Estos 100 días…

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

En Costa Rica hay una clara y democrática división de poderes, pero el sistema político es presidencialista. Así lo definen y establecen la Constitución Política, la Ley General de la Administración Pública y la ley 5525 de Mideplan.

La autonomía de las instituciones es funcional y administrativa. Con las excepciones fijadas en la misma Constitución de 1949, el poder político está en el presidente y los ministros de Estado y su deber es ejercer ese poder.

Los Diputados, en las últimas décadas, han creado legalmente cientos de instituciones de todo tipo y ropaje, pero eso no modifica la Constitución Política, ni establece un régimen semipresidencialista o de tipo parlamentario.

Nuestra democracia, a la vez, se fundamenta en un balance de pesos y contra pesos y de limitaciones jurídicas, éticas y políticas a ese poder presidencialista. Ahí la libertad de prensa y crítica desempeñan un papel fundamental.

Ese presidencialismo lo ha entendido perfectamente bien el presidente Rodrigo Chaves y, en estos primeros 100 días, está ejerciendo con firmeza el poder político y de mando que el pueblo le dio en las urnas electorales, al otorgarle el 52% de los votos. Objetivamente, se siente y se sabe que hay Presidente de la República y que está poniendo orden en el Poder Ejecutivo.

Es cierto que su personalidad confrontativa y su retórica no le gustan a un sector del país, pero ese mensaje de autoridad y orden le ha llegado a la inmensa mayoría ciudadana. También esto es el resultado de una nueva forma de hacer comunicación y mercadeo político. Así es la revolución de las comunicaciones.

Pero esas dos características y los anuncios presidenciales de estos primeros 100 días, no quieren necesariamente decir que habrá CAMBIOS profundos en la dirección correcta de una Reforma del Estado Costarricense. Esas reformas indispensables, o la aprobación de los eurobonos, no se pueden hacer por Decreto Ejecutivo. Solo se pueden hacer por ley de la República en la Asamblea Legislativa y ahí cuenta y vale el voto de los partidos políticos de OPOSICIÓN.

En ese punto estamos en estos primeros 100 días, porque el Poder Ejecutivo tiene una debilidad objetiva y real que es su minoría de Diputados. Así lo decidió el pueblo democráticamente en las urnas electorales. ¡Santa palabra!

Por ello, una reunión entre el presidente Rodrigo Chaves y el presidente de la Asamblea Legislativa, Rodrigo Arias, es un buen signo y un mensaje político positivo y correcto al país. Así es la POLÍTICA en democracia y esa es la vía costarricense, fundamentada en el diálogo constructivo. La otra vía es el autoritarismo y ningún patriota cometería ese gravísimo error histórico.

¡Dejaríamos de ser un país democrático, libre, diferente y singular en América Latina! Eso sí, hay que pasar de las PALABRAS a los HECHOS y con una sola y única meta: Costa Rica y el “bienestar del mayor número”. ¡Qué así sea!

Revise también

Copernico

Nicolás Copérnico, padre de la astronomía moderna

Por Juan Jaramillo Antillón Ahora que el mundo, gracias al nuevo telescopio estelar, observa con …

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.