El templo que vuela

Camilo Rodríguez Chaverri

Parroquia Inmaculada Concepción de María, de Cariari de Pococí

La Parroquia Inmaculada Concepción de María, de Cariari de Pococí, tuvo la acertada idea de recopilar su historia. Le solicitaron al señor Orlando Salazar Mora que colaborara con el tema. Fue una gran labor en el marco de la conmemoración de los veinticinco años de la parroquia, en el año 2015. Esta parroquia nació en 1990.

El libro fue una iniciativa del sacerdote David Fuentes. Cuenta don Orlando que lo primero que hicieron fue entrevistar a doña Celenia Cordero. Ella fue vicealcaldesa de Pococí. Fue educadora, dirigente comunal y comerciante en Cariari. Ella significó mucho para mí cuando yo era un muchachito que empezaba en el periodismo.

Doña Celenia Cordero

Doña Celenia fue la primera catequista de la historia de la comunidad de Cariari. Don Orlando Salazar después entrevistó a don Salvador Saborío, quien habló de su participación y la de sus empresas en la construcción del templo. Doña Celenia Cordero y Don Salvador Saborío fueron fundamentales para el nacimiento de la parroquia. Una persona importante para la construcción del templo fue José Alberto Castillo, fundador del Grupo Colono.

Después don Orlando entrevistó al padre Olman Vargas, quien fue el primer cura párroco de Cariari. Asimismo, entrevistó a la hermana Claudina Angulo, de la Comunidad de Nuestra Señora de Belén de San Pedro de Montes de Oca. La hermana Claudina le facilitó dos valiosos trabajos de recopilación que le sirvieron de base para su valioso e interesante libro.

En este libro aparece una entrevista con el sacerdote Eduardo Ramírez Ruíz. Él llegó recién ordenado a Guápiles en el año 1985. En Pococí había dos parroquias, la de Guápiles y la de La Rita. La Parroquia de Guápiles era gigantesca. El Padre Ramírez cuenta que desde el año 1986, las Misioneras Clarisas se unieron al trabajo de la parroquia de La Rita. Cuenta, además, que un detalle muy importante de la parroquia era lo desgastante que significaba la movilización a todas las comunidades. Había giras en las que se tardaba cinco o seis horas para llegar a una comunidad.

El Padre Eduardo Ramírez

Cuenta el Padre Ramírez que en el año 1988, Monseñor Coto tuvo que tomar una importante determinación dado que la radioemisora del Vicariato Apostólico de Limón necesitaba de alguien que la atendiera. Se vio en la necesidad de disponer de uno de los tres sacerdotes que estaban en Guápiles. Dice el Padre Ramírez que para el año 1989 ya fue sencillamente imposible el trabajo con solamente dos sacerdotes. En ese momento, eran el Padre Gerardo Vargas (hoy diputado de Frente Amplio) y él (el Padre Eduardo Ramírez).

Eduardo Ramírez le explicó a Monseñor Coto que el sector de Cariari era demasiado populoso y que lo difícil no sólo era la cantidad de gente sino la extensión, lo que hacía imposible cubrir todo desde Guápiles.

Eso permitió que en 1989 se fuera encaminando el proceso de erección de una parroquia en Cariari.

El primer templo

Estaba ya de por medio el proyecto de la construcción del nuevo templo parroquial. El anterior, de madera, era muy pequeño y de muy baja altura, lo que lo hacía muy caliente. Además, estaba ubicado en una zona en la que había muchísima bulla.

Cuenta el Padre Ramírez que fue muy lento el proceso de adjudicación del terreno para la construcción del templo, que pertenecía a la Asociación de Desarrollo de Cariari. Agilizar el trámite del traspaso y poder dar pie a la construcción del nuevo templo fue iniciativa del Padre Olman Vargas, quien fue el primer cura párroco, a partir de enero de 1990.

Aparte de doña Celenia Cordero, don Salvador Saborío y don José Alberto Castillo, en el libro se menciona a los siguientes dirigentes: Raúl Abarca Mora, Moisés Soto, Francisco Arguedas, Ernesto Crawford, Hernán Carranza, Miguel Mejía, Carlos Jiménez, Enrique Porras y su esposa Lidia.

El inicio de la vivencia católica

Al principio, la misa se celebraba en la escuela, una vez al mes. Luego se construyó una casita y por último se edificó el primer templo de madera. En una entrevista realizada en julio del año 2015, Celenia Cordero relató que como nadie daba catecismo, ella empezó “a lo que pudiera”. Doña Celenia dice el primer sacerdote que dio misa en Cariari fue el Padre Jorge Grunke, alemán paulino. Recordemos que la provincia de Limón y el cantón de Turrialba constituían un vicariato apostólico, no una diócesis. Era tierra de misión. Luego llegaron el Padre Retana y el Padre Herbert Montero. Doña Celenia recordó que en enero de 1981 llegaron las primeras Hermanas Bethleminas, Claudina Angulo, Aura del Carmen Barrantes, Angela Morales y Rosa María Viquez.

Para poder hospedarlas, Doña Celenia alquiló una casa que era un verdadero “cucarachero”, pues no había otro lugar. Después consiguió una segunda casa por diez mil colones al mes. Estaba junto al Centro de Nutrición.

Obra del Padre Olman

Él empezó y terminó la construcción del templo, que tardó cinco años. Dice el Padre Olman que él jaló el primer carretillo para la construcción. Hacemos un merecido reconocimiento para él.

Para mí, el templo de Cariari es el templo que vuela. Ese techo parece partes de unas alas gigantescas. De noche, en la planicie del norte de Pococí, ese templo se va a pasear al cielo. Parece un pegaso amarillo. Si lo ven de cerca, a veces lo monta Dios mientras vuela.



Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.