Día de la Democracia Costarricense

Vía costarricense

Johnny Soto Zúñiga

Johnny Soto Zúñig

Desde el año de 1942, por Decreto N° 18 se instaura el 7 de noviembre como el “Día de la Democracia Costarricense”; con el fin de celebrar y honrar a los costarricenses que salieron con armas a defender el proceso electoral de 1889. En esa época se enfrentaron electoralmente dos partidos políticos: El Liberal Progresista que tenía como candidato a Ascensión Esquivel; quien formaba parte del gobierno vigente de Bernardo Soto, quien decide separarse del cargo para favorecer a Esquivel; y el Partido Constitucional Democrático, que tenía de candidato a José Joaquín Rodríguez. El Presidente Soto quería imponer a su candidato Esquivel; ante este irrespeto a la democracia porque las elecciones primarias las ganó Rodríguez; la consecuencia fue que alrededor de siete mil costarricenses se organizaron con palos y machetes, y salieron a las calles para exigir el respeto a los resultados electorales. Ese 7 de noviembre de 1889, fue la primera vez que el pueblo se levantó en armas indignado por los fraudes electorales. Posteriormente se dieron otros fraudes; pero se considera este día como el Día de la Democracia.

Sabemos que el voto universal y secreto constituye la piedra angular del sistema democrático; y son los partidos políticos los que representan las ideas y esperanzas de la ciudadanía; y luchan por llegar al ejercicio del poder público para aplicar las decisiones políticas. La Constitución Política en su artículo 1 expresa: “Costa Rica es una República democrática, libre e independiente.” La Jurisprudencia de la Sala Constitucional mediante el Voto N° 2006-006733 señala: “Con fundamento en la premisa ideológica contenida en el texto transcrito, los miembros de la Asamblea Constituyente de 1949 optan por aprobar el artículo 1 de la Constitución Política, que define al Estado Costarricense como régimen democrático y pluralista. La democracia, más que un programa de gobierno, es una filosofía política que se caracteriza por su elasticidad, por su flexibilidad. En efecto, no prescribe determinada forma de gobierno, como tampoco formas concretas de organización política.

No obstante, el régimen democrático está constituido por una serie de principios e instrumentos políticos y jurídicos imprescindibles, que deben ser precisados científicamente –doctrina de la democracia- e interpretados empíricamente –modus procedendi de los sistemas democráticos-, a efecto de dotar de contenido al concepto indeterminado “democracia”. La doctrina clásica recoge los rasgos básicos del método democrático, y lo define como el arreglo institucional para llegar a decisiones políticas que realizan el bien común, haciendo que el propio pueblo decida las cuestiones mediante la elección de individuos que deberán reunirse para poner en práctica su voluntad. Sin pretender agotar el análisis doctrinario sobre la democracia, corresponde indicar que la noción transcrita coincide con el significado etimológico de “democracia” (Demos, pueblo, y Kratos, autoridad o gobierno). Un sistema se define democrático cuando el poder soberano reside en el pueblo entero.”

A la fecha, considero que nuestra democracia y su sistema ha resultado; independiente de la ejecución de las políticas públicas y la gobernabilidad que se genere; mediante los tres Poderes públicos: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), es una especie de cuarto poder de la República, institución que le corresponde la organización, dirección y vigilancia de los actos relativos al sufragio; y goza de independencia en su desempeño. Esto está expresado en el artículo 99 constitucional; y todo lo referente a la materia electoral tiene esa reserva o exclusividad constitucional. Esto es muy importante; para evitar todo tipo de intromisión política en la toma de las resoluciones; como por ejemplo lo que sucedió en 1948, que el Congreso Nacional anuló las elecciones nacionales en una clara decisión e intromisión política de los diputados contrarios al partido político triunfador de la época (Partido Unión Nacional de Otilio Ulate); esto generó una Guerra Civil; cuando el Caudillo don José Figueres Ferrer se alzó en armas y lideró el Movimiento de Liberación Nacional; con el fin de hacer respetar el derecho al sufragio en las elecciones nacionales.

