Democracia y populismo

De José Calvo

José Calvo

José Calvo

La democracia es el sistema que permite al voto popular elegir a su candidato, sin importar si hace demagogia o no la hace No importa si a Trump lo eligen los muchachos americanos porque les dice la verdad sobre que es la libertad de comercio lo que elevó a China a disputar a los Estados Unidos el primer lugar en el mundo; al buscar los empresarios americanos el lugar mas barato para producir. O si les dice que son los inmigrantes indocumentados quienes han reducido al país a la categoría de segundo lugar, lo cual es falso: ellos lo eligieron democráticamente, al derrotar las pretensiones de Hillary y su élite. Se puede decir entonces que el populismo es lo que permite la elección de un candidato popular. Pero eso también es la democracia. Ponerle límite a las pretensiones de la élite. Y si eso lo permite la democracia, ¿de qué nos vamos a quejar?

Nos podemos quejar de que unos tipos inescrupulosos como Trump usen la política para favorecer a su clase bajando los impuestos, y engañen al electorado con que el problema son los extranjeros indocumentados: ofreciendo construir un muro ante Méjico. Es populismo fácil echarle la culpa a los extranjeros, pero es verdad aquella parte de su campaña que se refiere al problema de desempleo para los Estados Unidos de exportar sus manufacturas a la China porque allí es mas barata la mano de obra; y eso es lo que ha hecho el empresariado americano.

Falta saber si el “populo” se va dejar seguir engañando por la élite, como es la costumbre, o si va a usar el teléfono celular para defenderse; porque tiene la oportunidad de hacerlo.

Entre mas abusiva se pone la élite, mayor chance tienen los populistas como Trump, que le ofrecen al pueblo lo que el pueblo intuye ser verdad, como la exportación del empleo a la China; aunque también digan que el problema es con los braceros mexicanos, que allí hace los trabajos que nadie quiere hacer. Y quiera bajarle los impuestos a los ricos.

La élite nos acusa de ser populistas cuando atacamos al libre comercio, que lo que menos tiene es libertad, pero ya se oyen las voces de los insatisfechos con la exportación de empleos a la China que ha convertido a aquel gran país en la primera potencia mundial, y ha elevado al poder a Trump.

Acabamos de ver en La Nación un artículo de página 15 que acusa a la propiedad intelectual de la OMC de ser proteccionismo; lo que estamos cansados de decir, y hemos visto también artículos que critican el paradigma del libre comercio por fomentar eso.

En realidad el “libre comercio” parece una conspiración de los países industriales para mantenernos subdesarrollados: ordenándonos desproteger nuestras industrias incipientes, y no abriendo sus mercados agrícolas a nuestros alimentos: nos conservan subdesarrollados indefinidamente. Y hay un montón de malinches locales que les ayudan.

El 6 de Abril publicó El Financiero el artículo “Orden Mundial Liberal, Descanse en Paz”, de don Richard N Haass, que es un canto de cisne. Don Guido Vargas me lo mandó porque le recordó las cosas que yo escribo. Dice Haass que el orden fue establecido por Inglaterra y los Estados Unidos, (anglosajonia) Y que le recuerda a Voltaire cuando dice que el Imperio Romano ya no era imperio, ni era romano. Porque “el orden liberal ya no es orden ni liberal”. Yo no estoy de acuerdo con Voltaire, porque el imperio romano pasó al Norte de Europa, y de allí a los Estados Unidos. Y está en el proceso de pasar a China. Ni estoy de acuerdo con Haass porque dice que el orden se propuso: respetar las economías ajenas, y proteger los derechos humanos, cuando lo que se propuso fue asegurar el imperialismo de los pises ricos.

Hay un mundo de diferencia entre el propósito de los países imperialistas durante la guerra fría, y después: cuando ya no había que respetar a las economías subdesarrolladas para que no se hicieran comunistas. Lo que lamenta Mr. Haass, además de lamentar aTrump y el tratado trans Pacífico,y la OTAN. es que Rusia se haya burlado de Occidente, que Corea del Norte haya construido la bomba atómica, que Irán y Yemen sean una pesadilla, y que Venezuela sea un caso perdido; con el apoyo y el beneplácito de los Estados Unidos, y de sus malinches.

Pero la cosa es mucho mas grave, porque el mundo no sale de la crisis, no hay empleo ni lo habrá si continúa la automatización. Y los países ricos no quieren quitar sus subsidios agrícolas, pero quieren que quitemos las tarifas aduanales, y que nos des industrialicemos.

Yo veo la cosa mucho peor que el señor Haass: La crisis no se va a terminar porque no se puede restablecer el empleo por la exportación de las manufacturas y la automatización de la producción; el control político lo tiene una élite que consigue la reducción de los impuestos con el aparente beneplácito del pueblo; la clase empresarial se adueña de las invenciones mediante el monopolio de la propiedad intelectual; no hay ninguna garantía de control del teléfono celular, o mas bien el control lo tiene la élite; las naciones ricas no se van a abrir la inmigración del tercer mundo donde uno de cada 100 habitantes quiere migrar; las naciones ricas quieren mantenernos como clientes desindustrializados y aprietan cada vez mas la propiedad intelectual.

La cosa es difícil porque la élite gobernante no le quiere encontrar solución a estos problemas porque pierden el control político que de todos modos perderán.

No se habla del ambiente en esta discusión. Si se habla del desarrollo sostenible, que es otra forma de mentir, porque se cree en el crecimiento imparable del PIB, cosa que es imposible.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.