“El fascismo de hoy es una sonrisa en la televisión”. Entrevista a Michael Moore

Luca Celada entrevista a Michael Moore

“Fahrenheit 11/9”, desde esta semana en los cines de EE. UU. Entrevista de Luca Celada, Il Manifesto, con el director: “El triunfo es el resultado lógico de cinco décadas de lenta degradación de la democracia. Marca la ventaja definitiva de Wall Street en los derechos de los ciudadanos”.

Se trata de un Apocalipsis Now de Michael Moore, que comenzó la noche de las elecciones (del 11 de noviembre – “11/9”) que secuestró el país en los carriles populistas nacionalistas que amenazan con descarrilar permanentemente el experimento americano. Fahrenheit 11/9 no es solo un ataque a Trump, sino que también fotografía una democracia que ya se encuentra en avanzado estado de descomposición en el momento de su llegada. Por supuesto, Moore comenzó su jeremiada con un recorrido por la psicopatología Narciso que, a pesar de todo, hace dos años, antes de que él destruyera el Partido Republicano, y luego ganó la elección presidencial de “la última superpotencia “. Un viaje que el director considera al principio casi como un juego perverso, y un acto de demostración del propio Trump para convencer al NBC de aumentar su token como el propietario del reality show The Apprentice. El magnate de bienes raíces habría decidido ejecutar sólo después del éxito inesperado de los primeros mítines.

El prólogo de su ascenso resistido representa a Trump por un lado como presidente por accidente, y por otro, la inevitable terminal de una degradación democrática de larga data bajo el régimen del liberalismo financiero tardío. Este es el punto de partida de uno de los temas principales que atraviesan Fahrenheit 9/11: la invectiva contra el Partido Demócrata acusó a los conservadores por haber renunciado a cualquier oposición real.

Cómplice y coludida, esclavizados a los mismos jefes financieros, la oposición “moderada” de los demócratas no ha encontrado nada mejor que sabotear la campaña de Bernie Sanders y desairar al electorado de la clase trabajadora de los estados desindustrializados (Wisconsin, Pennsylvania, Michigan), que le costó la derrota.

Y a su Michigan conduce la denuncia del sucio asunto de las aguas envenenadas de Flint. Moore regresa a su ciudad, la de Roger and Me, en un segmento que recuerda la fuerza mordaz de su primera película. La historia de la privatización del agua de la ciudad (el trabajo del proto trumpista gobernador Rick Snyder) y la población resultante de los niños fueron envenenados por una mayoría afroamericana, es el paradigma de la guerra contra los pobres en la era de la desigualdad abismal – y la parte más efectiva de una crítica que no escatima ni la ignorancia de Barack Obama.

Gran parte de la película, diseñada como un post en vista de las elecciones de mitad de período en noviembre, está dedicada a los signos de vida de la izquierda. Parece Alejandría Ocasio Cortez, candidato socialista en el Bronx, Rahsida Tlaib, musulmán, favorecido por una banca en el Congreso de Michigan, Richard Ojeda, un veterano y la unión de los mineros de Virginia Occidental y maestros en huelga, David Hogg, Emma González y los otros dos sobrevivientes de la masacre de la escuela secundaria Stoneman Douglas Florida, que organizó la campaña anti-NRA (la Asociación Nacional del Rifle), llevando a millones de personas a las calles.

Los jóvenes, las mujeres, las minorías, la clase trabajadora – pruebas para una posible nueva coalición – que Roosevelt Moore argumenta es la única salvación posible en vista a la elección de noviembre crucial, para Estados Unidos y el planeta. La alternativa, a la que se dedica el final, es la normalización definitiva de un fascismo del tercer milenio del que forman parte Trump, Brexit y el resurgimiento soberanista europeo.

– ¿De qué nace “Fahrenheit 11/9”?

-Desde el principio me pareció obvio que Trump fue el resultado lógico de cinco décadas de lenta degradación de la democracia y del “sueño americano”. La superación definitiva de los intereses financieros y de Wall Street sobre los derechos de los ciudadanos y la idea de que todos tenemos un asiento en la mesa y un trozo de tarta. Tal vez en realidad nunca ha existido, pero Trump es realmente el último clavo en el ataúd. Lo llamo el último presidente de los Estados Unidos porque realmente podría serlo. Tampoco hay un mecanismo claro ahora para eliminarlo: nos enfrentamos al adversario más peligroso de la historia.

– ¿Cómo se explica la propagación de fenómenos similares en el mundo?

