El Presidente merece el respeto de todos

Desde La Mina 2.0

Mauricio Castro Salazar
mauricio.castro@costarricense.cr

Mauricio Castro

No sin sorpresa leí el mentado artículo que publicó J. Sagot en La Nación hace unos días en mi casa en La Mina, en Santa Ana. Digo sin sorpresa porque desde hace un tiempo vengo leyendo burlas o insultos parecidos en las redes sociales, e incluso en “pintas” en algunos muros de carreteras y ciudades.

¿Quién comenzó con eso? Muchos vuelven a ver a juventudes políticas, que en contra de los gobiernos pasados decidieron (¿o fueron instruidos?) usar los insultos y burlas a las más altas autoridades del país, sin reparo o límite alguno.

He leído barbaridades contra los jerarcas de la Corte, contra los de la Asamblea Legislativa y contra la Presidencia de la República. Por ahí a los que hacen esos comentarios los llaman “igualados”, porque se creen con el derecho de hacerlo como si fueran “amiguetes”.

Yo honestamente no pienso que sean igualados, simplemente creo que son irrespetuosos. Irrespetuosos de los pilares de la democracia, irrespetuosos de las figuras que nos representan, no digo de las personas, digo de las figuras.

¿Falta de educación? Posiblemente sí, pero qué se puede esperar si yo he visto a maestros y a profesores diciendo cosas parecidas en las manifestaciones. Hay gente que porta unas pancartas con unas barbaridades que dan miedo.

¿Exceso de democracia? Por ahí hay gente que dice que todas estas barbaridades que se dicen contra los representantes de nuestra democracia son precisamente producto de los excesos que la misma democracia ocasiona.

Sea lo que sea simplemente no puedo estar de acuerdo, quizás al igual que se dice que el acoso sexual empieza con un chiste estas barbaridades que se dicen contra los pilares que representan nuestra democracia empezaron también con un simple chiste.

Yo me he reído de chistes sobre algunas de esas figuras que hoy la despiadada opinión pública las tiene muy traídas a menos, y hasta quizás los haya repetido, confieso que me arrepiento, porque he colaborado sin querer a la barbaridad que estamos viviendo hoy.

Tenemos que parar de alguna forma el atropello que se está haciendo contra las figuras públicas, que es una tendencia en el mundo occidental…¿y qué? Que es parte de la libertad…No, la libertad no da para ofender. Paremos está barbaridad entre todos.

No más irrespeto y mucho menos a mi Presidente, a nuestro Presidente, hayamos votado o no por él, hoy por hoy es quien nos representa y dirige los destinos de nuestro país. Merece el respeto de todos.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, promedio: 2,00 de 5)
Cargando…


Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.