Entrevista Rolando González: “No soy el gurú de Liberación Nacional”

La periodista Rosita Argüello Mora entrevista al precandidato liberacionista Rolando González Ulloa.

Rolando González

Con un amplio currículo político y nacido de cuna humilde, soñando con sobrevivir y encaminarse por la vida con dignidad, el legislador Rolando González Ulloa, le da gracias a Dios porque desde niño le enseñaron que el trabajo honra, y que el servicio a los demás es una forma de honrar al Señor.

CAMBIO POLÍTICO: ¿Qué lo motivó a optar por la precandidatura del Partido Liberación Nacional (PLN)?

ROLANDO GONZÁLEZ ULLOA: Soy un político fraguado desde una asociación de desarrollo, un sindicato, una cooperativa por ello no me extrañó que desde hace diez años me plantearan que fuera precandidato, siempre dije que no porque consideraba que no tenía madurez ni recursos, en esta ocasión considero que tengo el camino recorrido, el conocimiento y la experiencia en los ámbitos del gobierno y del poder legislativo, absoluta lucides en los principios que defiendo, yo no tengo diletancias políticas, soy un hombre que promueve, defiende y vive la democracia Social. Me motivó muchísimo ver que los compañeros que se avizoraban a mediados del año pasado de alguna manera eran distintos a lo que yo podía representar en Liberación Nacional (LN), y el punto culminante es aparecer en las encuestas con una puntuación significativa.

CP: ¿Haber trabajado con Johnny Araya en la campaña pasada lo debilita?

RGU: Todo lo contrario, creo que me fortalece. Yo le fui completamente leal a LN y a Johnny Araya en los todos los procesos que le acompañé, porque no fue solo uno. Cuando él toma la decisión de parar su campaña, soy de las pocas voces en el comando de campaña que opinaron diferente. No tengo parte en esa decisión a mí solo me la comunicaron, marqué la diferencia cuando me meto de lleno a trabajar la campaña con uñas y dientes, sin recursos del partido y compruebo en el campo de batalla que soy un liberacionista de convicciones firmes, indeclinables y que llueva, truene o tiemble estoy en la trinchera, eso me demarcó totalmente de la posición de Johnny Araya y de Antonio Álvarez .

CP: ¿Qué puede unir a los liberacionistas en una sola figura?

RGU: Liberación Nacional tiene una particularidad que nos hace diferentes, pero no garantizados para el futuro: hemos pasado por donde asustan muchas veces. Cuando yo llamo la atención públicamente a José María y a Antonio, y les digo que paren esa guerra de las galaxias y el fratricidio que están propiciando, es porque he vivido en carne propia el ir a buscar a las personas protagonistas de las guerras internas, para pedirles que nos unamos. En una investigación que hice cuando perdimos la campaña contra Miguel Angel Rodríguez y contra Abel Pacheco, recorriendo el país confirmé que para el pueblo liberacionista la causa de la derrota fue el canibalismo político. Si nosotros logramos reencontrarnos con la coherencia entre lo que planteamos, lo que decimos y lo que hacemos, LN tiene un camino para el futuro con las corrientes líquidas de tránsfugas políticos o como lo digo con más dureza cuando me refiero a figuras travestis políticos. El partido tendría una columna que lo estabilice. Nos hemos divorciado de la clase media, nos hemos alejado del magisterio, la riqueza crece o tanto como debería, pero crece y la pobreza no decrece, esto lo que demuestra es una incoherencia interna.

CP: ¿Qué opinión tiene usted de los otros precandidatos del PLN?

RGU: Me impuse que si no tengo algo bueno que decir no digo nada, porque el 3 de abril si el pueblo liberacionista me valida como candidato, tengo que ir a buscar a todos. “Para que ensuciar el agua que nos vamos a beber”. Figueres y Álvarez piensan distinto: ellos y sus tropas de élite están en una guerra de millones y una guerra de maltrato entre sí, explícita y subterránea. Yo no participo de eso.

CP: ¿Que lo diferencia de ellos?

RGU: Me diferencia que Sigifredo es médico, yo soy educador, nos asemeja que somos dos personas de valores, apegados a principios de honestidad e integridad. Me diferencia de Antonio Álvarez, que él es un muy buen empresario bananero y financiero, yo educador de las aulas costarricenses que ha hecho del servicio en lo privado y en lo público un camino permanente, me asemeja que los dos hemos sido diputados dos veces y juntos. Me diferencia de José María que él es una figura de visión internacional muy desarrollada, yo tengo una visión del país desde su corazón, desde sus cimientos por lo tanto no necesito traductores ni intérpretes del pueblo costarricense; me asemeja que él es hijo biológico de don Pepe y yo soy hijo político de don Pepe y de Liberación Nacional.

