El enganche médico y su urgente eliminación

¿Y usted qué opina?

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

Cuando al país se le vino encima la violenta y profunda crisis económica y fiscal de los años 80, los médicos ganaban, como promedio, el equivalente en colones de unos $1.000 a $1.500. El país se quedó sin divisas en el Banco Central y se generó una altísima e imparable devaluación que redujo ese salario de los médicos al equivalente de unos $100 a $150 por mes.

En mayo de 1982, cuando el presidente Luis Alberto Monge recibió el gobierno, los médicos llevaban semanas en huelga y los servicios de la CCSS estaban paralizados. Además de la crítica situación económica y fiscal del país, sin duda la más dura y difícil en muchas décadas, la huelga médica y hospitalaria era el detonante social y político inmediato de resolver.

Dos eminentes médicos, el Dr. Guido Miranda futuro presidente ejecutivo de la CCSS y el Dr. Juan Jaramillo designado ministro de Salud Pública, conjuntamente con los futuros ministros de la Presidencia y de Trabajo, fuimos comisionados para dialogar y resolver la huelga antes del traspaso de poderes.

La solución negociada fue el enganche médico para ganar tiempo e ir progresiva y paulatinamente resolviendo el tema medular y central de la severa crisis económica y fiscal del país, a la vez que paralelamente ir equiparando con justicia el salario de los médicos y del personal de salud, regresándolo a su nivel promedio y normal de ingresos en colones.

Al mejor estilo social demócrata, se dialogó francamente con los sindicalistas y se explicó la realidad de la situación económica y fiscal del país. Los dirigentes médicos en huelga entendieron y la huelga se terminó. El finiquito se firmó con este distinguido grupo de profesionales en el auditorio del Colegio de Médicos, en presencia del presidente Luis Alberto Monge y autoridades del entrante Gobierno de la República

En ese momento la solución fue necesaria y justa, pero el enganche médico se concibió y aprobó como una medida transitoria en el tiempo. La razón: en la siguiente década el país asimiló y superó la severa crisis de los años 80, se estabilizó y comenzó de nuevo a crecer económica y socialmente.

Si el enganche médico no se ha eliminado es por desidia de los últimos cinco gobiernos y de la Asamblea Legislativa. Esa es la pura verdad.

Incluso, si mal no recuerdo, hasta la ANEP en algunas de sus declaraciones públicas, en el pasado, se pronunció por eliminar este privilegio para los médicos y los profesionales de la salud, por lo que sería bueno conocer la opinión de sus actuales dirigentes. Ellos tienen la palabra ante el país.

Esa medida de paz y justicia social de hace 35 años ahora es un privilegio inaceptable y estoy seguro que hasta los médicos y sus colegas lo aceptan así.

Es hora de que los actuales diputados, sin debates innecesarios, cumplan con su deber y hagan lo que tienen que hacer: eliminar el enganche médico… y también otros privilegios y pluses inaceptables en la Costa Rica del presente.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.