El desgaste

De José Calvo

José Calvo

José Calvo

Como ya me está volando la chaqueta para entrar en los 90 sufro de algún desgaste. Estoy agachado, casi no oigo, sufro de rasquiña, descuelgo el labio inferior, babeo si no me cuido, tiemblo mucho, casi no me da hambre, se me han torcido las pocas muelas que me quedan, estoy muy flaco, he perdido la memoria fotográfica que tuve, y estoy empezando a “hacer trencito”, Pero en lo demás estoy bastante bien, si no soy como el defenestrado optimista que cuando iba cayendo por el segundo piso decía “todavía por aquí voy bien”.

De más está decir que no uso celular. El profesor Sasso me pondría un cero en su asignatura. Y de ajuste creo en la “renta pública garantizada” como única respuesta a la automatización. Mientras que ellos quieren que la gente que no pueda competir se muera de hambre, y estiman que el que es muy grande se lo deje todo. Si pensamos en el “funcionariado” que les ayuda, esa relación se está acabando; todavía es aliado de los grandes, pero que no lo será porque por mucho tiempo mas; no lo puede ser, y eso es una esperanza para las “sans culottes”.

Un paradigma se parece mucho a un individuo, con la diferencia de que el paradigma puede encontrar alternativas, aunque casi nunca las quiere, y prefiere decir como el optimista: “todavía por aquí voy bien”.

La humanidad está también cambiando aceleradamente, y no se puede predecir a dónde llevará ese cambio, pero no nos queda mas remedio que tratar, y eso es lo que yo hago, a mi manera, siguiendo mis inclinaciones, como tengo que hacerlo. Yo veo una mayor intervención del Estado repartiendo la riqueza. Y veo una mejor distribución de la riqueza.

Me atrevo a asegurar que sin empleo tampoco habría demanda para toda esa producción automatizada, de la internet de las cosas, de la manufactura digital, la de los vehículos automáticos, la de la inteligencia artificial la de ¿qué mas señor Sasso?

La gran pregunta es ¿de quién es esa producción? Porque en realidad no puede ser de quien pudo pagar la patente de la internet de las cosas; o de lo que sea. Se va a ver entonces que la producción es de todos, y que el único que la puede distribuir es el Estado, para lo cual este tiene que crecer. Se va a ver también que hay un límite ambiental.

Pero ellos quieren al Estado reducido a la mínima expresión: no lo quieren distribuidor de nada. Y si va a repartir la producción tiene que ser grande, tomando en cuenta a todos los “administrados”. Lo que va a cambiar el papel del “funcionariado”, porque ya no va a hacer labores de control de los “administrados”, sino que va a repartir la riqueza de todos. Entonces si seremos verdaderamente administrados.

Yo veo y comento de ese parecido entre el desgaste de una persona y el de un paradigma que empieza a hacer trencito, a rasquiñar, y a babear.

Los simpatizantes del neoliberalismo no se den cuenta tampoco de su lamentable estado de salud, y dicen como el hombre optimista que se defenestró “todavía por aquí vamos bien”.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.