El pueblo habló…

…¿Y usted qué opina?

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

El pueblo habló el pasado domingo y escogió, para ir a una segunda ronda electoral, a Fabricio Alvarado y a Carlos Alvarado.

La voz del pueblo se acoge y se respeta. Es el voto del único soberano.

Ahora tenemos que hablar de los problemas del país. Los ciudadanos, todos nosotros, tenemos el pleno derecho de solicitarles, con gran respeto, que nos digan cómo y con quiénes, van a enfrentar la verdadera agenda nacional. La inmediata y la que van a tener que resolver en los próximos cuatro años.

La opinión consultiva de la CIDH sobre el matrimonio igualitario, emitida en noviembre y publicitada en enero por la Casa Presidencial, distorsionó el panorama electoral y generó una polarización, en uno y otro sentido, a favor de don Fabricio y de don Carlos. Esa radicalización polarizó al país y decidió la elección. Pero la verdadera agenda nacional, la fundamental, está en otra parte y eso si es lo más importantes para Costa Rica.

Cinco temas prioritarios:

1.- El déficit fiscal y el control del gasto público. El Gobierno y el Estado Costarricense, están quebrados. Debería hacerse un esfuerzo descomunal para resolver integralmente este tema antes de mayo. No hay otro camino. Si no el que gane, no podrá cuando asuma pagar los salarios del sector público.

2.- La inseguridad ciudadana. Estamos a punto de transformarnos en un país fallido por la violencia criminal y el nivel de penetración de las mafias del narcotráfico y la criminalidad organizada. El miedo y el temor se han apoderado de nuestras ciudades, pueblos y fronteras. Urge una estrategia integral, tanto de policía y seguridad represiva, como de medidas complementarias. Mano fuerte y, a la vez, mano solidaria e inteligente.

3.- La vías y carreteras, así como la infraestructura nacional del país, son una vergüenza con 30 años de retraso. Quien resulte electo, debe implementar un Plan Nacional de Construcciones, para generar mucho empleo y activar todos los recursos del país. Por ahí vamos a comenzar a crecer económicamente.

4.- Un Acuerdo Nacional sobre las reformas constitucionales y legales que urgen. Tenemos que llegar a celebrar el Bicentenario de la Independencia, en el 2021, con un país institucionalmente moderno, en que el sector público sea un facilitador eficiente e inteligente y no un adversario de los ciudadanos y de los sectores privados productivos que generan riqueza y bienestar nacional.

5.- El país no estará tranquilo, ni sentirá que algo ha cambiado, hasta que no se le garantice que los corruptos no quedarán impunes y que se gobernará con probidad, decencia y manos limpias. ¡La ética al Gobierno de la República!

Señores candidatos: no caigan bajo el embrujo y los cantos de sirena de los derrotados. Busquen serenamente gente buena, capaz y honesta, pero no negocien con esos partidos políticos, aunque les ofrezcan sus Diputados. Eso sería un error garrafal. Es cierto que se requiere una gran convergencia y varios acuerdos nacionales impostergables. Sí, pero con transparencia y honestidad.

Los Diputados…se alinearán. Jamás enterrarán a sus propios partidos políticos.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

3 respuestas a El pueblo habló…

  1. Guillermo Villalobos 09-02-2018 en 8:34 pm

    Estoy de acuerdo Fernando que el pueblo habló pero no estoy de acuerdo con que ahora nosotros nos coloquemos en el sitial de ciudadanos comunes y corrientes que emplazamos a dos candidatos de la segunda ronda electoral y a una futura Asamblea Legislativa para que nos digan como van a resolver al menos, esos cinco problemas que enumeras. Si Costa Rica está quebrada, lo cual yo también lo reafirmo, es también por una responsabilidad directa de nuestro partido y nuestros gobiernos que poco hicieron por evitar ese descalabro en el que nos encontramos. Los problemas estructurales que padece el país no son nuevos y más bien son el resultado de una acumulación de acciones mal tomadas, otras que no se tomaron en su momento y de la incapacidad manifiesta de un liderazgo que hemos perdido en gobierno y en oposición. Si algo necesita el PAÍS es una acción patriótica urgente que nos permita acumular y articular la fuerza social suficiente para proceder a realizar los grandes y urgentes cambios que exige el país. Nuestro deber como corresponsables de lo que hoy se vive, es facilitar nuestro esfuerzo, nuestro talento y toda la cooperación para que a partir de una agenda nacional transparente y de cara al pueblo, permita que quien gane las elecciones, cuente con la gobernabilidad y el apoyo para llevar adelante esas transformaciones.

    Responder
  2. Eduardo Carrillo 09-02-2018 en 8:37 pm

    Coincido con Guillermo, pero agrego que para participar hay que hacerlo con una agenda y una hoja de ruta, que conlleve compromiso de ejecutar.

    Segundo, hay que revisar las causas subyacentes de nuestros problemas. Con la atomización política actual, la democracia va por la ruta del Estado costarricense, al descalabro. Grupos pequeños, como el liderado por Fabricio, que hoy tiene las puertas abiertas a la presidencia con solo el 14% del padrón electoral, lo hacen según las frágiles reglas de la democracia, pero sin ninguna legitimidad popular. Es urgente promover alguna modalidad del régimen parlamentario, que permita que grupos con algún grado de afinidad puedan converger y gobernar con mayor representación popular.

