El Mundial, el Efecto Patria y la Sele

Desde La Mina 2.0

Mauricio Castro Salazar
mauricio.castro.salazar@gmail.com

Mauricio Castro

En no pocas ocasiones he repetido que no le pongo mucha atención al fútbol, incluso ahora durante el Mundial, pero he de confesar que cuando juega la Sele pongo más atención y de repente me veo vestido de rojo o de blanco y dando uno que otro grito y hasta brincos.

¿Movido por el Efecto Patria?

Leí un artículo intitulado “El mundo Mundial 1: la fábrica de ficciones” (NYT 11/06/18) que sostiene un concepto con el que estoy plenamente de acuerdo: el fútbol es una fábrica de ficciones, y da varios ejemplos:

-igualdad de oportunidades: todo el mundo puede practicarlo: el torpe, el hábil, el grande, el pequeño, la mujer, el hombre, el joven, el viejo, todos y todas.

-y ligado a eso, el fútbol vende la ficción de igualdad de oportunidades globales: cualquiera puede ser Cristiano, Neymar, Messi… Si uno aprende a mover la bola bien, puede llegar lejos, con todo lo que implica: Porsche, mujeres, casas y fiestas.

-los pobres no sabían cómo vivían los ricos, fue la condición durante siglos, el artículo sostiene que ahora es lo contrario: muestran a los ricos y se dice que pueden ser como ellos si desarrolla una carrera futbolística, si tiene más de 20 y no lo logró puede lograr que sus hijos la tengan.

El articulista, Martín Caparrós, sostiene que hay más ficciones:

-la de cercanía: el fútbol nos da algo que decirnos, donde sea: en bares, colas de espera, ascensores, buses…nos podemos contar lo que vimos y sentimos, sin conocernos, somos parte de la misma tribu.

-la de tolerancia: viendo la configuración de algunos equipos europeos: llenos de afrodescendientes y latinos… a los que desde las gradas las gente los apoya y anima, uno podría suponer que son países tolerantes y no en los que hasta un tercera parte de los votantes son abiertamente racistas o ante inmigrantes…

Los futbolistas circulan por donde más les paguen, no hay fronteras que valgan. Que te vendan afuera es lo que quiere cualquier joven de un país en desarrollo hasta que cada 4 años llega el Mundial y la ficción cambia: “los equipos definidos por la plata son remplazados por equipos definidos por banderas. El Efecto Patria se despliega.”

“Llámese Efecto Patria a esa rara conducta por la cual las personas que no tienen ningún otro acuerdo entre sí—que se detestan, por ejemplo—coinciden en la celebración de una supuesta gesta nacional.”

Lo hemos visto aquí: todos los candidatos salían con la roja y todos celebraban los goles, y en otros países: la gente celebraba el mismo gol que el dictador de turno celebraba…

Sigue el artículo, en el Mundial el Efecto Patria es el protagonista. La Patria tan difusa muchas veces se transforma –en nuestro caso—en el rojo, en los jugadores, en los horarios de los juegos. La Patria es la esperanza del triunfo.

Durante el Mundial no hay diferencias políticas, las huelgas no son exitosas, se aprueba cualquier cosa en la Asamblea, suben los costos, lo importante es que la Sele salga bien… y si sale mal, pues a seguir a alguna de las otras seles…

(Mis 10 seles son en este orden: Costa Rica, Panamá, México, Colombia, Perú, Argentina, Uruguay, Brasil, Nigeria y Senegal).

El mes del Mundial celebramos más la Patria que en setiembre. Cada 4 años –siempre y cuando clasifiquemos— tenemos dos semanas dedicadas a la Patria.

¡Que viva el Efecto Patria!

¡Que viva el Mundial!

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.