El futuro del PLN y el artículo de Francisco Antonio

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

Esta mañana, muy temprano, leí el artículo de Francisco Antonio Pacheco en la Nación. Después me fui a trabajar y ahora, en un tiempo libre y después de reflexionar más a fondo, me siento a escribir, este viernes 9 de marzo en la tarde, a pocas horas de que el Ejército de Liberación Nacional, comandado por don Pepe Figueres, hace 70 años, tomara la ciudad de San Isidro, en el cantón de Pérez Zeledón, en uno de los momentos históricos fundamentales, de la Revolución de 1948 que dio origen a la Segunda República en Costa Rica.

Como me dijo lleno de orgullo por su cantón natal Alex Solís hace un par de días, sin esa toma de San Isidro y sin el puente aéreo para traer las armas de Guatemala, no se habría ganado la Revolución de 1948, ni se habría dado la batalla de El Tejar y la toma de Limón, ni el Ejército de Liberación Nacional habría llegado, después de la Marcha Fantasma, a establecer su centro de operaciones en Cartago y después de las negociaciones de Ochomogo, a dar el paso definitivo y al desfile de la victoria por el centro de San José, hasta el viejo edifico del aeropuerto de la Sabana, al tiempo que el segundo frente tomaba el cuartel de Alajuela, frente al parque de los Mangos. Historia de héroes.

Tengo largos diez años de no coincidir, políticamente, casi que en nada con Francisco Antonio Pacheco. Cuando nos hemos encontrado, en algún acto político o social, nos hemos limitado a saludarnos. Hoy tengo que decir que comparto su artículo y que, a lo mejor, por ahí, entre líneas y sin que esté diciendo que va a ser fácil, las aristas intelectuales y los figueristas de corazón, podemos coincidir y a lo mejor, trabajar juntos por recuperar el Espíritu del 48 y la social democracia en el Partido Liberación Nacional, con la mirada puesta en los nuevos paradigmas del presente y las grandes exigencias hacia el futuro.

El PLN acaba de sufrir la peor derrota electoral de su historia. Hace cuatro años, sufrimos la vergüenza de la traición y la renuncia de nuestro candidato a la Presidencia de la República. Hace un mes, nuestro candidato a la Presidencia de la República y su grupo, la mayoría de ellos devengando altos salarios con cargo a la deuda política, nos llevaron a una humillante derrota electoral. Nunca antes, el PLN había sacado una proporción tan baja de votos en las urnas electorales y nunca antes, ni siquiera hace cuatro años, la cúpula del PLN estuvo tan alejada y tan absurdamente confrontada con el pueblo y las bases liberacionistas. Llevamos dos campañas de llevar palo y de no ser la alternativa mayoritaria del pueblo costarricense. Somos una sombra del pasado y estamos a punto de desaparecer como opción política y electoral.

Hemos dejado de ser el Espíritu reformista y progresista del 48 y nos hemos convertido en algo menos que un aparato electoral que ni siquiera gana campañas electorales, aunque a sus dirigentes de organización y la cúpula al frente de la campaña, reciba altos salarios provenientes de fondos públicos.

¡Qué lejos quedó aquel PLN en el que se trabajaba por mística y en el que el voluntariado de cientos de muchachos y muchachas de la Juventud Liberacionista de aquel entonces, a la par y de la mano con la dirigencia nacional, recorría pueblos, hacía kilómetros al andar, de frontera a frontera, llevando la buena nueva de Liberación Nacional y sus grandes líderes políticos!

¡Qué lejos quedó aquel PLN que era un grito de fe y esperanza para el pueblo, entre la izquierda comunista y la derecha retrógrada ¡. ¿Cómo fue que dejamos de ser la voz de la reforma y la propuesta del cambio democrático y en libertad? ¡Qué lejos que estamos de ese PLN instrumento y razón de ser de las luchas del pueblo! ¿Cómo nos hemos desdibujado como partido político?

Como siempre sucede en los grupos humanos y en los partidos políticos, algunos compañeros siguen mareados por una realidad política que no existe y que no los acompaña. Unos por falta de kilometraje y otros por exceso de kilometraje. Respeto como el que más esas inquietudes personalísimas y de naturaleza existencial, pero si algo tengo claro es que en el PLN de hoy y desde hace algún tiempo, solo existen dos fuerzas políticas fuertes y aglutinantes: el arismo y el figuerismo. Lo demás cuenta y vale, en lo que representan cada uno de esos compañeros y compañeras, pero nada más y es poquito. Excepto el gran cariño y el respeto que todo sentimos por la Ex Presidenta Chinchilla.

En medio de este luto, reconozco y resalto, la iniciativa quijotesca de Chico Morales, de iniciar unos Conversatorios Liberacionistas los lunes en la noche en el Balcón Verde y, poco a poco, un peregrinaje por el resto del país. Esa iniciativa es muy valiosa y llena un gran y necesario vacío en el PLN, pero todos debemos estar conscientes y así se lo he expresado a Chico con el cariño y respeto que le tengo desde siempre, no es suficiente para sacarnos del hueco. Se necesitan acciones y respuestas de más fondo, a nivel partidario e institucional, para responder la pregunta crucial que se hace y nos hace Francisco Antonio Pacheco, en el día de hoy:

¿Tendrá Liberación Nacional el coraje de ocupar el sitio que le corresponde?

