“Equidistancia”

Freddy Miranda Castro

Equidistancia

Recientemente escribí unas opiniones críticas sobre Trump y al final de éstas señalé que hay un territorio compartido en la visión ideológica de Biden y Trump. Ese terreno es el del exclusivismo estadounidense como nación escogida por Dios para guiar al mundo, que se resume en la doctrina del Destino Manifiesto.

La crítica que más me llamó la atención fue la de que asumí un visión equidistante: “De equiparar -igualar- al humanismo democrático con el fascismo fundamentalista”. El humanismo democrático sería el de Biden y el fundamentalismo fascista de Trump. No creo que ambos estén situados en los extremos de ese espectro, me parece que se ubican en un punto menos equidistante de esa escala de valores.

El punto básico de esa crítica a la equidistancia en el caso concreto de la situación política en USA es que uno si uno está contra Trump, está obligado a aceptar a Biden como un ejemplo contrario y humanista de todo lo nefasto que representa Trump. La verdad es que ese planteamiento me parece una idea maniquea de blanco o negro, de bueno o malo sin ninguna escala intermedia. En esencia me parece una idea dogmática, dualista que implica que la existencia sólo está regida por dos valores de los que no se puede guardar ninguna equidistancia. O asumes uno o asumes el otro.

Si tan solo se tratase de decidir por quién votar, de haber tenido el derecho, yo habría votado por Biden, pero no porque comparta su ideario más general y le considere un humanista, sino porque, sobre todo para los Estados Unidos, es menos dañino y en teoría le infringiría menos dolor a su propio pueblo. Pero desde una posición referida a las consecuencias para el resto del mundo, incluida nuestra pequeña patria, no tengo certeza alguna sobre las bondades del futuro gobierno de Biden y los demócratas.

A la reciente experiencia de Obama y Biden me remito, que le infligieron mucho daño y dolor a muchos pueblos del mundo y en particular a los de nuestro continente. Obama y Biden construyeron más kilómetros de muro y expulsaron a más inmigrantes latinos que Trump. Yo estaba en Honduras cuando Biden fue vicepresidente de Obama y recuerdo como todos los martes llegaba a Tegucigalpa uno o dos aviones con hondureños expulsados de esa tierra prometida. En el gobierno de Obama se lanzaron más bombas y misiles guiados por drones que en ninguna otra administración gringa después de la Segunda Guerra Mundial. Hechos son amores y no buenas razones.

Obama, mentor de Biden, es un apologeta del exclusivismo estadounidense. Sus recientes memorias se titulan: “Promise Land”
Quienes realmente tienen una posición humanista no reclaman el monopolio de la verdad o se consideran personas elegidas para redimir al mundo. Eso también es válido para las naciones.

No son los valores exclusivos de un pueblo los que pueden guiar a la humanidad hacia una mayor paz y comprensión, el exclusivismo es lo contrario del humanismo, que pregona valores universales al asumir que todos los humanos son iguales por definición.

Conforme a mi visión laica y secular me siento cómodo con mi posición equidistante de los valores opuestos que no me gustan o comparto. Tengo una identidad híbrida, múltiple, basada en la duda con respecto a verdades políticas, ideologías o religiones que se presentan como las respuestas definitivas a los dilemas humanos. Esa es mi brújula moral y ética y como tal no deja de ser un ideal, con el que no siempre cumplo, pues como la experiencia indica, es muy difícil vivir a la altura de un ideal.

Pero como ideal secular procuro basar mis opiniones no en declaraciones de fe, si no en la observación y la evidencia como el mejor camino en la búsqueda de la verdad.

0
0

Revise también

IPS

El presidente Biden rechaza empeorar nuestra crisis climática

Por Stephen Leahy WOOD BUFFALO, Canadá, 25 ene 2021 (IPS) – No iba a parar …

Comentar en Cambio Político

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.