El fundamentalismo Católico de Fabricio Alvarado

Max Hernández Sotela

Max Hernández Sotela

He escuchado con reiterada frecuencia una serie de señalamientos sobre fundamentalismo religioso que se le endosa a Fabricio Alvarado y a su partido Restauración Nacional.

Con mucha ligereza y cierto cinismo político, se le señala a Fabricio Alvarado que por su confesión de fe, es esperable que será fundamentalista y que la conformación de su equipo de gobierno, sería proclive a extremismos religiosos.

Me da la impresión que muchos de los ataques sobre fundamentalismo que han ensayado los teóricos políticos y últimamente hasta teólogos de dudosa ralea; obvian el mensaje claro y directo que envió el electorado al respaldar a la “Coalición Católica” que hoy preside Fabricio Alvarado.

Se pierde de vista que la respuesta electoral no se genera sin una poderosa causa. La dura realidad del ataque que han sufrido los valores en que está sustentada la familia tradicional y qué, durante esta Administración, ha sido continuó, creciente y altanero.

Por un elemental rigor científico político conviene recapitular Gestos y Actos políticos relevantes, para sustentar lo dicho.

La designación por parte del gobierno Solís Rivera de una Vicepresidenta con una definida orientación a favorecer a la comunidad LGBT, no se podía asumir al principio como un gesto político, que insinuara la aplicación de una política de género militante y activa. Pero, no obstante el asunto traía cola.

El 9 de mayo del 2014 el Periódico La Nación, publicó en su primera plana “Crónica del traspaso: nadie rezó y un ministro gay desfiló con su pareja.”

El 17 de mayo del 2014, el Presidente iza la bandera de la diversidad en el jardín de la Casa Presidencial, como un acto político cargado de una profunda significación.

El 2 de agosto del 2015, el periódico La Extra reseño: “El gobierno también se llevó su regañada por parte de monseñor Montero, quien reiteró sobre la amenaza que se cierne sobre la familia ante la aprobación de proyectos como fertilización in vitro, aborto y matrimonio del mismo sexo, los cuales “son caminos flojos y débiles para todos”. En ese momento los fieles aplaudieron a más no poder el mensaje del Obispo.”

Este episodio produjo un grave distanciamiento entre el Gobierno y la Iglesia Católica y de aquí en adelante los temas de la defensa de la Vida y la Familia, cobraron preeminencia y se podrían ilustrar con profusión, pero baste los hechos citados para sostener el punto de agudización de contradicciones políticas entre la Iglesia Católica y el Gobierno, como consecuencia del ataque que han sufrido los valores de la familia tradicional y como indique “qué, durante esta Administración, ha sido continuó, creciente y altanero”.

El climax de las contradicciones se insinua el 27 de setiembre del 2017 cuando se anuncian la aplicación de nuevas guías sobre sexualidad y afectividad que se aplicarán a partir del curso lectivo del 2018.

Las consecuencias de esta política de Estado activa y militante por las tesis de la Diversidad, gestaron un profundo resentimiento popular, que desembocó en una multitudinaria Marcha a Favor de la Defensa de la Vida y la Familia, que se realizó el 3 de diciembre del 2017.

El 3 de diciembre del 2017, el Periódico la Nación la resume así:

“Algunos Candidatos a la Presidencia de la República asistieron y hasta se pronunciaron a favor de la vida y la familia. Se estima que más de un millón de ciudadanos participaron en este evento. Fabricio Alvarado, candidato de Restauración Nacional se hizo acompañar de varios candidatos a diputados y expresó que participaron para reiterar su posición a favor de la vida y la familia.”

Hasta ese momento, ni don Fabricio, ni ni su Partido eran una fuerza significativa pero algo paso. Don Fabricio declaró “Costa Rica quiere defender la vida, quiere defender la familia. Recordarle a este Gobierno que no ha sido capaz de celebrar una sola vez el día de la familia”.

