Delito de lavado de activos

Parehara

Oscar B. LLanes Torres

Oscar B. Llanes

La sociedad internacional convive en este tiempo con un delito poco transparente, que siempre está en la sombra, funciona en la clandestinidad, difícil de captar su funcionamiento, pues, se maneja de una forma tal que su imagen es de apariencia, realmente las autoridades nacionales tienen la obligación mayúscula de perseguir, detectar, controlar el funcionamiento de ciertas empresas utilizadas con aparente atuendo de legalidad, transparencia, formalidad en todas sus formas, el delito tiene su ritmo, su movimiento, su curso de acción es aplicado por especialistas, porque la persecución se ha vuelto más fácil controlar, fiscalizar, casi se denuncian solos, se está haciendo difícil operar las empresas de carácter de apariencia, en las décadas pasadas se vieron prosperar personas de pocas luces, se tornaron personas enriquecidas en negocios nada claro, esto era posible por la dificultad en controlar la procedencia y transparencia de las mismas, usando mecanismos que fueron perfeccionando para aparentar su pureza.

El delito de activos se ejerce con temor a ser detectado a cualquier momento y en cualquier circunstancia, las autoridades nacionales se sienten presionadas por organismos internacionales que vigilan el combate al delito de referencia, es preocupación de los Estados elaborar leyes pertinentes para conocer el funcionamiento de las entrañas de ciertas empresas, que opera bajo el signo del disimulo con todas las apariencias de legalidad en su forma, en su estructura, en su ejercicio, cumple con el rigor pleno de la apariencia, los verdaderos propietarios y sus cómplices se manejan como empresarios pulcros, ejercen actividades paralelas de personas de bien, exitosos empresarios, ya afirmamos anteriormente que eran el delito de la simulación porque las autoridades encargadas de controlar y fiscalizar actividades empresariales no le permiten que fácilmente puedan crear y aumentar sociedades comerciales postizas cuya única pretensión es la de burlar el fisco y mentir a la sociedad donde se desarrolla y convive.

Es impresionante la proliferación de este modelo de actividades empresariales, se sirven de comercios e industrias para la aparente formalidad, anunciando la capacidad de ofrecer beneficios a la comunidad dando empleos y haciendo con que los jóvenes del entorno tengan optimismo en visualizar un mañana mejor, posible, sentir el progreso y desarrollo en el país, el ambiente pacato , quieto se vuelve de repente agitado y repleto de optimismo, sin saber que son frutos de la delincuencia y de poco tiempo, porque las autoridades fiscalizadora está vigilando y acompañando su tarea, el daño que se comete a la comunidad es irreversible.

Es importante hacer el ejercicio de reflexión y descubrir la falsedad de un optimismo efímero, nuestro continente desde Canadá hasta el sur de la Argentina, existe una solidaridad en el combate a este delito y su instauración en el medio, generalmente se elige zonas empobrecidas y escasos futuros, con las condiciones mínimas de un porvenir esperanzador, la ausencia de perspectivas obligan a los miembros de la comunidad buscar mejor suerte en esta clase de actividad ilícita, muchas veces ignorando la procedencia real de los activos , resultando en meros instrumentos de perversos delincuentes que llevan a las personas ser víctimas de la ignominiosa practica de empresas con activos turbios y delincuenciales.

LAMBARE, PARAGUAY

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Diplomático (J) y Profesor Universitario Paraguayo.

Parehara es una palabra en Guaraní, lengua oficial en Paraguay junto al español, que significa mensajero


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.