipo de Edouard Philippe a RMC, en respuesta a las declaraciones del Secretario General de la CGT-Ferrocarriles, Laurent Brun, quien advirtió el jueves que no habrá “tregua en Navidad, a menos que el gobierno recupere la razón antes”. No podemos “hacer rehenes a los franceses”, insiste Matignon. Hay que ser muy estricto en Navidad, los sindicatos se equivocarán mucho si continuan los paros”. “Es bastante irresponsable”, dijo la ministra de Transición Ecológica, Élisabeth Borne. CGT-Ferrocarriles “tendrá la responsabilidad ante los franceses”, agregó el secretario de Estado de Transporte, Jean-Baptiste Djebbari.

Al referirse a aquellos “franceses” que apoyarían la idea de trabajar más tiempo, el ejecutivo piensa principalmente en su base electoral, o más exactamente en lo que queda después de dos años de legislatura. Porque si el centro-izquierda, hasta ahora considerada la “piedra angular” de las elecciones de 2017, está molesta por el abandono de la promesa de Emmanuel Macron, la derecha, que hoy constituye la mayor parte de sus seguidores, aplaude algo que siempre ha defendido. Quienes, entre sus tropas, todavía quieren creer al Presidente de la República, culpan a Edouard Philippe de esta situación.

Desde su nombramiento, el Primer Ministro, que siempre se ha negado a unirse oficialmente a LREM, ha despertado la desconfianza de algunos macronistas de primera hora, quienes intentan sistemáticamente recuperar la práctica del “fusible”, un clásico de la V República. La misma cantinela, ya escuchada en la crisis de los “chalecos amarillos”, es tarareada de nuevo en todas partes en la prensa: esta vez, el jefe de gobierno habría terminado “convenciendo” a toda lla administración, incluso a los indecisos, de la necesidad de defender sin fisuras su causa.

Un escenario que, en cierto modo, vendría bien al Elíseo, pero hace sonreír a quienes conocen bien a los dos hombres. “No imaginen por un segundo que Edouard Philippe puede torcer el brazo al Presidente”, afirma un influyente parlamentario de la mayoría. “Hacemos estrategias con la indignación social”, lamenta un parlamentario de LREM, que tampoco quiere dar nombres. Para él, esta forma de proceder denota la “incomprensión fundamental” del dúo del ejecutivo, y más ampliamente del cuarteto de enarcas que forman con Alexis Kohler y Benoît Ribadeau-Dumas, de “lo que es un movimiento social”.

“No tienen ni idea de lo que está sucediendo en la sociedad”, dice el mismo parlamentario. Una opinión compartida por un ex partidario de Emmanuel Macron, ahora retirado. “No entienden nada, y ese ni siquiera es su tema”, dice. De cualquier manera, impulsarán su reforma. No tienen otra opción, ya que no tienen nada más que decir a los franceses. Un parlamentario de la mayoría, molesto por el giro que han tomado los acontecimientos, intenta una hipótesis final: “Creo que Emmanuel Macron está de acuerdo con su Primer Ministro sobre el fondo. Va a intentar conseguir modificar la edad de jubilación y si pasa, pasa, y si no tendremos que ceder en algo”.

En este caso, surgiría la cuestión de la continuidad de Edouard Philippe en Matignon, argumentan algunos. El Primer Ministro, que esconde cada vez menos su deseo de ser candidato en las elecciones municipales en su ciudad de Le Havre (Sena Marítimo), tendría lista una salida. “Considero que un primer ministro está en Matignon siempre que se cumplan tres condiciones: la confianza del presidente, el apoyo de la mayoría parlamentaria y la voluntad de actuar. En mi opinión, se dan las tres”, señala la persona interesada a Le Figaro en mayo de 2019.