Esta declaración de alguna forma resume y recoge un prolongado resentimiento popular mayoritario de los costarricenses más conservadores, Católicos en su gran mayoría y atrae la atención sobre este Candidato a la Presidencia de la República.

El desarrollo de los acontecimientos entra en pausa por los toros y las fiestas de fin de año y se da el evento político que desencadenó una redefinición del curso político que se estaba manifestando hasta ese día.

El martes 9 de enero la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) emitió un criterio “pseudo jurídico” tras cinco consultas planteadas por la administración del presidente Luis Guillermo Solís, enfocadas a dos temas específicos: “El cambio de nombre de las personas de acuerdo a la identidad de género (transexuales) y el reconocimiento de todos los derechos patrimoniales que se derivan de un vínculo entre personas del mismo sexo.”

La Corte responde “LO QUE NO LE PREGUNTARON”, en un osado e irrespetuoso acto político, donde falla más con espiritu de legislar que de dictar justicia, le indica a Costa Rica con esa resolución histórica, que se debe iniciar el proceso de elevar a rango de Derechos Humanos, el matrimonio entre las parejas del mismo sexo y transexuales.

Esta resolución según algunos presionaba un cambio en el Código de Familia y la Constitución para aceptar este nuevo tipo de matrimonios.

Sin lugar a dudas, el detonante político de los últimos acontecimientos es ésta resolución, sin despreciar el impacto que produjo la celebración precipitada de la Primera Vicepresidenta, en un bar de reconocida filiación LBGT. Situación que produjo una violenta reacción en redes sociales de los bandos en conflicto.

Hasta aquí el repaso de Actos y Hechos políticos relevantes.

Bajo lo expuesto hablar de fundamentalismo religioso, parece una falta de seriedad en la aplicación de las ciencias políticas, como elemento de análisis que explique la linea política esperada para un eventual Gobierno del Partido Restauración Nacional.

En otro sentido con una liviandad inmensa, se le ha atribuido al sector “Evangélico Minoritario” que respalda a don Fabricio, toda clase de infundios dogmáticos, para estigmatizarlos como extremistas, intransigentes, discriminadores e irrespetuosos de los derechos humanos. Esto es una idea más que peregrina, conozco por filiación desde hace más de 25 años el devenir de las iglesias evangélicas y ciertamente existen grupos folclóricos y hasta exuberantes, pero en esencia la gran mayoría se aplican con denuedo a hacer obras de misericordia entre los más necesitados y tienen importantes programas de rescate de adicciones y de restauración de la vida en familia. Entre muchos otros programas de superación personal. La línea ética que se predica y se enseña por lo general es firme, adecuada y de profundo respeto a las autoridades y la ley xe la República.

Entonces en primer lugar cabe preguntarles a los que atacan con ligeresa y mala fe, si el grupo evangélico de esta coalición politico religiosa es en verdad el grupo mayoritario que respalda a don Fabricio.

El Periódico Universitario, publica una encuesta del CIEP y el alcance estadístico de las preguntas que se le hizo a la muestra.

Entre otras cosas este estudio abordó la filiación religiosa del grupo que se define decidido a respaldar a Restauración Nacional.

El resultado indica que un 52% de los encuestados se declaran católicos, un 22% evangélicos y un 17% dice carecer de religión alguna.

De las personas católicas mayores de 55 años, (65%) tienen estudios universitarios, o sea un (59%). Los evangélicos tienen su mayor peso entre adultos de edad media y quienes tienen educación primaria. Quienes carecen de religión ocupan una proporción mayor entre personas con educación hasta universitaria y en población joven, menor de 35 años.

En conclusión el grupo de apoyo a Restauración Nacional es el de formación educativa más amplia y es católico.
Uno podría en conclusión decir con fundamento estadístico real, que la “Coalición Católica” que lidera don Fabricio, esta llamada a interpretar el sentir de su grupo mayoritario de apoyo (52% católicos), desde luego sin despreciar a su grupo minoritario (22% evangélicos).

