El cuchillo mocho del presidente

COMPARTIR:

Don Padre

José Luis Valverde Morales

José Luis Valverde

En casa de herrero cuchillo de palo” reza el viejo refrán, el presidente de la república Carlos Alvarado Quesada, es comunicador de formación, su gobierno anda dando bandazos en la materia, de repente se miró al espejo, posiblemente se carboneó solo, se acordó de su viejo oficio, llegó al nuevo hospital del COVID, comenzó a tirarse flores, de vuelta casi recibe la maceta en la cabeza ante la ácida critica que se le vino encima.

El recordado periodista (para las viejas generaciones) Joaquín García Soto, mano derecha en materia de comunicación de uno de los personajes más carismáticos de la historia, don Ricardo Jiménez Oreamuno, tres veces presidente y el único hasta el día de hoy sentado en la silla de mando de tres poderes, a saber: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, acuño la frase: “El Cementerio de los Quemados”.

Al camposanto imaginario van a parar personas ansiosas de protagonismo, los típicos roba cámaras, bombetas de cuello limpio y hasta curtido, quienes se tocan y de repente se sienten candidatos a cualquier cosa, el asunto es figurar.

A la jaula de los leones

La pésima gestión de la imagen de gobierno ya tiene con un pie en el otro potrero al ministro de Salud Pública Daniel Salas, en una estulticia de las más grandes, lo están tirando a la jaula de los leones, cuando se perfila como una buena promesa, eso de sacarlo un día sí y otro también empacha, por mucho que algunos exalten su buen porte, pero en materia de comunicación hasta esto es incendiario si no se dosifica, como quien terminó en un hospital por prender una parrilla con gasolina.

El tema del COVID se volvió monotemático, para nada es solo un asunto sanitario, no en vano la Organización Mundial de la Salud, esa que ahora quiere defenestrar el presidente Donald Trump, la define como una construcción social, concurren múltiples actores, sin agua potable, empleo, educación, vías de comunicación entre otros elementos, el bienestar integral no pasa de ser una quimera.

Carlos Alvarado está desperdiciando la oportunidad de mostrar a su gabinete como un verdadero equipo, el Ministro de Salud para nada es Messi o Ronaldo, quienes sabemos nunca ganan solos los partidos, aunque entre los dos monopolicen desde hace años el Balón de Oro.

Ante las metidas de escarpines anunciaron a don Rodolfo Méndez Mata, por mucho el mejor ministro, quien procuraría unificar el idioma en la Torre de Babel instalada en Zapote, donde el titular de Hacienda propuso y simultáneamente el mandatario dispuso enmendándole la plana.

Así como cada uno hace su introspección encerrado en la cuarentena, el Presidente debe revisar las herramientas, entre ellas el mocho y carcomido cuchillo de palo de la comunicación, en manos de amigos, quienes chapucean el monte, incapaces de sacar la tarea en medio del charral.

Calificación: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

COMPARTIR:

Revise también

Una estación llamada futuro

Una estación llamada futuro

Freddy Miranda Castro Hace muchos pero muchos años, creo que en 1981, regresábamos de un …

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!