Demasiada turbulencia

…¿Y usted qué opina?

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

Pensé titular esta columna de una forma más fuerte: “El país al garete” o “Un gobierno sin rumbo”. Pero eso no lleva a ninguna parte y fue más fuerte en mi ánimo el concepto de que “el país es de todos”, como efectivamente lo es.

Hay demasiada turbulencia en el momento actual y la misma es estimulada por todos los factores de poder real de la vida nacional, incluyendo a tres medios de comunicación (La Nación, Telenoticias y Radio Monumental) cuyos Directores quieren que el país sea como ellos quieren que sea y nada más.

La turbulencia es estimulada y acelerada, de igual forma, por los sindicalistas que desde la defensa de sus particulares intereses, quieren que el país se transforme en una especie de “democracia sindical”, olvidándose de que sin generación de riqueza y sin sector privado empresarial productivo, el país que es de todos se nos cae y nos hundimos, sin excepción y sin salida posible hacia el futuro y hacia el bienestar económico y social integral de Costa Rica.

Tampoco falta algún dirigente de las cámaras echándole leña al fuego y atizando el conflicto social y salarial que está planteado y es una realidad política, casi que pidiendo cárcel y la cabeza de los líderes sindicales.

Por experiencia, siempre defiendo la tesis de que la coherencia en la política y en el gobierno es esencial. Desde ese punto de vista, efectivamente las cosas no están, ni van bien con la actual Administración, llena de incoherencias desde el principio con el acuerdo entre el PAC y el PUSC.

Pero nada hacemos con incentivar y acelerar la turbulencia existente, más allá de los límites de la gobernabilidad, porque es en el interés del país y de sus superiores intereses, no de los parciales de las partes, encontrar soluciones y ponerlas sobre la mesa. El país es y será por siempre de todos los costarricenses y es en el interés del país que las cosas salgan lo mejor posible.

Desde esa perspectiva, al menos, el nuevo ministro de la Presidencia, Víctor Morales es un fuerte dirigente PAC y, en ese sentido, le da coherencia a la Casa Presidencial y establece un factor de confianza y vinculación directa con el Presidente de la República. La anterior situación política era una incoherencia absoluta, por las diferencias de fondo entre el es ministro Piza y su entorno.

Lo que sigue es que un buen economista del PAC, como Ottón Solís, regrese de su preciosa y bien pagada jaula dorada en el BCIE y asuma, por ejemplo, el Ministerio de Hacienda y se compre de frente la bronca de la situación fiscal y económica del país. Así la coherencia PAC-gobierno sería total, como debe ser.

Esa es mi propuesta para alcanzar un mínimo de coherencia que haga viable la necesaria gobernabilidad del país, le guste o no a los opositores del PAC. Si no hay esa mínima coherencia, la turbulencia seguirá y se profundizará aún más.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.