¿Seguirán así después de semanas de movilización social? Los partidarios del jefe de gobierno están convencidos de ello. “Si Emmanuel Macron termina cediendo, el golpe será demasiado fuerte para él”. Sin embargo, es difícil ver cómo el ejecutivo podría continuar imponiéndose contra todos. En medio de la crisis de los “chalecos amarillos”, algunos de los asesores más cercanos al Presidente de la República ya estaban preocupados por la falta de consideración otorgada a los organismos intermedios. Defienden un “cambio de método”. Todavía estamos esperando.

https://www.mediapart.fr/journal/france/131219/sur-les-retraites-le-pouv…

La izquierda francesa se reúne en Saint-Denis

Pauline Graulle

Por primera vez en diez años, los dirigentes de los partidos de izquierda y ecologistas se reunieron la noche del miércoles 11 de diciembre. Mas allá del deseo compartido de derrotar la reforma de las pensiones, la búsqueda de una salida política unitaria resulta compleja.

Allí se sentaron par reflexionar, unos al lado de los otros. Desde el PS hasta el NPA, pasando por Lutte Ouvrière, el Partido Comunista, La France insoumise, Génération · s, radicales o ecologistas: los responsables de todo lo que la izquierda francesa tiene en movimientos, partidos y grupos, se reunieron este miércoles 11 de diciembre en la Bolsa de Trabajo de Saint-Denis (Seine-Saint-Denis).

La situación es seria: la reforma de las pensiones del gobierno amenaza a todas las fuerzas sindicales, incluida la CFDT que, después de las declaraciones del Primer Ministro, ha llamado a la movilización. Es un punto de inflexión.

Por una noche, Fabien Roussel, el líder del Partido Comunista, que tomó la iniciativa de convocar el encuentro, quiso poner a un lado las diferencias ideológicas y estratégicas. Disputas y amarguras. El futuro de las pensiones bien vale una “gran misa” política. De ahí la razón del acto. Incluso si el rompecabezas que muchos esperan formar resulta complejo de hacer.

Algunos han venido un poco a la fuerza. Jean-Luc Mélenchon y Adrien Quatennens estaban retenidos en un programa de la cadena BFMTV, La France Insoumise (LFI) envió al diputado local, Éric Coquerel, que no estaba particularmente encantado de encontrarse a dos sillas del primer secretario del PS y frente a un auditorio donde se encontraban los peores enemigos de LFI – comunistas y socialistas – a nivel municipal en la circunscripción 93. Algunos habituales también estaban ausentes: Yannick Jadot. El hombre fuerte de los Verdes prefirió volar a la COP 25 en Madrid (sin embargo, publicó un texto el día anterior). Europa Écologie-Les Verts ha presentado a su nueva figura en ascenso, el recién elegido secretario nacional, Julien Bayou.

Después de una introducción de varios portavoces sindicales (de la CGT, Solidaires, la FSU y la Juventud Obrera Cristiana), Olivier Besancenot, portavoz del NPA, fue el primero en intervenir. “Quiero agradecer a Édouard Philippe desde el fondo de mi corazón, que haya conseguido reunirnos a todos”, bromea. Querían que nos matáramos entre nosotros, pero no lo han conseguido”.

Perro es evidente que no todos hablan el mismo idioma. Se dibuja una sonrisa en algunas caras cuando Nathalie Arthaud, de Lutte Ouvrière, se lanza en sus vuelos líricos contra “el dictado del gran capital que tiene el dinero”. Y cuando Julien Bayou se ofrece a reunirse nuevamente el 21 de enero -un día antes de que el proyecto de reforma de las pensiones se presente en el Consejo de Ministros y aniversario de la decapitación de Luis XVI-, los demás no ocultan que consideran la fecha muy tarde. Una prueba de que la ecología política siempre está detrás en términos de movilización social …

Sobre el fondo también, hay diferencias. Entre quienes exigen el retorno a la edad de la jubilación a los 60 años, y los demás. Entre quienes no están, a priori, contra la jubilación por puntos, incluso si Olivier Faure, el primer secretario nacional del PS, comienza a ser crítico. Y aquellos, como Marie-Noëlle Lienemann (de la Izquierda Republicana y Socialista), Olivier Besancenot o Fabien Roussel, que lo rechazan por principio. “La línea roja no es solo la jubilación a los 64 años, también es el sistema de puntos”, dice el cartero anticapitalista. Porque crea incertidumbre, “la reforma es una invitación a un sistema de jubilación mediante capitalización”, abunda Eric Coquerel.