CP: ¿Podría ser su carácter un problema, ya como candidato?

RGU: Yo soy un hombre de paz y profundamente conciliador, soy un constructor de acuerdos pero no tengo nada de cobarde. Cuando la autoridad es recibida hay que ejercerla o se renuncia. No creo en el verticalismo. Nunca me he ido del partido, nunca he faltado a una campaña, siempre he estado presente en los tiempos más difíciles y en los tiempos de mayor bonanza.

CP: ¿Qué le dejó el paso por la Secretaría General del PLN?

RGU: Crecimiento, madurez, un conocimiento íntimo del partido, que muy poca gente, no soy un gurú del partido ni una persona que pretende saberlo todo. Liberación Nacional es una estructura viva, llena de contradicciones y con un camino de esperanza.

CP: ¿Sigue siendo Liberación Nacional más una maquinaria electoral, que un partido político?

RGU: Daniel Oduber y don Luis Alberto presentes hoy, estarían muy angustiados. Nos hemos agigantado como una creciente estructura con maquinarias internas con ansias de poder de tal magnitud que poco les importa comerse a los demás y al PLN, con tal de protagonizar su presunto papel estelar. Yo creo que hay que preservar a Liberación Nacional.

CP: ¿Es Liberación nacional rescatable o seguirá siendo un cascarón?

RGU: Liberación Nacional tiene que hacer un enorme esfuerzo por separar negocios y política. Si nosotros somos promotores de una sociedad que crezca y distribuya, los políticos que nos metamos a gobierno debemos dedicarnos a gobernar y a servir. El político que quiera aumentar el lucro y el patrimonio debe hacerlo fuera del gobierno. Y los empresarios brillantes que los hay y honestos que abundan, deben entender que es un acto de sacrificio y de servicio y no para preparar el maíz del año.

CP: ¿En qué momento abandona LN las banderas de transparencia?

RGU: Hay diferentes momentos que nos impactaron en seco en determinado momento: Uno el capítulo de Robert Vesco, luego nos impacta las presuntas injerencias de fondos del narcotráfico en campañas electorales muy publicitadas por medios enemigos de LN y en los últimos tiempos algunos de los grandes proyectos energéticos y de infraestructura han estado contaminados no necesariamente incorrectas sino por un manejo mediático que nos ha hecho lucir como un partido corrupto y no hemos tenido una capacidad de respuesta idónea. Veo el caso más reciente el de la trocha, fue una presidenta liberacionista quien destituye todo un equipo que lleva un proyecto adelante y es en un gobierno no liberacionista en que se concluye que de 46 indagados van 26 con elevación a juicio y hoy estoy absolutamente seguro que de esos 26 terminarán siendo 10 o 15, y aquello que se decía que eran decenas de millones de colones, ahora resulta ser que son menos de dos mil millones de colones, según el ministerio público. La acción contundente de la presidenta Chinchilla no fue leída correctamente por el pueblo. Somos el único partido que hemos sido capaz de sancionar a figuras de su cúspide, de suspender y de expulsar a miembros del partido.

CP: ¿Afecta el divorcio Gobierno y partido que lo lleva al poder?

RGU: Claro que sí. La persona que llega a gobierno lleva la propuesta en mano del partido que lo lleva al poder.

Rolando González

CP: ¿En qué consiste el movimiento Sí a Costa Rica?

RGU: El movimiento que encabezo planteamos seis principios: 1- Crecimiento con estabilidad y esto es que la economía debe sanearse y darle estabilidad. 2- Equidad e inclusión. 3- Ética y transparencia. 4- Unidad Nacional e inserción internacional. 5- Ambiente y desarrollo. 6- Ciudadanía activa y democracia participativa.

CP: Estos son ejes para el país, pero ¿para el PLN que haría?

RGU: Todo está armonizado transversalmente con un PLN unido. Yo soy quien tiene más posibilidades de unir a LN, no soy parte de la guerra de las galaxias ni de la danza de los millones, soy el líder de la marcha de los corazones, la persona que recorre el país, que habla con la gente.

CP: ¿Qué opinión tiene de las sociedades de convivencia?

