El trabajo y el déficit fiscal

De José Calvo

José Calvo

Guido Mora

Ninguna sociedad es más despreciable que la que no puede proporcionar empleo a su gente. Ese es el colmo de la ineficiencia. Sobre todo si tiene 50 universidades y los graduados no consiguen empleo; como es aquí.

Ahí es donde es útil considerar la “política monetaria moderna”, que dice que un estado no es parecido a una persona, que si gasta más de lo que recibe quiebra. Un estado puede gastar lo que quiera porque puede imprimir su propia moneda sin ir a la cárcel; ni perder las elecciones; solo tiene que explicar su conducta.

No hay ningún mal comparable al desempleo porque es un desperdicio total de los recursos: la mano de obra y los materiales. Pongamos a nuestros muchachos a trabajar

El problema con el déficit fiscal no es que crea inflación, sino que se emplea para mantener o aumentar los privilegios de una clase. Pero si se empleara para dar trabajo a los desocupados sería productivo y compensaría la inflación; que es un mal mucho menor al desempleo.

Pero en nuestro medio ni siquiera se menciona la “teoría monetaria moderna”, a pesar de ser norteamericana y andar por ahí desde hace tiempo; está en contra de la economía tradicional, que ahora es “von hayekiana”.

El profesor Wray, máximo expositor de la teoría, dice que no hay ninguna comparación posible entre un gobierno y una persona que gasta más de lo que recibe, porque un gobierno al imprimir su propio dinero, no puede quebrar. Puede causar inflación, y esta puede ser dañina; sobre todo si el dinero impreso se usa para mantener o aumentar los privilegios de una clase: el funcionariado; como se hace aquí. Pero no puede hacer daño si usa para dar empleo y producir. Y para cancelar el daño de la inflación, se puede indexar.

Cómo es que no oímos más de una propuesta tan atractiva, en un país que padece tanto de arrepentimientos sobre el déficit fiscal. Quizá sea porque entre nosotros se emplea la emisión inorgánica para los bonos que compran nuestros millonarios: “Lalo, andá al Banco Central y te comprás un bono”

¿Por que no puede el Estado costarricense hacer el experimento bajo el presidente Alvarado, y con la supervisión del profesor Wray? Estamos ahora haciendo emisiones de bonos para mantener una clase y enriquecer más a nuestros millonarios. Sería un gran honor ser el primero que somete a prueba la teoría. Se puede hacer bajo la supervisión del profesor Randall Wrey para que no se usen los fondos en aumentar y mantener los privilegios de una clase. Y para que el pueblo no sufra con la inflación inevitable, podemos indexar.

¡Se imagina usted la distinción que adquiriría Costa Rica! Para empezar el euro se iría al carajo cuando todos los europeos quisieran volver a imprimir su propia moneda como el camino a la libertad. En vez de tener que sujetarse a la moneda del paternalismo de la derecha. Hay la oportunidad de que todos los países quisieran pagarle un “fee” a Costa Rica por haberse prestado a mostrarles el camino. Y aunque el experimento resultara un fracaso, cosa que es muy poco probable, el “fee” se pagaría por haberles demostrado el camino. Pero a lo peor nada de esto ocurría, y los países seguirían bajo la férula del paternalismo de la derecha.

Una cosa que si es necesaria para hacer la prueba es valor: mucho valor. Y eso es un material bastante escaso. Si el presidente Alvarado lo encontrara, lo haríamos benemérito de la patria. Podríamos reelegirlo inmediatamente: se hallaría entonces algún matarile constitucional como que “a ningún tico se le puede quitar el derecho a ser reelegido inmediatamente”.

Costa Rica está maduritica para poner a prueba la teoría monetaria moderna.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.