El parque de la Iglesia de ladrillos

Bazar digital

Carlos Revilla M.

Carlos Revilla

San Francisco es el distrito número dos del cantón de Goicoechea, fundado en el año de 1891. El sector ha desarrollado una especialización de actividades tales como instituciones de enseñanza superior, empresas, entidades bancarias, y hoteles de categoría 4 y 5. Con solo una extensión territorial de 0,57 km2, San Francisco es el distrito más pequeño del país, y haciéndole honor a ese hecho, también tiene uno de los parques más pequeños, asociados a una iglesia; que es el conocido como el de la Iglesia de Ladrillos.

La calle de San Francisco es muy transitada, dado que conecta a Guadalupe con el sector oeste de San José y la ruta 32 (vía a Limón). Es una de las calles antiguas de la ciudad, por ahí pasaba el tranvía en su ruta a Guadalupe. El parque y la iglesia datan de la segunda mitad del siglo XIX. Habiéndose convertido la iglesia en un ícono de la ciudad, y en el único inmueble a ladrillo expuesto que queda en el país.

Por su importancia veamos algunos datos del templo:

La obra eclesiástica es una técnica y estilo singulares sin parangón en el país. No hay fecha exacta de cuando se construyó, pero se sabe que el primer oficio religioso en ese lugar se dio el 4 de Octubre de 1884, según se puede leer en el altar, pero no hay datos para confirmar quien la diseño o la fecha en que se construyó.

Constantes movimientos telúricos, además del paso de los años y de algunas desacertadas intervenciones, hicieron necesario un sistemático proceso de restauración que el Ministerio de Cultura, conjuntamente con la Dirección de Urbanismo, emprendieron en 1980, cuando le asignaron la jefatura de esas tareas al arquitecto Rodolfo Sancho R.

El mayor atributo del templo reside en la técnica de mampostería expuesta. En lo estilístico destaca su austero estilo evocador del románico en algunos rasgos lombardo y en otros asturiano. Es de planta rectangular, con dos ejes de esbeltas columnas. La nave central está ligeramente acentuada por medio de un cielo falso abovedado, mientras que las naves laterales, de menor altura, se cierran con un sencillo cielo raso horizontal, confeccionado con tablilla machihembrada.

El carácter románico del exterior se puede reconocer gracias a la mampostería de sus gruesos muros, los cuales, conjuntamente con los contrafuertes y arcos de medio punto, le dan unidad a la expresión. En su interior predomina la sencillez, tanto en la textura, el color y la forma, como en la ausencia casi total de ornamentación. El frontispicio está configurado por un pórtico de baja altura, a modo de torreón, coronado por una faja de merlones. En un segundo plano, un paño rectangular soporta un frontón truncado, el cual, a su vez, sustenta y luce orgulloso una prominente espadaña a tres vanos, que en los extremos hacen repicar dos campanas. En la cima, el cielo sirve de fondo al símbolo del cristianismo.

El interior ha sido muy modificado, por lo que se perdió el diseño original, incluídas dos columnas que ya no existen.

Fue declarado patrimonio mediante el decreto N°27495-C del 4 de Noviembre de 1998.

En el frente de la fachada, en el lado derecho, se puede apreciar una placa blanca sobre los ladrillos de la pared, que dice:

DECLARESE ESTE TEMPLO
RELIQUIA ARQUITECTONICA
DEL CANTON DE GOICOECHEA
ACUERDO FIRME
CONSEJO MUNICIPAL DE GOICOECHEA
1974 – 1978

También hay una cruz blanca en el lado derecho, en recuerdo de la Santa Misión de los padres misioneros claretianos, llevada a cabo del 15 al 29 de mayo de 1960.

En cuanto al parque, este es muy bonito. Hace algún tiempo lo tenían un poco descuidado, pero recientemente le pusieron una verja perimetral, lo remodelaron y pintaron con la ayuda de la empresa Pinturas Sur. Hago la mención porque estas cosas hay que reconocerlas.

Parece que como parte de la remodelación, pusieron una estatua de San Francisco de Asís, realmente algo muy apropiado, pues el distrito, el parque y la iglesia llevan su nombre. Es una lástima que el pedestal no diga nada, ni siquiera el nombre del santo, y menos del autor de la obra que está muy bonita, con San Francisco rodeado de animales; especialmente notable la figura de un lobo, que no era para menos, conociendo su gran devoción hacia ellos.

San Francisco de Asís fue un religioso y místico italiano, fundador de la orden franciscana. Casi sin proponérselo lideró un movimiento de renovación cristiana que, centrado en el amor a Dios, la pobreza y la alegre fraternidad, tuvo un inmenso eco entre las clases populares e hizo de él una veneradísima personalidad en la Edad Media. Su sencillez y humildad, sin embargo, acabó trascendiendo su época para erigirse en un modelo atemporal, y su figura es valorada, más allá incluso de las propias creencias, como una de las más altas manifestaciones de la espiritualidad cristiana. En 1228, apenas dos años después de su muerte, fue canonizado por el papa Gregorio IX, que colocó la primera piedra de la iglesia de Asís dedicada al santo.

Como estudié en un colegio franciscano, siempre he tenido presente la figura de San Francisco de Asís. Si quieren leer una bonita biografía suya, pueden hacerlo aquí.

El parque a pesar de su tamaño pequeño, sirve de paso diagonalmente para los transeúntes que vienen del sector de Lotes Volio y Calle Blancos. También hay una importante parada de buses en el costado sur que da a la calle principal.

Le construyeron una especie de quiosco, que más se parece a un pequeño rancho. Tiene un par de mesas redondas, y unos pocos poyos, creo que son solo dos.

En cuanto a la arborización, destaca, en la parte central, un enorme árbol Llama del Bosque (Spathodea campanulata), que lastimosamente luce algo dañado, pero que pesar de eso todavía guarda su gran esplendor. El resto son unos pocos arbustos.

La contaminación visual de los postes y cables en la acera que da la calle principal, hace muy difícil admirar a plenitud la iglesia de ladrillos, que está un poco descuidada, y no se porqué, con algunas partes pintadas de blanco sobre el ladrillo original, especialmente un pequeño muro en el costado que da a la acera.

La administración y cuido del parque y la iglesia corresponde a la orden de los padres claretianos, que tienen al costado este la “Casa de ejercicios espirituales”, que se usa para cursos como catequesis y otros, además de residencia para los padres. El lugar es muy amplio, con un gran parqueo que es utilizado también para cuando se va a misa, y que se comunica directamente por el lado norte con la iglesia y el parque.

En el entorno está la ya mencionada “Casa de ejercicios espirituales”, algunas casas antiguas de valor arquitectónico, especialmente la del costado sur, y en el costado oeste el famoso centro comercial “El Pueblo”, que terminó siendo en su mayoría un lugar de locales de bares y restaurantes.

Preparé una galería con imágenes de alta definición, que se puede ver en Facebook.

El siguiente es un vídeo muy interesante, que nos muestra el parque y la iglesia, preparado por los chicos de la escuela de arquitectura de la Universidad Veritas.

 

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Con la ayuda de la Guía de Arquitectura y Paisaje Costa Rica. pag. 252 y 253, el colegio federado de arquitectos y el Internet.


Relacionado:
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.