Entonces, no es de recibo, la acusación superficial sobre fundamentalismo evangélico, de los politólogos y teólogos de dudosa ralea. Tendría al menos que enunciarse como tesis politológica sería, que lo criticable sería:

“El fundamentalismo Católico de Fabricio Alvarado”.


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

9 respuestas a El fundamentalismo Católico de Fabricio Alvarado

  1. Alfonso Ayub 11-03-2018 en 11:20 am

    Magnifio analisis que nos da la razon de votar por Fabricio ..

    Responder
    • Marisol 11-03-2018 en 5:00 pm

      Correcto

      Responder
  2. Marisol 11-03-2018 en 5:00 pm

    Un análisis muy inteligente! Fuera d todo lo anormal q se dice, y me causa curiosidad q ahora cualquiera q cree politólogo, xq sale cada persona diciendo cada cosa, se creen los d mente “estudiada” y no analizan lo q está frente a sus ojos

    Responder
  3. FREDDY PACHECO LEÓN 11-03-2018 en 5:32 pm

    ‘El ”fundamentalismo religioso” (o sea, el fanatismo religioso) del predicador, no lo niega ni él mismo. Las enseñanzas de Rony Chávez han sido su ”universidad” por más de una década. Un accidente lo colocó en una posición que ni el ML, el PUSC o el PLN pudieron alcanzar, pese a la trayectoria histórica de esos partidos. Aparte de su feligresía, algunos otros votarían por él, ocultándose a sí mismos que sería un desastre de improvisación para los esfuerzos por desarrollar Costa Rica. Y lo harían, porque han sido dolorosas las derrotas consecutivas de sus candidatos, y ven al PAC y sus candidatos, como los mayores ”culpables” de esos amargos momentos. ”¡Que gane cualquiera, pero que no sea Carlos Alvarado!”, dicen en sus adentros.

    Responder
    • quetin porta 12-03-2018 en 3:10 pm

      pero que montón de disparates che

      Responder
  4. Eunice 11-03-2018 en 7:00 pm

    Freddy Pacheco: Accidente? Por qué los ignorantes se empeñan a creer tener la razón?? Ese “accidente” que dice usted, colocó a Don Fabricio en primer lugar. Somos muchos sin una religión por bandera, pero si, por principios y valores, los que lo estamos apoyando. Acaso no leyó que en la encuesta universitaria, son muchas las personas preparadas, las que también le dan el apoyo?
    Que gana con no hablar con la verdad? Que busca? Un puesto? Un trabajo? Acaso quiere convencerse y engañar a otros de que la mayoría de los costarricenses queremos una familia tradicional? Por supuesto, cada quien tiene derecho a elegir cómo y con quien vivir. Pero ese no es el punto. Por favor, hable con la verdad, Prepárese, investigue y sobre todo, sea honesto!
    Lean, esto es un comentario de alguien que sabe y es imparcial:

    https://cambiopolitico.com/el-fundamentalismo-catolico-de-fabricio-alvarado/91471/

    Responder
  5. Quieres suarez 11-03-2018 en 9:05 pm

    Este país necesita personas con una visión claro de lo que está sucediendo en el mundo y las decisiones que se tomen con respecto a lo económico va a marcar la senda por donde caminara este país no se engañe las fabulas de estos sobre cristianismo y política sólo envuelve la mente de los ilusos

    Responder
    • Manuel Rivera Acuña 11-03-2018 en 10:22 pm

      Claro que los católicos en su mayoría apoyamos a Fabricio. Será el mejor gobierno que hemos esperado por muchos años en este país. PLN. CHAO. Ya el pueblo se dio cuenta del engaño en que nos han tenido por más de 50 años.

      Responder
  6. Rochy Fera Fallas 12-03-2018 en 9:12 am

    Apoyamos a Fabricio las personas decentes, con buenos principios y valores morales, los que nos enseñaron nuestros padres y abuelos y queremos heredarlos a nuestros hijos y nietos, es él el mejor candidato para gobernar este país, aunque otros no les parezca !

    Responder

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.