“El responsable es maduro”

COMPARTIR:

El sereno

Álvaro Campos Solís
campos.solis.alvaro@gmail.com

Alvaro Campos

Esa frase de Juan Guaidó es parte de la interminable discusión de los “dos presidentes”, dos porfiados de la sufrida Venezuela y que CNN en español repite una y otra vez, todos los días, todas las semanas, hasta la saturación, para descalificar al gobierno del presidente Nicolas maduro. Nadie puede asegurar que la empresa de comunicación creada por Ted Turner diga la verdad. El problema es que de tanto repetir las consignas contra el gobierno de Caracas, esa empresa de televisión pierde credibilidad y produce síntomas de cansancio entre sus televidentes. Como dice el aforismo español: “el que prueba en demasía, prueba lo contrario” Ahora resulta que hasta sus colaboradores -periodistas y comentaristas- dan lecciones de periodismo.

La impresión que deja CNN es que sus ejecutivos han perdido la perspectiva de la realidad latinoamericana y ahora actúan como simples voceros del gobierno que preside Donald Trump. Nada de raro sería que periodistas y comentaristas actúen de la forma cómo lo hacen, con tal de preservar su estabilidad laboral.

El periodista por definición debe ser objetivo e imparcial; jamás llevar hasta la mesa de trabajo sus preferencias políticas y muchos menos sus frustraciones. En los Estados Unidos viven millones de inmigrantes que llegaron a ese país procedentes de América Latina y que resienten y no olvidan lo que sufrieron en su país de origen. Sin embargo, trabajan para progresar, adquirir casa propia, levantar un negocio próspero y convertir a sus hijos en profesionales, sin estar repitiendo la desgracia de haber vivido bajo el alero de un dictador como ha habido tantos y por tanto tiempo en diversos países de la región, algunos de ellos instalados con la anuencia de Washington.

Para CNN en español poco importa lo que ocurra, bueno o malo, en otros países del Cono Sur. A pesar de que allí hay personajes que producen importantes noticias todos los días como son el Brasileño Jair Bolsonaro y el colombiano Iban Duque, además de la crisis política en Bolivia o la inestabilidad de Perú, donde algunos gobernantes permanecen en la cárcel mientras que a otros la justicia les pisa los talones, como es el caso, también, de Ecuador.

Es lamentable observar cómo numerosos países de la América del Sur y Honduras en Centro América se van convirtiendo casi en estados fallidos, en unos casos por el saqueo de sus finanzas, otros por los efectos de una deuda que cada día se torna más difícil honrar, caso de Argentina, donde los gobiernos de izquierda y derecha que se suceden han competido por echarle más y más combustible a una deuda que nadie sabe a cuántas generaciones les corresponderá pagar.

Hay que ser franco y decir que muchos gobiernos de América latina han perdido la perspectiva, el sentido común, pues mientras invierten en la compra de armas para sus ejércitos, permiten que miles y miles de sus ciudadanos busquen comida y techo en inmensos basureros a cielo abierto. Es decir, ni solidaridad ni vergüenza por parte de los gobiernos. Las armas son chatarra cara, cuya utilidad nadie explica. Y cuando se usan es contra el mismo pueblo. Por lo visto, la desgracia de los pueblos no es noticia, hasta tanto no se haya politizado. Por ejemplo: ¿a quién le importa la tragedia social de Argentina o las hambrunas del pueblo haitiano?

Sin embargo, para CNN en español el mundo se termina en Caracas, Managua y la Habana, sin descuidar a México y al nuevo gobierno de Argentina. De alguna manera los ejecutivos de esa estación emulan al tristemente célebre Randolph Hearst, magnate del periodismo norteamericano que en 1888 impulsó la guerra entre Estados Unidos y España por la posesión de Cuba.

En el problema de Venezuela hay muchos actores involucrados, empezando por el Departamento de Estado de los Estados Unidos que encabeza y presiona a sus pares del mundo occidental para que reconozcan a Juan Guaidó como Presidente Encargado y desconozcan al de Nicolas Maduro. Al mismo tiempo que ha implementado una serie de castigos en contra del gobierno de Caracas que, al final de cuentas, se han convertido en una guerra económica la cual golpea directamente al pueblo venezolano. Es imposible ignorar la intervención de China y Rusia, pues los tres juegan una y otra partida en el ajedrez internacional. A otros gobiernos, de uno y otro signo, les corresponde el grosero rol de mandaderos.

Como decimos en Costa Rica: “al que no quiere caldo, dos tazas”. La ecuación es sencilla: Maduro se ha encargado de quitarles la libertad, los foráneos los dejaron sin comida y del resto se encarga la OEA además de un importante sector de la prensa latinoamericana, cuya tarea es amplificar la crisis. El castigo impuesto por la potencia mundial, con el aplauso y el apoyo de sus aliados, ha recaído sobre el pueblo y la diáspora. Por lo visto en esa tarea no participan los grandes periódicos de los Estados Unidos como son The Washington Post ni The New York Times.

Jamás sabremos qué piensa Ted Turner, el fundador de CNN, -ahora enfermo y recluido en su casa- si es que se entera de lo que ocurre en la empresa que él creo. Turner se enfrentó al Gobierno de los Estados Unidos que en ese momento presidía el demócrata Jimmy Carter, quien ordenó boicotear las olimpiadas de Moscú, como protesta por la invasión rusa a Afganistán. Ahora es Estados Unidos el que invade ese país y allí permanece empantanado desde hace doce años.

Gracias a Ted Turner, visionario empresario de la comunicación, el mundo occidental pudo ver el desarrollo de aquella competencia mundial de 1980 que cerró con el llanto de la mascota Misha.

Calificación: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

COMPARTIR:

Revise también

Editorial

Editorial: La mejor noticia de la pandemia

Ese hecho que muy pocos destacaron es, quizá, la primera revolución que consigue mejorar el …

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!