En la lista negra…

…¿Y usted qué opina?

Fernando Berrocal

Además de manifestaciones, huelgas y cierres de carreteras, la inseguridad ciudadana y el narcotráfico rampante y agresivo, son noticia de todos los días.

Las graves y alarmantes informaciones sobre asesinatos y sicariato, vendettas y guerras entre las mafias, no se pueden seguir ocultando, ni minimizando. El país ha sido penetrado por el narcotráfico y la seguridad ciudadana está por los suelos. El país ha ido cediendo irresponsablemente en los últimos gobiernos, territorio, control y capacidad de previsión y represión ante la criminalidad y las mafias internacionales y nacionales del narcotráfico.

Esa es la cruda realidad. En materia de seguridad ciudadana poco o nada ha cambiado en la Administración Alvarado y de ahí que nos hayan incluido como país, una vez más, en la Lista Negra de los Estados Unidos, según informó oficialmente el Departamento de Estado hace unos días.

Sigue sin implementarse una política pública integral, definida, coordinada y evaluada entre varios actores al más alto nivel, que haga sentir fuertemente sus efectos reales en varios frentes de acción y no solo en el estrictamente policial, sea preventivo o represivo. Siguen igualmente empantanadas las reformas a la Ley General de Policía y la normativa y procedimientos penales.

Incluso, equivocadamente, se ha ido perdiendo el enfoque funcional inter policial del binomio clásico prevención-represión, supeditando el enorme y fundamental potencial preventivo policial de la Fuerza Pública a las acciones represivas del OIJ, incurriéndose en un grave error estratégico y de concepto.
Ciertamente, es un asunto policial de mano dura, pero se necesita trabajar con una visión y acciones integrales para doblegar la delincuencia y el narcotráfico. Se necesita mano dura y a la vez mano inteligente, accionando una política pública nacional y municipal, integral y liderada desde un Consejo de Seguridad y verticalizada en su mando y orientación para que las acciones policiales sean mucho más efectivas y produzcan resultados tangibles e inmediatos, en lo preventivo (Fuerza Pública y Municipal) y represivo (Fiscalía General-OIJ), con el mayor apoyo de la ciudadanía organizada y la prensa.

Los distintos Cuerpos de Policía, en sus funciones específicas (investigación, prevención y represión), tienen que actuar con autoridad, profesionalismo y mucha firmeza, pero paralelamente se deben impulsar, también, inteligentes campañas desde los ministerios de Educación, Salud Pública y la CCSS, contra el uso de las drogas y la recuperación de los adictos y enfocar, con mucha firmeza, la acción estatal hacia los barrios y la población vulnerable, en el combate social obligatorio contra la marginalidad y la pobreza. De otra forma nos quedaremos, como sucede ahora, solo con acciones policiales parciales.

Dichas acciones parciales, del OIJ y la Fuerza Pública o incautar un cargamento de droga colombiana o de marihuana jamaiquina, con mayor o menor impacto noticioso, están bien… pero nunca serán suficientes, sin esa otra visión integral. Estratégicamente todo sigue igual y nada fundamental ha cambiado.

Entre tanto, las mafias del narcotráfico y los delincuentes nos están robando a mano armada a Costa Rica.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.