Olivier Faure lo sabe: tiene el papel del malo. El de la “izquierda de gobierno”, que decepcionó, que traicionó. El primer secretario del PS, que quiere “la unidad de acción de la izquierda”, interviene con modestia. Hace su mea culpa, reconoce que “nosotros [el PS] hemos abierto el camino a los liberales”.

También recuerda, a propósito, que hizo balance de los cinco años de Hollande. “Incluso si todo lo que se ha hecho no es negativo”. Y luego, la eterna “izquierda de lucha”, que conoce. Pero quiere mover barreras, incluso si eso significa presionar un poco a sus colegas de reunión: “Ve y explica que vas a financiar la transición energética, las pensiones de una manera más justa, que vas a poner más servicios públicos y más funcionarios. En algún momento habrá que pagar la factura … “, advierte el socialista frente a un auditorio que se remueve.

Éric Coquerel, con los brazos cruzados: “Sí, creo que podemos tener postres y queso, porque es un cambio de sociedad lo que queremos. Por lo que escuché, todavía no hemos hecho un programa de gobierno juntos”. ” Si realmente queremos la unidad, entonces tenemos que escucharnos y aceptar la idea de que somos diferentes”, juzga Faure.

Julien Bayou viene al rescate para relajar la atmósfera. Quiere distinguir entre “puntos de desacuerdo” y “pretextos de desacuerdo”. Llama a “pasar de la coalición de rechazo a la coalición de proyecto” y cita a Martin Luther King: “No es necesario ver toda la escalera para subir el primer escalón”. Olivier Besancenot también es conciliador: “Antes de pensar en hacer soñar a la gente juntos, hay que mojar la camiseta y ganar”.

Fabien Roussel intenta encontrar el mínimo denominador común: la movilización contra la reforma del gobierno: “La retirada de la reforma de Macron es la declaración conjunta de esta noche. Todos estamos unidos y movilizados en esto. Todos pedimos que la manifestación del 17 de diciembre sea lo más amplia y unitaria posible. La primera lección de esta noche, y es histórica, es estar unidos sobre esto”.

Unidos “en contra”, pero no “a favor”. Olivier Faure quiere crear un intergrupo parlamentario del PS, el PCF y LFI. Eric Coquerel no ve mucho interés en ello. Fabien Roussel invita a todos, el 18 de diciembre, place du Colonel-Fabien, a un comité de enlace, para hablar, juntos, sobre el futuro. Siempre recibe el No de LFI, que solo quiere una cosa: ganar la batalla de las pensiones. Ni más, ni menos.

Queda una propuesta, sugerida por Besancenot, con la que casi todos están de acuerdo: reunirse el 17 de diciembre próximo, el día de la próxima gran manifestación, en un punto de bloqueo de los trabajadores del ferrocarril en huelga.

Antes del comienzo de la reunión, fuera de la sala, los participantes han llegado atravesando una pequeña multitud de periodistas. Toda la izquierda reunida en un mismo lugar: no lo habíamos visto desde … ¿la movilización contra la reforma de las pensiones de Fillon en 2010?, ¿la movilización contra el Tratado Constitucional Europeo en 2005?

A decir verdad, nadie recuerda la última vez que sucedió. Pero se remonta al menos una década.

En la Bolsa de Trabajo, también circuló una hoja A4. El jefe del PCF ha aportado algunas ideas, algunas ideas para un programa común, después del discurso de Edouard Philippe que le ha indignado. Finalmente, no leyó el texto al final de la reunión. “Es un poco pronto”, dice el comunista. Quizás la próxima vez.

https://www.mediapart.fr/journal/france/121219/retraites-saint-denis-les…

Ellen Salvi Pauline Graulle Son periodistas de Mediapart, Francia

Fuente: Mediapart

Traducción:Enrique García para sinpermiso.info

Comentar en Facebook

Relacionado:

Revise también

Alvaro Campos

“El responsable es maduro”

El sereno Álvaro Campos Solís campos.solis.alvaro@gmail.com Esa frase de Juan Guaidó es parte de la …

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!