Desde La Mina: La entrevista, un duelo de titanes

COMPARTIR:

Mauricio Castro

Mauricio Castro Salazar
mauricio.castro@costarricense.cr

El pasado 5 de diciembre entrevistaron a Jose María Figueres. Han pasado varios días desde entonces y como se diría popularmente “…mucha agua bajo el puente…”. En mi casa, en La Mina, en Santa Ana, he “rumiado” esto que comparto con usted:

Al principio la entrevista me pareció durísima y rudísima.

Luego me pareció menos dura y menos ruda.

En ningún momento la sentí suave y amena.

Me he cuestionado varias veces cómo debió haber sido, y concluyo que así: durísima y rudísima, menos dura y menos ruda y nada suave ni amena.

Y tiene explicación: lo rudo y duro se trata así: ¡rudo y duro! y de igual forma se trata lo menos rudo y lo menos duro….

El entrevistador no podía ni debía ser ni ameno ni suave y no lo fue.

Me ha hecho gracia leer varios comentarios que dicen que la entrevista fue arreglada, que se notó porque Jose María usó el color morado que Saprissa volverá a usar, que puso la foto de sus hijos detrás y la de Clinton….

Que hizo todo lo que su firma de asesores de imagen dijo que hiciera, y por supuesto que el entrevistador siguió el guión que le dieron.

¡Qué barbaridad!

Comentarios como ese solo los pueden hacer los que muy atinadamente decía don Pepe: “…no les cobran por hablar…”

Jose María no ha tenido nunca cercanía alguna con Telenoticias. Telenoticias nunca ha tenido cercanía alguna con Jose María.

A los que opinan que fue arreglada: ¿se les olvidó ese pequeño detalle?

¿Entonces, qué sucedió?

-Que Ignacio Santos se comportó como lo que es: un profesional. De experiencia, con inteligencia y mostró cómo se deben hacer las entrevistas: permitiendo que el entrevistado opine y que los televidentes saquen sus propias conclusiones.

Entendió que se trataba de una entrevista y no de un debate.

-Que Jose María se comportó como lo Figueres que es. Con chispa, con inteligencia, con un discurso sin adornos, claro y directo. Y sobre todo súper tico.

Entendió que estaba siendo entrevistado y no en un debate.

Fue evidente que los dos se prepararon.

¿Eso es arreglar una entrevista?

¿Qué le iban a preguntar a Jose María que no estuviera relacionado con Alcatel, su vida fuera de Costa Rica y su actividad política?

Ignacio Santos se preparó seria y responsablemente, como tenía que hacerlo.

Mostró que es periodista y abogado, y que la mezcla de ambas profesiones sumadas a la “malicia indígena” da resultados muy buenos.

Jose María se preparó como lo que es: un líder que hablaría por televisión a su país por primera vez luego de 7 años.

Mostró que sabe hacerlo y por qué está en la mente y el corazón de tantísima gente.

Esta entrevista marcó un hito en la historia del periodismo nacional.

Habrá un antes y un después.

Ojalá que los colegas periodistas de Ignacio lo imiten y que las futuras generaciones de periodistas aprendan que para ganar un espacio en la televisión nacional se tiene que estudiar, preparar, saber preguntar, saber escuchar y sobre todo ser respetuoso.

Yo digo que no fue una simple entrevista, fue un duelo de titanes.

Evalúe esta columna
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

COMPARTIR:

Revise también

Heriberto Valverde

Desde la pandemia

Casos y Cosas Heriberto Valverde C. Esto de la pandemia y sobre todo el enclaustramiento …

Un comentario

  1. Figueres muy elocuente, por eso la gente vota por él. Al final es mejor tener en su equipo a alguien como él, que tenerlo de rival. Pero no me nace que con eufemismos y nostalgias se olvide uno de todo lo sucedido.

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!