El formidable equipo de fútbol femenino de Estados Unidos no es un accidente. Es un producto de la política pública.

Moira Donegan

El domingo, EE. UU. jugó la final de la Copa Mundial Femenina contra los Países Bajos, y la victoria trajó un cuarto título mundial para el equipo femenino de EE. UU. Solo ha habido ocho competiciones de la Copa Mundial en la historia.

El grupo de talentos para las jugadoras de fútbol de Estados Unidos parece no tener fondo. Las mujeres estadounidenses son tan talentosas que las jugadoras que serían titulares en otros países, como la delantera Christen Press, se encuentran frecuentemente en la banca. Los Estados Unidos se han encontrado con una gran cantidad de jugadoras de fútbol fenomenalmente talentosas: ¿cómo lo consiguieron?

En gran parte, se obtuvo a través de la política, en particular la Ley de Enmiendas de Educación de 1972. Aprobada por la congresista Patsy Mink de Hawaii, la disposición del título IX de la ley fue una respuesta al impulso de las feministas para cerrar una brecha en la Ley Civil de Derechos de 1964 que permitía a las escuelas, colegios y universidades financiadas con fondos federales discriminar por sexo. El Título IX tenía la intención de prohibir este tipo de discriminación y se aplicaba a todos los programas educativos y todos los aspectos de la operación de una escuela, incluidos los deportes.

Título IX fue polémico desde el principio. La ley se aprobó cuando los programas de atletismo para jóvenes en las escuelas eran prácticamente inexistentes, y tanto las costumbres culturales como las supersticiones comunes sostenían que los deportes y la competencia física eran competencia de los hombres, y que eran poco naturales o incluso poco saludables para las jóvenes. Los senadores republicanos John Tower de Texas y Jesse Helms de Carolina del Norte estaban especialmente preocupados con el mandato del proyecto de ley que las escuelas financian en la programación deportiva para mujeres, introduciendo múltiples enmiendas al proyecto que buscaba eximir a los departamentos de atletismo del mandato de no discriminación. Las enmiendas fracasaron, pero la provisión de fondos para el deporte del título IX enfrentó una ardua batalla para su implementación: fue eliminada por la corte suprema en 1984 y tuvo que ser implementada nuevamente por el Congreso en 1988 en una anulación del veto de Ronald Reagan. Incluso entonces, su aplicación fue combatida con uñas y dientes por las administraciones escolares y la NCAA.

El Título IX estableció un aparato legal grande y difícil de manejar para escuelas, colegios y universidades, y el alcance de ese aparato se extiende mucho más allá de los deportes. En general, el éxito del título IX en la creación de entornos educativos sin discriminación para mujeres y niñas es, en el mejor de los casos, irregular. Pero la disposición atlética de no discriminación ha sido un gran éxito al alentar a las niñas estadounidenses a practicar deportes.

Al exigir que las escuelas brinden oportunidades para que las jóvenes jueguen deportes y al obligar a las universidades a que proporcionen fondos de becas para mujeres, el Título IX creó una oportunidad e incentivo para que las jóvenes jueguen deportes. De repente, no solo las jóvenes atléticas y con energía tuvieron las mismas oportunidades de jugar que los jóvenes, sino que también tuvieron la oportunidad de que su talento deportivo financiara su educación a través de becas.

La participación se disparó. En 1972, cuando se aprobó el título IX, solo había 700 jóvenes jugando fútbol en el nivel secundario en todo Estados Unidos. En 1991, el año de la primera Copa Mundial Femenina, había 121 722 jugadoras de secundaria, un aumento del 17 000%. Ese número se ha más que duplicado desde entonces: en 2018, había 390 482 jugadoras de fútbol femenino de secundaria. El éxito del equipo de mujeres seguirá inspirando a las jóvenes a ingresar a los deportes, por lo que este número probablemente seguirá creciendo.

Casi 50 años después de que el título IX se convirtiera en ley, una generación de mujeres ha cosechado los beneficios del apoyo institucional, el desarrollo profesional y la educación que proporciona la ley, y muchas de ellas han tenido éxito en carreras deportivas. Esas carreras fueron creadas por la política: el título IX convirtió efectivamente al sistema educativo estadounidense en la organización de desarrollo deportivo para mujeres más exitosa del mundo. La exitosa historia de los deportes femeninos bajo el título IX muestra cómo se puede dar oportunidades a los grupos marginados a través de intervenciones políticas; cómo se pueden fomentar los talentos y las pasiones de los individuos cuando cuentan con apoyo institucional.

Después de enfrentarse a los Países Bajos, los estadounidenses pueden animar no solo por los logros de los futbolistas en el campo, sino por el éxito de una ley cuyo principio fundamental es que vale la pena invertir en el potencial de las mujeres y las jóvenes.

Fuente : Teh Guardian
Traducción: CRM


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.