En busca de un consenso mundial para frenar la pérdida de tierras

Por Ranjit Devraj

El ministro de Medio Ambiente, Bosques y Cambio Climático de India, Prakash Javadekar (I) considera que sería un éxito si la COP14 cierra con un consenso sobre temas como el manejo de las sequías y la tenencia de la tierra. Crédito: Cortesía de Ranjit Devraj

NUEVA DELHI, 6 sep 2019 (IPS) – Las expectativas son altas, tal vez demasiado, ya que delegados de más de 190 países tratan de alcanzar un consenso para frenar la pérdida de tierras en el mundo, durante la 14 Conferencia de las Partes (COP14) de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD), que acoge la capital de India.

Desde el lunes 3 y por 10 días, la COP 14 debate como afrontar temas tan complejos como frenar el impacto de las sequías o avanzar en los derechos vinculados a la tierra, bajo el lema de “Restaurar la tierra, sostener el futuro” y con el objetivo de avanzar en la neutralidad de la degradación de la tierra (NDT), mediante planes nacionales a aplicar en 2030 como tope.

El anfitrión de la COP, el ministro indio de Medio Ambiente, Bosques y Cambio Climático, Prakash Javadekar, aseguró que estaría satisfecho si de la cita de dos semanas, se avanzará en un consenso en estos temas cruciales, en momentos en que el mundo pierde, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), unas 24.000 toneladas de suelo fértil al año.

Otros temas que debaten a las afueras de Nueva Delhi más de 7.000 delegados de 196 partes de la Convención son las negociaciones sobre los flujos de producción y consumo que se relacionan con la agricultura y la urbanización mundial, así como la restauración de los ecosistemas y la respuesta en adaptación y mitigación al fenómeno del cambio climático.

Según Ibrahim Thiaw, secretario ejecutivo de la CNULD, también conocida como UNCCD, su sigla en inglés, las negociaciones de la COP14 cuentan con la guía de un paquete de documentos científicos propios, así como con el último informe del Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC), publicado en agosto.

El informe del IPCC cubrió cuestiones interrelacionadas y superpuestas que están en el centro de las deliberaciones de la COP14: clima, cambio, desertificación y degradación, gestión sostenible de la tierra, seguridad alimentaria y flujos de gases de efecto invernadero en los ecosistemas terrestres.

“La gestión sostenible de la tierra puede contribuir a reducir los impactos negativos de múltiples factores estresantes, incluido el cambio climático, en los ecosistemas y las sociedades”, dijo el informe del IPCC.

También identificó el cambio en el uso del suelo como el principal impulsor de la pérdida de biodiversidad y como el que tiene el mayor impacto en el ambiente.

El ministro Javadekar dijo que veía esperanza en el hecho de que las 196 partes en la Convención, incluidas algunas de las más pobladas como Brasil, China, India, Nigeria, Rusia y Sudáfrica, acordaron establecer a nivel nacional el objetivo de alcanzar en 2030 la NDT.

Eso significa establecer metas y medidas específicas para compensar lo que se degrade por la actividad humana, a fin de recuperar el equilibrio y la estabilidad de los ecosistemas, el gran objetivo de la CNULD, establecido en 2015.

La pregunta básica que sobrevuela la COP14 es cómo los países pueden frenar la pérdida de tierras, que además de destruir la biodiversidad, amenaza con impactar a 3.200 millones de personas en todo el mundo.

“Tres de cada cuatro hectáreas han sido alteradas de sus estados naturales y la productividad de una de cada cuatro hectáreas de tierra ha disminuido”, según la CNULD.

Paralelamente a la COP14, se realiza la 14 sesión del Comité de Ciencia y Tecnología de la Convención, dedicado a estimar la pérdida de carbono orgánico del suelo como resultado de la degradación de la tierra, abordando el “nexo de la sequía terrestre” con las intervenciones en los suelos.

Bután, representante del grupo de Asia Pacífico, destacó la necesidad de cooperación a todos los niveles para difundir y traducir las tecnologías y los conocimientos identificados en beneficios directos para los usuarios locales de la tierra.

Bangladesh señaló que los objetivos de NDT a veces están vinculados a los recursos hídricos transfronterizos y también pidió la movilización de recursos adicionales para desarrollar las capacidades de respuesta a la degradación.

Colombia, como portavoz de los países latinoamericanos, apreció el valor de la investigación realizada por los grupos científicos, pero demandó la introducción de tecnologías mejoradas y estrategias de mitigación para reducir los impactos directos de la sequía en los ecosistemas, comenzando con la degradación del suelo.

Rusia, en representación de Europa central y oriental, propuso el establecimiento de centros técnicos en la región para apoyar la generación de evidencia científica para prevenir y manejar las sequías, el uso sostenible de bosques y turberas y el monitoreo de tormentas de arena y polvo.

Las organizaciones de la sociedad civil, lideradas por el Grupo de Monitoreo Ambiental, con sede en la sudafricana Ciudad del Cabo, también criticaron a la CNULD por poner demasiado énfasis en alcanzar la NDT y exigieron la optimización del uso de la tierra a través de soluciones prácticas para garantizar que el carbono se fije en el suelo.

“Retener carbono en el suelo es de particular valor para India y sus países vecinos, que actualmente tienen las mayores escorrentías de aguas pluviales del mundo hacia el mar”, dijo Himanshu Thakkar, coordinador de la Red Asiática de Presas, Ríos y Personas (SANDRP), una organización con sede en Nueva Delhi, que aborda los problemas ambientales del agua.

“Lo que los países del sur de Asia deben hacer con urgencia es mejorar la recolección de agua de lluvia para recargar los acuíferos subterráneos y los cuerpos de agua locales en una cuenca determinada para que el agua esté disponible en el período posterior al monzón y cada vez más sequías severas”, dijo Thakkar a IPS.

“Aquí es donde los gobiernos pueden ser solidarios”, afirmó, aportando beneficios como prevención de la degradación del suelo y los consecuentes deslizamientos de tierra que son comunes en el sur de la India, Sri Lanka y Bangladesh.

La Secretaria Ejecutiva de la CNULD defendió que el establecimiento del objetivo de NDT en los países va a tener impactos positivos transversales para los ecosistemas. Pero reconoció que va a depender de alianzas político-científicas para aumentar la conciencia y la comprensión sobre los programas necesarios y la inclusión de las necesidades financieras para materializarlos.

En total, los delegados, que incluyen 90 ministros y más de 7.000 participantes, de gobiernos, la sociedad civil y la comunidad científica, redactarán 30 textos donde se establecerán los planes para fortalecer las políticas de uso de la tierra y mitigar amenazas emergentes como sequías, incendios forestales, tormentas de polvo y migración forzada.

“La agenda muestra que los gobiernos han llegado a la COP14 listos para encontrar soluciones a muchos problemas políticos difíciles, complicados y emergentes”, dijo Thiaw. Los consensos obtenidos se plasmarán en la Declaración de Nueva Delhi, que actualizará el conjunto de las acciones a cumplir hasta 2030.

T: MF


Relacionado:
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.