Explosión sónica escuchada en Washington es un sonido raro con una rica historia

Junio 6, 2023

Redacción

voa
Un F-16C Fighting Falcon de la Fuerza Aérea de los EE.UU. (USAF), 120º Escuadrón de Caza (FS), 140º Ala de Caza (FW), Guardia Nacional Aérea de Colorado (COANG) se desengancha de una pértiga de reabastecimiento (el puerto de combustible sigue abierto) mientras regresa a Cold Wing Canada durante el segundo Encuentro Tigre de las Américas. WikiCommons

Los estampidos sónicos se escuchan en el suelo cuando los aviones vuelan más rápido que la velocidad del sonido. Esa velocidad suele ser de aproximadamente 1220 kph cerca del nivel del mar.

Las personas que viven en la capital de la nación y sus alrededores experimentaron un sonido raro, aunque sorprendente: un estampido sónico.

El estallido se escuchó el domingo después de que las fuerzas armadas estadounidense enviaran seis aviones de combate para interceptar un avión de negocios que no respondía y volaba sobre un espacio aéreo restringido.

La Fuerza Aérea dio permiso a los F-16 para volar más rápido que la velocidad del sonido, algo que los aviones civiles rara vez pueden hacer, mientras los aviones se apresuraban a alcanzar al Cessna Citation. El resultado fue un estruendo atronador que resonó en un área metropolitana que alberga a más de 6 millones de personas.

El avión de negocios finalmente se estrelló en la zona rural de Virginia, matando al piloto y tres pasajeros.

A continuación, una explicación de qué son los estampidos sónicos, su historia en los EEUU y su futuro potencial.

¿Qué es un estampido sónico?

Los estampidos sónicos se escuchan en el suelo cuando los aviones vuelan más rápido que la velocidad del sonido. Esa velocidad suele ser de aproximadamente 760 mph (1220 kph) cerca del nivel del mar, pero puede variar según la temperatura, la altitud y otras condiciones, según el Servicio de Investigación del Congreso.

A medida que el avión acelera en el aire, las moléculas son empujadas a un lado con gran fuerza, «y esto forma una onda de choque, muy parecida a como un barco crea una estela en el agua», según la NASA.

«Cuando pasa esta línea de ondas de choque, los oyentes en el suelo escuchan un ruido muy fuerte», según una explicación de la Universidad de Nueva Gales del Sur de Australia.

Los F-16 que volaban sobre Washington el domingo «probablemente estaban tratando de ir lo más rápido posible para alcanzar» al avión Cessna descarriado, dijo Anthony Brickhouse, profesor asociado de ciencias aplicadas de la aviación en la Universidad Aeronáutica Embry-Riddle.

El F-16 Fighting Falcon puede volar a 1500 mph (2410 kph) o el doble de la velocidad del sonido, conocida como Mach 2, según la Fuerza Aérea.

¿Cuál es la historia de los viajes supersónicos y los estampidos sónicos?

En 1947, el piloto de pruebas Charles «Chuck» Yeager se convirtió en la primera persona en volar más rápido que el sonido en un avión cohete Bell X-1 naranja con forma de bala. Sus hazañas se relataron en el libro de Tom Wolfe The Right Stuff, y en la película de 1983 que inspiró.

En la película, alguien en el suelo pregunta: «¿Qué es ese sonido?» mientras el avión de Yeager sobrevuela el desierto de Mojave y rompe la barrera del sonido.

El interés en los vuelos supersónicos inicialmente se centró principalmente en los aviones militares, según el Servicio de Investigación del Congreso. Pero creció para incluir aviones civiles supersónicos en la década de 1960.

Por ejemplo, la Unión Soviética se convirtió en el primer país en 1968 en volar un avión de pasajeros supersónico, el Tupolev TU-144. Pero un accidente fatal en el Salón Aeronáutico de París de 1973 puso fin a esa ambición.

En 1963, el gobierno de los Estados Unidos anunció un importante programa para desarrollar un avión de pasajeros supersónico. Pero pronto surgieron serios problemas, incluidos costos de desarrollo masivos y dudas sobre la viabilidad financiera. El programa terminó en 1971.

Durante la década de 1960, la NASA se encargó de ayudar a desarrollar aviones comerciales supersónicos e investigó los efectos de los estampidos sónicos. Encontró que las personas que los experimentaron no estaban contentas con los sonidos fuertes, describiéndolos como «molestos», «irritantes» y «sorprendentes».

En 1973, la Administración Federal de Aviación prohibió los vuelos supersónicos sobre tierra, “basado en la expectativa de que tales vuelos provocarían un estampido sónico al llegar al suelo”, escribió el Servicio de Investigación del Congreso.

El Concorde, un avión de pasajeros supersónico anglo-francés, tuvo éxito durante varios años después de realizar sus primeros vuelos comerciales en 1976. Sin embargo, sus estruendosos sonidos sónicos irritaron a las personas en tierra y provocaron restricciones sobre dónde podía volar el avión.

En EEUU, el avión voló principalmente sobre el Atlántico a Nueva York y Washington. Podía volar al doble de la velocidad del sonido. Y prometió revolucionar los viajes de larga distancia al reducir el tiempo de vuelo desde la costa este de EEUU a Europa de ocho horas a tres horas y media.

El Concorde nunca tuvo gran aceptación. La economía del avión fue un desafío, y sus explosiones sónicas llevaron a que se prohibiera en muchas rutas terrestres. Solo se construyeron 20; 14 de los cuales fueron utilizados para el servicio de pasajeros.

En 2003, British Airways y Air France detuvieron el servicio Concorde.

Todavía se escuchan explosiones sónicas en los EEUU de los aviones militares de la nación. En 2021, un estampido sónico de los aviones de combate F-15 provocó una preocupación generalizada de que hubiera un terremoto en la costa de Oregón.

¿Cuál es el futuro de los viajes de pasajeros supersónicos y los estampidos sónicos?

En 2018, el Servicio de Investigación del Congreso notó un resurgimiento del interés en los aviones supersónicos, y las nuevas empresas esperaban que la nueva tecnología pudiera hacerlos más silenciosos y rentables.

Desde entonces, American Airlines y United han comprado aviones supersónicos al fabricante Boom Supersonic. Los aviones todavía están en el tablero de dibujo y faltan años para que vuelen, y no todos los observadores de la industria creen que serán rentables.

Mientras tanto, el avión X-59 de la NASA está diseñado para volar más rápido que el sonido, pero con un ruido drásticamente reducido, sobre tierra, según una publicación de blog de abril de la agencia.

«La gente de abajo escucharía ‘golpes’ sónicos en lugar de explosiones, si es que escuchan algo», escribió la NASA.

Voz de América

Revise también

Copérnico

El libro que provocó una revolución científica y apenas nadie leyó

‘De revolutionibus orbium celestium’ es la obra fundamental del astrónomo Nicolás Copérnico. J. Guillermo Sánchez …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.