Desprestigio institucional

El sereno

Álvaro Campos S.
campos.solis.alvaro@gmail.com

Álvaro Campos Solís

Algunas instituciones nacionales que en su momento fueron modelo y orgullo de la comunidad nacional, la Universidad de Costa Rica, por ejemplo, paradigma de la educación superior, hoy proyecta una imagen desteñida a la que el pueblo identifica como lugar donde sobra el dinero, abundan las necesidades y todo aquel que forme parte de su planilla tiene garantizado un alto salario y una pensión de lujo, como para pedirle a Dios que llegue la jubilación lo más pronto posible.

Como habría dicho don José Figueres: “en nuestras universidades se come con manteca”, aludiendo a la situación que imperaba hacia la mitad del siglo anterior cuando las familias pobres cocinaban los alimentos casi sin manteca ni aceite. Los ricos mataban a fin de año el cerdo que habían cebado durante varios meses y guardaban la manteca para el resto del año.

La citada universidad, además del Tecnológico, Universidad nacional, Universidad técnica, Consejo Nacional de Rectores y hasta la Estatal a Distancia, distraen los recursos de sus respectivos presupuestos para convertirse en inversionistas y de esa manera captar intereses que se van acumulando en las arcas de instituciones financieras.

Los dates son escalofriantes, sobre todo para un país, cuyos dirigentes políticos y académicos dicen que se orienta al desarrollo. Según informes dados por la Contraloría General de la República esas instituciones tienen invertidas en entidades financieras más de 154 mil millones de colones. Producto de esa “platica” perciben en intereses anuales por 12 mil millones de colones.

El colmo: esas mismas universidades, con el apoyo del estudiantado, suspenden lecciones, bloquean carreteras y caminan hasta Casa Presidencial exigiendo más recursos financieros, con el argumento de que no tiene dinero para infraestructura y que las becas del año siguiente están en peligro.

También es lamentable que los estudiantes o al menos sus dirigentes no se informen, no exijan cuentas a las autoridades universitarias sobre cuestiones financieras, antes de actuar “como pollitos” y bloquear carreteras, en perjuicio, precisamente, de quienes financian sus estudios para convertirlos en profesionales. Ironías de la vida.

Lamentablemente la práctica de capitalizar el dinero del presupuesto o engavetarlo no es un recurso al que apelan solamente las universidades estatales. Ahora se sabe que en el los Ministerios de Educación publica, Vivienda y Seguridad Pública, prefieren sub ejecutar el presupuesto de tal manera que al finalizar el año devuelven esos recursos al Ministerio de Hacienda y aquí no ha pasado nada, literalmente. Solo falta acudir a la fiesta de fin de año, para celebrar los logros alcanzados en el período. Falta compromiso, voluntad y autoridad, pero la plata sobra.

Los responsables de esas finanzas podrían alegar que no pudieron avanzar en la construcción de obra pública, pues los encargados de firmar permisos y poner sellos, en ese mundo de la tramitología, estuvieron ausentes por vacaciones y luego por enfermedad. Y dale con el subdesarrollo. Foméntemelo, hasta que nuestro país se chilenice.

Mientras tanto, algunas escuelas y colegios se caen a pedazos, en ciertos lugares los jóvenes reciben lecciones en la iglesia, en el salón comunal y hasta debajo de un árbol. Nuestros policías siguen laborando en condiciones tan precarias, como que, en los camarotes de algunas delegaciones, en invierno hay que colocar baldes para que no se mojen las cobijas que protegen a los representantes del orden público.

Con esa imagen de desolación que proyectan universales estales e instituciones del Estado a uno le asiste el derecho a preguntar: ¿cuál es el futuro de nuestro país?

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.