El presidente Trump ante el Congreso

Notas al tema

Guillermo E. Zúñiga Chaves

Guillermo E. Zúñiga

Todos los años, por esta época, los presidentes en los Estados Unidos presentan ante el Congreso lo que se conoce como el Informe del Estado de la Unión. Por eso fue que el martes de esta semana el Presidente de los Estados Unidos de América, el Sr. Donald Trump, se presentó ante el Congreso de ese país.

PIEDRA DE ESCÁNDALO. Tump ha sido calificado, entre otras cosas, como un provocador y un imprudente. Se le ha llamado de muchas otras formas nada favorables. Ya como presidente, sus declaraciones han dado mucho de qué hablar: el famoso muro en la frontera con México, los decretos migratorios, su rechazo al plan de salud que dejó el Presidente Obama, conocido como Obamacare, su confrontación con una parte de la prensa, el aumento del gasto militar anunciado, en fin, ha sido “piedra de escándalo”.

Pero detrás de esa forma desfachatada e irreverente, que lo presenta amenazante y hasta irreflexivo, tengo para mí que hay de por medio una propuesta económica que apenas está empezando a enseñar los dientes. Otros ya lo han visto: basta advertir la evolución del índice Dow Jones, que mide el estado de ánimo de Wall Street. No deja de subir, y después del discurso del martes, dio su buen salto. Hay optimismo por parte de los agentes financieros y económicos que se mueven en ese mundo.

POLITICA ECONÓMICA. Cuando se estudia la política económica no hay que dejarse llevar por lo que se anuncia, sino que hay que darle seguimiento a lo que realmente se decide hacer. Es la realidad objetiva, el movimiento real de la economía, la que le indica a uno “por donde va la procesión”. Siempre he tratado de seguir ese sabio consejo.

Sin embargo, esta vez hago una excepción y quiero tomar algunos párrafos del discurso de Trump relacionados con su apuesta en los temas económicos. Porque es mejor ir adelante. Lo que suceda en USA afecta directamente al mundo y, desde luego, a nuestro país.

SOBRE LOS TEMAS TRIBUTARIOS. Dice el Presidente Trump: “En este momento, las empresas estadounidenses se gravan con unas de las tasas más altas comparadas con cualquier parte del mundo. Mi equipo económico está desarrollando una reforma tributaria histórica que reducirá la tasa impositiva de nuestras empresas para que puedan competir y prosperar en cualquier lugar y con cualquiera. Será un corte grande, grande”. (Esta y las demás citas son una traducción libre del discurso del Presidente Trump, tomado de la página web de la Casa Blanca)

Ya lo había dicho en campaña y ahora lo reitera. Estemos advertidos. En su afán de crear empleos internamente, va a usar el instrumento tributario para crear los incentivos a la inversión. Si empiezan a promover “competencia tributaria”, el socollón en los impuestos en el resto del mundo será muy grande. Puede llegar a afectar el diseño de los nuestros.

Continúa en su discurso: “Al mismo tiempo, proporcionaremos alivio fiscal masivo para la clase media. Debemos crear un campo de juego equitativo para las compañías americanas y nuestros trabajadores. Tenemos que hacerlo”. La clase media, como sea que la definan, también se va a beneficiar. Sin duda se pretende incentivar el consumo en el mercado interno.

Esta reducción en los ingresos del fisco, aunado a los programas masivos de gasto público en infraestructura y al aumento del gasto militar anunciado, va a provocar mayores déficits fiscales y mayor endeudamiento, excepto que el crecimiento esperado compense el recorte de impuestos. La ventaja que tiene USA es que puede exportar sus crisis. Ya lo ha mostrado en el pasado.

Y SOBRE LOS IMPUESTOS AL COMERCIO EXTERIOR: “Actualmente, cuando enviamos productos fuera de América, muchos otros países nos hacen pagar tarifas e impuestos muy altos. Pero cuando las compañías extranjeras envían sus productos a América, no les cobramos nada, o casi nada”. Que van a subir los impuestos a los productos de afuera, parece inevitable.

CONCLUYO: Con Trump sucede como con las calificadoras: a algunos les gusta lo que dice, a otros no. Eso no importa. Están ahí, existen y sus decisiones cuentan. ¿No ven que hasta tiene en sus manos el botón de las armas nucleares?

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.