El mismo Francisco Antonio nos lo dice, en el escenario político nacional: “está libre el centro, un centro izquierdista, moderno y libre de ataduras, consagrado a lograr el bienestar del mayor número”. Si así piensa el arismo intelectual, con gusto respondo que así pensamos los figueristas de corazón y todos los que venimos del oduberismo y del mongismo y, de mucho antes, del orlichismo y del figuerismo de don Pepe y de los hombres y mujeres de esa extraordinaria Generación del 48 y, los que después, nos formamos en La Catalina y de todos los que, en algún momento de nuestras vidas, pasamos por la Juventud Liberacionista, en los sesentas y setentas, u ocupamos funciones públicas en los gobiernos de Liberación Nacional. Estoy seguro que así piensa también la Ex Presidenta Laura Chinchilla. Así pensamos los liberacionistas de verdad. ¡Qué gusto es coincidir en esa visión política con Francisco Antonio¡.

En ese espíritu de unidad y fraternidad liberacionista, reitero una propuesta que le hice por escrito, hace algunas semanas, al Comité Ejecutivo Superior y al Directorio Político Nacional y de la que no he sabido nada después:

Integren con realismo y visión política, una comisión representativa de las principales corrientes existentes al interior del PLN, en lo fundamental el arismo y el figuerismo, sin descartar otras menores y que deben estar representadas con todo derecho, para hacer un trabajo intelectual y de síntesis de al menos dos documentos liberacionistas recientes: Sembrando Futuro del Congreso Nacional de Formación y Capacitación, realizado en todo el país durante la Presidencia del PLN de José María Figueres y el último Programa de Gobierno de don Antonio Álvarez Desanti. A ellos agregaría el Programa de Gobierno de Oscar Arias y el de Laura Chinchilla. Sobre la base de esos cuatro documentos, esta comisión debería preparar, en un plazo de no menor de tres meses, un documento base, conceptual, programático, moderno y que procure integrarnos a todos dentro del PLN y que, a la vez, sea un mensaje de fondo y claro al pueblo costarricense. Tenemos, primero que nada, que saber adónde estamos parados y que somos ideológica y políticamente, en el presente y en la perspectiva del futuro nacional. Ahora somos una nebulosa, a la que solo le queda como punto de referencia la historia y la obra del PLN.

Si Francisco Antonio Pacheco estuviera disponible y quisiera coordinar esta comisión, estaría muy bien. Los compañeros que dirigimos y escribimos Sembrando Futuro estamos a la orden. Pregúntenle a Ennio Rodríguez que dirigió el último Programa de Gobierno si nos acompaña y con quienes. La versión final del Programa de Gobierno de Oscar Arias, la escribimos con Kevin Casas que ojalá se integrara al grupo y, por supuesto y claro está, doña Laura Chinchilla y quien ella designe del grupo que trabajó su Programa de Gobierno.

Paralelamente, otra comisión de trabajo debería encargarse de revisar y actualizar el Estatuto Orgánico del PLN. Esto igualmente es fundamental.

Esas son decisiones que corresponden al Directorio Político Nacional, pero la iniciativa debería partir del Comité Ejecutivo Superior, integrado por el Presidente, el Secretario General y el Tesorero y sus suplentes.

En mi opinión y solo después de hacer este trabajo con responsabilidad y seriedad, ordenado por el Directorio Nacional, como un acuerdo firme, se debería convocar a una Asamblea Nacional del PLN. Esos dos o tres meses de trabajo o incluso se puede dar más tiempo, mientras Chico Morales y su grupo, van levantando los ánimos y tejiendo nuevas ideas y propuestas con sus Conservatorios Liberacionistas, darían tiempo suficiente para superar el luto y para no despedazarnos, una vez más, en una Asamblea Nacional improvisada y seguramente todavía caliente por las emociones y el dolor de la derrota.

Ojalá Jorge Pattoni como Presidente, Fernando Zamora como Secretario General y Marco Cercone, como Tesorero, asuman esta propuesta o alguna mejorada, pero que lo hagan con liderazgo, con entusiasmo, con independencia y dedicación liberacionista. Ojalá entiendan bien, los tres, que el PLN está en el peor momento de su historia política y su gran responsabilidad, como integrantes del organismo de cúpula formal en el PLN.

Evalúe este artículo: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (8 votos, promedio: 3,88 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Una respuesta a El futuro del PLN y el artículo de Francisco Antonio

  1. FREDDY PACHECO LEÓN 10-03-2018 en 6:18 pm

    Esta fue mi reacción (en la misma página) de La Nación.

    A diferencia de don Francisco Antonio, vemos al PAC como un conglomerado de centro-izquierda, ocupando parte del espacio que desdeñaron los dos últimos candidatos presidenciales del PLN (Araya y Álvarez). Y es que la emigración ”socialdemócrata” que iniciara años atrás, se consolidó con los dos candidatos que le quitaron el necesario entusiasmo al liberacionismo. Por otro lado, los que hoy se acercan al conglomerado evangélico fundamentalista, que creen erróneamente que podrían cogobernar con el líder Rony Chávez, están muy equivocados, pues evidentemente no se han informado de los alcances religiosos y empresariales internacionales, que mueven esa formidable organización. Si logran alcanzar el Poder Ejecutivo, ¡JAMÁS! van a delegar la toma de decisiones en ”infieles”, en los que no siguen su catecismo. Al autodenominado ”PROFETA”, por ejemplo, nunca le convencerán de que la venerada Virgen de los Ángeles es ”UN ESPÍRITU INMUNDO” al que hay que combatir aniquilando las ROMERÍAS anuales. Con ellos se habla de DOGMAS, no de tesis económicas. La amenaza es latente, grande, y la respuesta es la socialdemocracia que representa Carlos Alvarado, como parte de un gobierno de UNIDAD NACIONAL, caracterizado por una buena dosis de PATRIOTISMO. (FREDDY PACHECO LEÓN)

    Responder

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.