El daño está hecho

Notas al tema

Guillermo E. Zúñiga Chaves

Guillermo E. Zúñiga

El Ministerio de Hacienda nos dio una nueva sorpresa esta semana. Cuando la señora ministra Rocío Aguilar fue a la Comisión de Asuntos Hacendarios a solicitar la aprobación del primer presupuesto extraordinario (que le permita utilizar ₡600.000 millones para amortizar deuda), reconoció que habían hecho pagos por ₡48.000 millones sin tener autorización presupuestaria. (“Hacienda paga ₡ 48.000 mills. de deuda de forma ilegal”; Diario Extra, 8 de agosto de 2018, pág. 3).

Precisamente, Hacienda solicitó este presupuesto para poder amortizar deuda; pero en su trámite, apareció el hecho de que esos pagos se están haciendo sin autorización legislativa. Desde luego, la pregunta que los mismos legisladores se hicieron es para qué fueron a pedir permiso, si ya lo estaban haciendo.

Contratos de colocación. Con esto de los pagos de amortización de deuda “no previstos” en el presupuesto, se han intentado los más variadas explicaciones o excusas. Pero hay un hecho que parece haberse olvidado. En el segundo semestre del año pasado, el Ministerio de Hacienda le informó al país que estaba trabajando en la venta de hasta unos US$ 1.500 millones a través de un contrato de colocación. Esto vendría a solucionar los problemas de caja de fin y principio de año.

Un contrato de colocación es un mecanismo por medio del cual el Gobierno puede colocar una emisión de bonos a través de un intermediario, quien presta los servicios de colocación y distribución de valores. (Artículo 42 del Reglamento de Oferta Pública de Valores). Todavía hacia finales del año se hablaba de esta opción, aunque nunca se supo quién sería el agente colocador y quién sería el comprador internacional de esos bonos. Mucho menos supimos a qué plazo se estaba planeando contratar esa deuda.

Este negocio se cayó, lo que obligó a hacer colaciones de corto plazo. Pero nada de esto nos dijeron, ni tampoco lo dijeron cuando a finales de febrero de este año, se presentó el plan de endeudamiento para el primer semestre de 2018.

La apuesta fue que esos vencimientos se podrían manejar por medio de canjes de deuda, para lo cual, de acuerdo con la práctica, no sería necesario pedir autorización presupuestaria. Pero el mercado no reaccionó favorablemente. Ahora sabemos que los canjes no se dieron. Entonces, no les quedó más remedio a las autoridades hacendarias que ir a explicar a la Asamblea que necesitan la autorización del presupuesto extraordinario para hacer frente a esas amortizaciones.

La señora ministra se queja de que no fue informada. Y ahora reconoce que desde junio se ha venido haciendo frente a esas amortizaciones sin tener contenido presupuestario. En palabras simples, se ha tomado fondos de la caja general, para pagar esos compromisos.

Desde luego entiendo que no haber pagado posiblemente hubiera sido un mal mayor. Si no amortizamos a tiempo, caemos en incumplimiento (default, se le llama en la jerga); cosa gravísima. Pero el haberse tardado tanto tiempo para informar a la Asamblea Legislativa de la situación es también muy grave, inaceptable y en la de menos, malicioso, tomando en cuenta que desde principios de año los responsables debían conocerlo. Los inversionistas no ven con buenos ojos estas cosas; se crea demasiada incertidumbre. El mercado nos va a cobrar estos manejos y el endeudamiento futuro va a ser en condiciones muy duras para el país.

LA CONTRALORÍA. Para terminar de hacerla, este jueves la Contraloría General de la República, en su informe Evolución Fiscal y Presupuestaria del Sector Público – Primer Semestre 2018, nos dice que el monto de las “amortizaciones de títulos de la deuda sin contar con el necesario contenido presupuestario al 31 de julio de 2018 por un monto de ¢182 mil millones (¢48 mil millones de corto plazo y ¢134 mil millones de largo plazo)…”. La cifra resultó ahora casi 4 veces más grande que la originalmente informada.

CONCLUYO. No hacer esas amortizaciones a tiempo sería fatal. Hacerlas sin los contenidos presupuestarios correspondientes es igualmente grave. La aparición de cifras cada vez distintas y mayores es una pésima señal, con enormes consecuencias negativas. Esto hay que pararlo.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, promedio: 4,83 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

Una respuesta a El daño está hecho

  1. Gustavo Elizondo 13-08-2018 en 2:54 pm

    Don Guillermo, con la verdad en la mano, ¿está seguro que en su gestión no tuvo que hacer malabares para atender estos faltantes y que más de una vez tuvo que pedir perdón porque no le fue posible pedir permiso? Usted como ex Ministro sabe que la pecaria situación fiscal puede llevar a eso.

    Responder

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.