El país que somos…

…¿Y usted qué opina?

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

El reciente y meritorio reconocimiento internacional a la CCSS y a nuestro régimen de seguridad social nos debe generar una gran satisfacción y hacernos pensar en el país que somos y que debemos perfeccionar y mejorar.

Es bueno tener una actitud siempre crítica, pero esa actitud no se debe transformar nunca en derrotismo ni menos en negación del país singular y ejemplar que hemos sido, en contraste con otros países de América Latina.

Tenemos serios problemas, es cierto, pero debemos mantener una perspectiva constructiva, positiva y patriótica.

Excepción de Canadá, tenemos la mejor seguridad social y médico asistencial de todas las Américas, incluyendo a los Estados Unidos y a Cuba.

Nuestra libertad de prensa es ejemplar y crítica de los poderes constituidos.

Aunque mejorable, somos junto a Uruguay el país con más desarrollo educativo y tenemos dos excelentes centros superiores con calificaciones mundiales: la Universidad de Costa Rica y el Instituto Tecnológico.

Se nos reconoce internacionalmente por nuestros niveles de innovación tecnológica y nuestra capacidad de apertura hacia la economía internacional y la globalización. Ese ha sido un proceso sostenido y constante de muchos años que ha diversificado y ampliado nuestra producción privada exportable.

Sea como sea, y más allá de los censurables escándalos de corrupción que afectaron el prestigio y la dignidad del Poder Judicial, en Costa Rica hay seguridad jurídica y Estado de Derecho. Eso es muchísimo y muy positivo.

Es cierto que aún existen varios reclamos justificados en Derechos Humanos Fundamentales, pero la gran mayoría nacional se opone a cualquier tipo de discriminación por razones de religión, sexo, orientación sexual, raza y somos un país abierto a la migración y respetamos los derechos de los extranjeros, a quienes otorgamos, como pocos países, absolutamente todos los beneficios de la seguridad social y de nuestro sistema educativo público.

Cada cuatro años tenemos elecciones libres e incuestionables.

No tenemos ejército y con ello nos hemos salvado de la peor y más costosa peste regional. Ciertamente, hay que hacer mucho para fortalecer y mejorar funcionalmente nuestra Fuerza Pública, pero su naturaleza es democrática y su estructura civilista, al servicio exclusivo del país y sus habitantes.

Lo inaceptable es que nos hemos quedado estancados y que algunos de los males latinoamericanos se nos han metido por la cocina, haciéndonos retroceder mermando nuestra histórica singularidad en América Latina.

Eso es lo que hay que corregir, desde un constructivo patriotismo y con confianza en nuestras fortalezas, para integrarnos mejor a la globalización y responder en forma más eficiente a las realidades objetivas del mundo actual.

Costa Rica necesita con urgencia crecer económicamente y mejorar social e integralmente la calidad de vida de todos sus habitantes. Para ello, el país requiere aprobar reformas estructurales, económicas y sociales.

Ese es el punto de fondo y en ese esfuerzo, y no en ridículos proyectos de ley y debates superficiales e intrascendentes, deberían trabajar el Gobierno PAC-PUSC y la oposición en la Asamblea Legislativa.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.