Dos reformas municipales

…¿Y usted qué opina?

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

El abogado y académico Alex Solís Fallas presentó un recurso de inconstitucionalidad contra el artículo 14 del Código Municipal, para que se declare inconstitucional la reelección inmediata y sin límite de los alcaldes.

Dicho artículo 14 niega el principio de alternabilidad en el ejercicio del poder y violenta principios democráticos fundamentales, como la transparencia y publicidad de los actos, la rendición de cuentas, el no abuso del poder y la igualdad de oportunidades, dando origen a inaceptables cacicazgos cantonales, a opacidad y al dominio férreo de las cúpulas y los aparatos partidarios sobre la elección de los candidatos a alcaldes y la política cantonal.

De ahí que los defensores de esos cacicazgos y de la opacidad, que ha terminado por controlar la vida de los partidos políticos, han comenzado a manifestarse a todos los niveles. Por ejemplo, el Jefe de Fracción del PLN reaccionó en contra de esta necesaria iniciativa como si lo hubieran picado en el corazón de sus más fieles convicciones continuistas y elitistas sobre el poder.

Aclaro que soy un defensor de la reelección y opino que cuando un funcionario elegido popularmente hace bien su trabajo, como es el caso de muchos alcaldes, tiene derecho a ser reelegido, con reglas claras y plazo definido.

La norma a nivel presidencial de esperar dos períodos es buena y equilibrada. En el caso de los alcaldes, la reelección debería admitirse por un período, para así completar una buena función cantonal de ocho años. Más que suficiente.

Paralelamente a este recurso de inconstitucionalidad, la Asamblea Legislativa debería reformar el artículo 14 y otro aún más criticable y censurable, el artículo 20 del Código Municipal, que establece el actual sistema para fijar el salario de los alcaldes y que es la suma de todas las irracionalidades imaginables en materia de salarios en el Estado Costarricense. Una verdadera e inaceptable obra de arte y fina confusión presupuestaria.

Por ejemplo: con base en dichos dos artículos y la convención colectiva, la suma de ingresos totales del Alcalde de San José, sumando su salario base, 20 anualidades por los años que lleva en el cargo, dedicación exclusiva, gastos de representación y otros pluses, anda en el orden los 16 millones de colones, o sean unos US$27 mil al mes. Un ingreso superior al de los alcaldes de Nueva York, París o Londres. Increíble pero rigurosamente cierto.

¿No es esa la radiografía más absoluta y clara de la crisis de la política nacional?

Se me argumentará que es legal y el resultado de la suma de los dos benditos artículos. Es cierto. Será legal, pero es una gran falta de moral pública, una bofetada al país y una exageración inaceptable y censurable, por lo que hacen muy mal los Diputados compinches y compadres de esa absurda normativa, en defender lo indefendible. Por eso está tan mal y desprestigiada la política.

Si queremos profundizar y fortalecer el régimen municipal y, por esa vía, el sistema democrático costarricense, comencemos por el valor transparencia.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Aquí quedan planteadas estas dos necesarias reformas al Código Municipal.


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.