RGU: Absoluto respeto a sus condiciones, voluntades y a sus derechos. No participo del matrimonio entre personas del mismo sexo, pero si las sociedades de convivencia o bien un texto que tengo terminado de uniones de hecho que permitiría homologar todas las leyes costarricenses en un concepto que consolide este derecho.

CP: ¿Por qué al PLN le cuesta tanto este tema si es asunto de derechos humanos?

RGU: Porque de cierto modo nos hemos desdibujado en el tema de derechos humanos, tanto es así que hoy veo emerger liderazgo de jóvenes que están muy comprometidos con los derechos de la diversidad sexual y eso genera aprehensión en otros sectores más ortodoxos, yo estoy involucrado con un grupo de la diversidad sexual que tienen un grado de participación elevadísimo con la niñez en riesgo, especialmente con SIDA, y la realidad es que somos personas con derechos y estos no deberían tener un trámite para ser reconocidos.

CP: ¿Tiene facturas que le puedan cobrar?

RGU: Si, la más grande es con el magisterio nacional por la ley de pensiones. Igual que Antonio y que José María que firmó la ley. Pero esa factura se ha disminuido porque soy el único que ha perdido perdón públicamente, reconociendo que nos engañaron con los datos que nos dieron, reconociendo que se votó de manera oscura, impropia e irrespetuosa para el magisterio, y he ayudado en las dos reformas que se le hicieron a la ley.

CP: ¿En infraestructura vial que hay que hacer?

RGU: Yo estoy con el canal seco, tengo que esperar una investigación de impacto a los otros cantones, pero lo que conozco es muy convincente, hay que financiar un estudio para desarrollar una carretera que una el pacífico central con el caribe, estoy con la tesis de que debe desarrollarse un sistema ferroviario metropolitano tan rápido como sea posible, con los costos que el país pueda afrontar, no creo en el metro, Costa Rica no tiene recursos para subsidiar un mecanismo, tan oneroso cuya rentabilidad no se ve ni en Panamá que tiene subsidio del Canal de Panamá, van por la tercera etapa pero conociendo ellos que es un proyecto que si no fuera sostenido por el Estado, sería ruinoso para cualquiera. Hay que terminar todos los proyectos que quedaron planificados y financiados del gobierno de Laura Chinchilla y que en este gobierno no se están haciendo, como la ruta 32 con la ley y el crédito aprobado, la ruta 1 San José – San Ramón con la ley aprobada y el fideicomiso avalado por la contraloría, la ruta 3 San José – Cartago, la ley aprobada el fideicomiso en proceso, la ruta 1 Barranca – Limonal, está financiado y está planificado, la ejecución del crédito BID por 450 millones de dólares que permite unir Guanacaste y Alajuela entre La Cruz y Upala entre otras cosas, y que lleva los puentes de interconexión en San José-Cartago, la ejecución de los créditos que están pagando comisiones y que tienen niveles de ejecución cero y eso es asombroso y porqué enfatizo tanto en infraestructura … porque infraestructura e inversión pública son sinónimo de empleo y si generamos empleo generamos distribución de riqueza.

CP: ¿Cómo dirigiría los procesos internos?

RGU: Creo que los mecanismos de elección de diputados debe ser más democrático, actualmente es tremendamente autocrático, quienes están corriendo con las diputaciones hoy tienen la esperanza y luchas, van a distritales entonces yo tengo algunas acciones previstas como quitarle a San José dos de los nacionales. Uno de los motivos que nos cayéramos en la provincia de San José, en elecciones diputadiles es que el bocado que consume el candidato es demasiado grande y eso nos debilita en cantones determinantes como Goicoechea, Desamparados y Pérez Zeledón o el cantón central de san José que no es un cantón, es un crisol de diversidades que cuesta mucho unir en tiempos de elecciones. No estoy cediendo el liderazgo dentro del partido, pero si estaría muy determinado en respetar los procesos de base que se reflejen claramente.

CP: ¿Es difícil que dos compañeros de la misma fracción sean precandidatos?

RGU: Para mí es duro, porque yo fui electo para ser diputado y cumplo como diputado, y no tengo la plata para reponer mi tiempo con planilla, y menos el despilfarro mediático Hay que preguntarle a él porque en un acto insólito deja su cargo por una decisión personal. La Asamblea Legislativa tiene 57 legisladores con deberes y derechos, y solo 56 que están trabajando para lo que fueron electos.


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.