    Un socialdemócrata tiene un problema de conciencia para apoyar a Fabricio ¿Estamos o no estamos con los derechos humanos? Las cosas se complican cuando consideramos si un liberacionista puede votar por el PAC, su principal y más envenenado agresor.

    Responder
  3. Fernando Berrocal 09-02-2018 en 9:04 pm

    Respuesta a Guillermo y Eduardo

    Estimados amigos:

    Ustedes mismos lo están diciendo, abiertamente o entre lineas: ¿Cual partido político?. El PLN pasó de ser un partido político a una maquinaria electoral que ganaba elecciones y, ahora, tomados por lo peor de los aparachiqus que han existido y elevados estos aparachiqus a estatus de líderes políticos nacionales, ni siquiera somos una maquinaria electoral y hemos dejado de ganar elecciones.

    Los estimo mucho, pero Ustedes viven en una torre de marfil.

    ¿Porqué no le preguntan a Rolando Rodriguez, Alcalde de Cartago, sobre su conversación con Antonio Alvarez, cuando éste le pidió que no participara en nada en la campaña?. ¿Por qué no le preguntan a Chico Marín, que no es para nada santo de mi devoción, sobre la matonería política de José Torres y Mario Alvarez, cuando prácticamente lo sacaron del salón en donde se realizaba la reunión con Alvarez Desanti?. Saben cuál fue el resultado en la heroica, liberacionista, figuerista provincia de Cartago: la peor derrota electoral de la historia del Partido Liberación Nacional.

    El partido de antes, en el que nos formamos y crecimos, por el que dimos las mejores luchas de nuestras vidas, no existe más. No quiero profundizar más en este tema, para no tener que hablar de los responsables y de los enterradores del PLN, pero todos perfectamente bien saben quiénes son y cuándo comenzó está catástrofe partidaria, que es también una catástrofe nacional. De eso no quiero hablar, para que no vuelvan a decir que Fernando Berrocal es un problema dentro del PLN o me amenacen con llevarme al Tribunal de Ética y Disciplina. Es más ni siquiera creo que hay que hablar de eso. Los mismos cuatro o cinco enterradores superiores, saben que ellos son y que el pueblo libertacionista, el de verdad, sabe que ellos son los enterradores, en estas dos últimas catástrofes electorales, la última que es la peor en votos imaginable y la anterior, producto de una traición.

    Ahora el Presidente del PLN y su Secretario General, nos anuncian unas giras y el comienzo de unos conservatorios. Francisco Morales, que es uno de los compañeros que más admiro en el PLN, va a coordinar debates los lunes en el Balcón Verde. Hay que apoyar todas esos esfuerzos. Como lo dije a Chico, si un social demócrata y un liberacionista íntegro y honesto como vos, me pide colaboración y me convoca, ahí estaré como un soldado más.

    Lo que no acepto, bajo ninguna circunstancia y es mi derecho, un derecho cargado de indignación, es que Antonio Alvarez, como lo hacía hace unos días, anunciara a la prensa que iba a negociar alianzas con algunos de los Alvarado. Por dicha cambió de opinión y hoy, precísamente hoy viernes, declara en la prensa que no negociará nada y que su posición es que cada liberacionista vote en libertad como quiera en la segunda ronda. Por fin, estoy de acuerdo en algo con quien fuera nuestro último candidato. Aún así, espero que, de acuerdo con el Estatuto Orgánico, don Antonio entienda que ya no es el jefe del partido, que la representación le corresponde ahora a Pattoni y a Zamora y que no es correcto que hable de “mis Diputados”, porque los 14 elegidos son Diputados del PLN y de nadie más. Ojalá esto quede claro en la reunión del Directorio Político Nacional prevista para el 15 de este mes.

    Ustedes dos son muy valiosos. Ojalá se integren al proceso que se dará, como siempre sucede después de las derrotas electorales. Con bastante menos entusiasmo que en el pasado, cuando me eché sobre los hombros la Coordinación General del Congreso Nacional, entre octubre del 2015 y octubre del 2916, ahí también pondré mi granito de arena, como se lo prometí a Chico Morales.

    Mientras ese lento proceso de recuperación avanza, he enviado una carta al Directorio Político Nacional, proponiendo la creación de dos Comisiones: una para integrar en un solo texto el documento Sembrando Futuro del Congreso Nacional con el Programa de Gobierno de Alvarez Desanti y, otra, para que se le entré a fondo a la reforma integral del Estatuto Orgánico del PLN que está obsoleto y superado por la realidad nacional. Por lo menos y en un plazo de tres meses, si efectívamente eso se hace, el PLN tendrá de adonde agarrarse y comenzar a caminar. Le he dicho a Pattoni y a Zamora que no es mi intención participar en ninguna de esas dos comisiones pero que, como liberacionista y social demócrata, cuando el trabajo esté realizado, daré mis opiniones. O el PLN se transforma en un partido moderno, abierto y democrático de verdad, aunque con estructuras claramente definidas, especialmente en cuanto a la condición de militante y el derecho a votar en los procesos internos, o el PLN comenzará a desaparecer lentamente. Eso sería una tragedia histórica para Costa Rica, pero sucede…lo ví y lo viví en Acción Democrática de Venezuela y, a la distancia, es lo mismo que le sucedió al APRA del Perú. ¿Por qué no podría pasarnos también a nosotros en Costa Rica?. Ese es el tema de fondo y así estamos.

    Responder

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.