-Me parece que en muchos países las personas están hartas de cómo están las cosas en su vida cotidiana y ven que Trump, Brexit u otros fenómenos similares como Molotov son arrojados al sistema para vengarse. Después del Brexit, participé en el programa Bill Mahre diciendo que Trump ganaría y que ganaría en Michigan, Pennsylvania y Wisconsin. Y el público de ese programa, que es principalmente liberal, me silbó: nadie lo creyó. Bueno, lamento darte malas noticias, pero harías bien en escucharme. Después de todo, fui yo, el que le dijo al Óscar que no habría armas de destrucción masiva en Iraq, el que hizo un documental sobre Columbine diciendo que los disparos serían cada vez más, y mire dónde estamos hoy. A veces me pregunto cuánto más película tengo que hacer, ¿Cuánto tengo que golpear mi cabeza contra la pared para explicar lo que está sucediendo en este país? Porque ahora que hemos llegado a este punto, le hemos dado la Casa Blanca a alguien que no respeta la ley y la decencia humana.

– Hay algo de lo que debemos desanimarnos …

-Como todos los demás, casi me rindo. La gente está desesperada, somos una nación desmoralizada. Tendremos que reaccionar todos juntos, en las calles, en los asientos, somos más numerosos que nosotros. Sabemos que Hillary ha ganado, que hay al menos tres millones más de nosotros, así que podríamos hacerlo.

– ¿Alguna vez Estados Unidos logrará lavar la vergüenza del triunfo?

-Es importante que las personas de otros países recuerden que la mayoría de los estadounidenses no deseaba a Trump, que logró tomar el poder solo gracias a una oscura cláusula constitucional insertada hace 200 años para proteger a los estados esclavistas (la circunscripción electoral, ed.). Y ahora todos estamos pagando el precio: debemos deshacernos de él lo antes posible. No hay mucho lugar para el optimismo, pero como un monstruo en la película algo se mueve, vamos a enviar a la primera mujer musulmana, una madre soltera al Congreso, la gente comienza a decir: “Entonces nos desharemos de Trump, así que resistiremos”. “Y tal vez, tal vez digo, tendremos éxito”.

– ¿Su mensaje a sus conciudadanos?

-No te rindas, deja de “esperar”, la esperanza no arregla nada, no puedes basar una revolución en la esperanza. La esperanza nunca ha derrotado a un presidente en el cargo, esperanza, ahora, solo hay enemigo. Esto es lo que los demócratas continúan repitiendo: “Hay esperanza para 2020 …”, pero ni siquiera logramos este paso para 2020. Debemos levantarnos ahora, tenemos que participar en las urnas en noviembre, hacer todo lo necesario para poner fin a esta locura. Pero si nos quedamos en casa con esperanza, entonces no habrá más esperanza. La nueva generación, como los muchachos que sobrevivieron al tiroteo de Parkland (escuela secundaria en Florida) no esperan, se movilizan y esa es la única forma en que podemos ganar. Tal vez la esperanza te hace sentir mejor, pero me opongo a anestesiar con esperanza. El único remedio es la acción y el enemigo es más grande que Donald J. Trump. El adversario es el capitalismo estadounidense. Para recuperar el país tendremos que ir contra Wall Street, contra la misoginia. Será necesario mantener a los racistas en su lugar para evitar que tengan voz.

– ¿El sueño americano realmente está en peligro de muerte?

-Nos encontramos en una especie de pesadilla a cámara lenta que parece haber comenzado hace mucho tiempo, mucho antes de Trump, el “sueño” estadounidense para muchos fue una pesadilla. Tenemos entre 40 y 50 millones de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza, que no pueden leer más allá del nivel de un niño de 10 años. Y cuanto más mantienes a la población ignorante y fomentas el miedo, más cerca está el control. En este contexto, el partido demócrata el papel de Vichy, son colaboradores. Si somos moderados como nos aconsejan, será nuestro fin. En lugar de ello, debemos actuar como si fuéramos la resistencia francesa y los tanques alemanes se encuentran a 30 km de París …. En los 80 años leí un libro titulado Friendly Fascism de Bertrand Gross, escribió proféticamente que el fascismo del siglo XXI no tendría la cara de la del XX. Eso no se presentaría con campos de concentración y cruces gamadas, sino con una sonrisa y un programa en la televisión, para que la gente se convenza de seguirlo. El fascismo en progreso ahora no tiene tanques sino compañías de Wall Street.

-Hay paralelos históricos demasiado obvios.

-En la película quería poner la portada de un periódico judío en Frankfurt después de la toma del poder de Hitler. Pidieron calma, explicaron que los nazis no podían llevar a cabo sus planes, que la constitución los impediría. Un optimismo que me recuerda a muchos de los que tranquilizan sobre el futuro o invocan la acusación y la investigación del FBI como una solución.

– ¿Lo entendieron los estadounidenses?

– ¿Sabes quién lo entiende? Las mujeres, jóvenes, las minorías étnicas. Creo que habrá un tsunami de votantes en noviembre, negros, hispanos, que llegarán a niveles récord. Si lo hacen, los republicanos serán derrotados. Si no lo hacen, esto no sucederá y Trump será reelegido nuevamente en 2020.

Michael Moore es director de cine

Fuente: https://ilmanifesto.it/michael-moore-il-fascismo-di-oggi-e-un-sorriso-in-tv/

Traducción: Carlos Abel Suárez para sinpermiso.info


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.