El aprendiz

COMPARTIR:

Parehara

Oscar B. LLanes Torres

Oscar B. Llanes

Era una mañana de gran movimiento en la sastrería El Arte de Martín LLanes, fin de mes los sueldos circulan el mercado municipal en despliegue de gran actividad, se la ve a doña Gabriela muy agitada rodeada de su fieles clientes, a doña María Orihuela distribuyendo los alimentos de la media mañana, doña Amada Torres de LLanes, la madre de este servidor, célere en su máquina Singer, y sus ayudantes de siempre, ya comadres, se recuerda a la Chinita, Elba, y al oficial de la sastrería Vicente, primer ayudante de don Martín LLanes, todos hermanos. En un momento de las actividades llega la Señora Ramona Zayas de Martínez y su pequeño hijo de más o menos ocho años, Adolfito, rubio, de cabellos en desaliño, delgado muy delgado, con zapatos negros nuevecitos y recién peinado, pantalones ajustados al tamaño y la probable edad, cuenta doña Ramona que es muy buen alumno en la Escuela Costa Rica, que goza del afecto de las profesoras y un buen declamador en las festividades que organiza la Escuela, luego solicita a don Martín una atención especial quien accede con gusto, Adolfo siempre de la mano de su madre, doña Ramona, expone su inquietud en forma firme, diciendo textualmente “Don Martin quiero entregarle mi hijo Adolfito como aprendiz en la sastrería y que se haga un hombre de bien en el futuro”, don Martin accede y agradece la confianza de doña Ramona, y mirando al niño le dice, “y bueno vamos comenzar”, quedará bajo las ordenes de don Feliciano Martínez, su asistente Oscar Cáceres, figura que merece un capítulo aparte, sin olvidar que su hermano Vicente en la sastrería es también su Jefe, recibe la primera orden mojar los tejidos que se transformaran en vistosos atuendos, preparar las planchas con carbón y la emoción de los chirridos. El tiempo sigue su curso, Adolfo se torna un adolescente, terminando la primaria, y don Martín LLanes viendo en el joven un buen material humano considera que merece la oportunidad de seguir estudiando, en aquella época se inaugura el Curso de Maestra Normal, sería el primer varón en Itá con este diploma, delineando una trayectoria de éxitos de la profesión de Maestro, cultivando el espíritu en la enseñanza a los niños de lugares apartados y con la solvencia acostumbrada, conoció de privaciones de la profesión, recibió consagración por el aprecio de sus discípulos y el reconocimiento de la comunidad que encontró en el maestro Adolfo Martínez, un guía, un orientador, un ejemplo.

Transcurren en la vida del Maestro nuevas experiencias, nuevas oportunidades, nuevos desafíos, la Sastrería el EL Arte ya es solo un distante recuerdo, las enseñanzas de don Martín, sus consejos, sus recomendaciones, sus obligaciones y las exigentes disciplinas marcaron profundamente en el joven y valioso orientador de nuevas generaciones, la vida le lleva a otras geografías de la República, se le presenta nuevos desafíos en lejanos poblados, se inaugura un colegio y se torna su primer director, la población de San Estanislao (Santaní) lo acoge como propio, entrega su pasión a la docencia, se vuelve la propia imagen del Maestro, en estilo, en su andar, en su gesto, en la pausada y serena forma de hablar, se comunica enseñando, su tarea es transmitir conocimiento y su preocupación es la educación, la de formar personas mejores, honorables, cimentó a su paso el don de la decencia, del afecto, del servicio, del buen querer, sin olvidar el buen humor que lo hace único e incomparable. Hoy la vida nos pone frente a frente en su nueva geografía, donde está retirado, tiene una librería, una linda familia, a la par del Colegio donde sirviera con fe y vocación, sumando la consideración de la población, el respeto de la sociedad a quien sirviera, y sus recuerdos marcados en el alma, una huella imborrable que la lleva con engalanada sobriedad, dejo en nombre de la familia LLANES – TORRES y sus miembros los votos de muchas felicidades y larga vida.

LAMBARE, PARAGUAY

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Diplomático (J) y Profesor Universitario Paraguayo.

Parehara es una palabra en Guaraní, lengua oficial en Paraguay junto al español, que significa mensajero


COMPARTIR:

Revise también

El Salvador: Mal manejo de pandemia golpea al pueblo, sobre todo niñez y mujeres

Desde que inició la pandemia por el COVID-19, el presidente Nayib Bukele decretó el cierre …

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!