Nuestra democracia es similar a una “mata”, que debemos regarla todos los días con agua; en este caso del sistema lo hacemos con actividades culturales, cívicas y se propicia la convivencia y participación democrática. El TSE, mediante el Instituto de Formación y Estudios en Democracia (IFED), es el encargado de promover y desarrollar dichas actividades; con reflexión sobre la transición histórica de nuestro sistema democrático. Nuestro país; no ha estado exento de riesgos de violentar a la democracia, como son los fraudes, violaciones a las libertadas públicas, irrespeto al sufragio y movimientos armados de los ciudadanos para hacer exigir y respetar la democracia y voluntad electoral. Llegamos a cumplir este Aniversario de nuestra democracia y es por esto que nuestro país es respetado en el Concierto de las Naciones a nivel mundial; y debemos sentirnos orgullosos de estos reconocimientos públicos; por nuestra paz, tranquilidad y haber tomado la decisión el 1 de diciembre de 1949 de la Abolición del Ejército por parte de la Junta Fundadora de la Segunda República que presidió don José Figueres Ferrer.

En las escuelas, colegios y universidades; debemos formar e informar a nuestros estudiantes; que la democracia se construye día con día; que es un deber opinar y participar en la política; así como en las diversas organizaciones comunales y municipales; que son piedra angular del sistema democrático, como primera escala de la institucionalidad costarricense. Otras instituciones públicas y privadas colaboran con promover la democracia como son las Universidades, el Centro de Estudios Democráticos de América Latina (CEDAL), diversos institutos de formación democrática a nivel privado o público, y el Instituto de Formación y Estudios en Democracia (IFED) del Tribunal Supremo de Elecciones. Se deben otorgar premios a la democracia a las personas o instituciones dedicadas a propiciar la democracia. El perfeccionamiento del sistema del sufragio duró bastante tiempo; y fue de forma paulatina y con todos los acontecimientos; especialmente de la década de 1940 en adelante que se cimentó y consolidó.

La democracia va unida colateralmente con la consolidación de las diversas instituciones públicas desde la Asamblea Nacional Constituyente que redactó la COPOL actual de 1949; como fueron el TSE, la proscripción del Ejército, la Contraloría General de la República, el Servicio Civil; fue el inicio de la descentralización del Estado; la consolidación del Régimen Municipal con su autonomía financiera y política; entre otras instituciones públicas creadas en el país. Un hecho fundamental fue la reforma constitucional de 1956 sobre la deuda política; que propicia que los partidos políticos tengan acceso al financiamiento público; es decir que el mismo pueblo paguemos el costo de nuestra democracia y formación de los partidos políticos y sus gastos de campaña. Sigo pensando que nuestra democracia, a pesar los peligros actuales como la penetración del narcotráfico, de la corrupción y del crimen organizado; sigue siendo el mejor sistema político vigente.

El respeto a un Estado democrático de Derecho, a nuestra gobernabilidad y la doctrina de la separación o división en tres poderes públicos planteada desde 1748 por Montesquieu; en su libro: El espíritu de las leyes; y nuestra forma de convivencia pacífica y ahora en el mundo moderno con las tecnologías de redes sociales; permiten intercambiar y que los ciudadanos ejerzan su libertad de expresión y opinar sobre los temas públicos y privados de trascendencia. Con la llegada de la globalización y nuevas tecnologías; la democracia se enfrenta a nuevos retos y desafíos futuros, al pluralismo, al multipartidismo que llegó para quedarse por mucho tiempo; desplazando el viejo “bipartidismo”; y en general el respeto y tolerancia en las ideas que se profesan sobre la función del Estado y su accionar con decisiones políticas fundamentales. Finalmente creemos en la democracia social y la democracia participativa para la búsqueda del bien común, el respeto a los derechos humanos fundamentales, la calidad y felicidad de todos los ciudadanos sin distinción o discriminación alguna.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Revise también

Informe de la Nación

¿Y usted que opina? Fernando Berrocal El Informe de la Nación-2022 dice que perdimos el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.