De José Calvo: Cátedra de Seguridad Alimentaria

José Calvo

José Calvo

El día 2 de Noviembre pasado asistí a una ceremonia muy bonita donde la universidad Estatal a Distancia inauguró la cátedra de seguridad alimentaria que honrosamente lleva mi nombre.

Tuve ese día el gran placer de ver allí a amigos muy queridos que me acompañaron, y a mis familiares., el de oír la magnífica presentación que me hizo don Armando Vargas que conoce bien todas mis peculiaridades y extravagancias y tiene un especial talento biográfico, y el placer no menos grande de referirme al público que llenó el auditorio, explicando la opinión que estoy sosteniendo desde hace muchos años, al respecto de que la agricultura tiene una oferta muy inestable que necesita el control estatal.. Que tratar de meterla en lo que por alguna razón de corrupción de términos llaman libre comercio es como tratar de meter una espiga redonda n un agujero cuadrado. Que la importación de excedentes ocasionales baratos, siempre disponibles en el mercado internacional a cualquier nivel de precio que los alimentos alcancen en el mundo, seguirá arruinado a los productores nacionales. Que al arruinarse la producción nacional de alimentos habrá que importarlos siempre del mercado internacional al precio que allí tengan por alto que sea, lo que será ruinoso entonces para nuestros consumidores. Y que ese juego solo es ventajoso para los especuladores.

Los detalles de esta posición serán el tema que se discuta en la cátedra de seguridad alimentaria, una iniciativa muy encomiable de la UNED, y un trabajo muy elogioso para personas como don Jorge Luis Hernández, antiguo compañero de lucha promotor y organizador de la cátedra en el programa PROICAM, (Organizaciones campesinas e indígenas de América Central), con quien trabajaron duramente doña Sonia Angulo, doña Tanya García, y doña Eva Carazo, también miembros del programa PROICAM.

Entre las personas con la iniciativa para darle realidad a esta preocupación hay que reconocer la buena voluntad de don Luis Paulino Vargas, el director del CICDE (Centro de investigación cultura y desarrollo) de la UNED, y el apoyo del rector de la UNED don Luis Guillermo Carpio, quien demostró su compromiso asistiendo a toda la ceremonia de inauguración. También dieron su apoyo la UNA con la presencia de don Henry Mora, y la UCR con la de doña Marcela Dumani y don Felipe Arauz de la Escuela de Ciencias Agroalimentarias. Además del representante de FAO don Octavio Ramírez, y del IICA don Diego Montenegro, y las organizaciones campesinas e indígenas UPANACIONAL, UPIAV, MNI, JNFA, COPROALDE Y FECOOPA, todo lo cual indica que la cátedra tiene apoyo suficiente.

El acierto de empezar a formar un cuerpo de opinión sobre la seguridad alimentaria se irá haciendo mas y mas evidente conforme se agrave la situación económica del mundo, y se comprenda que no puede haber seguridad sin producción local, y que no puede haber producción local sin protección contra los vaivenes ruinosos del mercado internacional, que paradójicamente, solo sirve bien para los productos que tienen la oferta controlada, lo que es imposible para la agricultura.

En realidad no importa si la crisis alimentaria global que ha duplicado los precios se debe al aumento del petróleo; o a la conversión del grano en alcohol carburante; o al cambio climático; o a la especulación del capital financiero que se salió de financiar vivienda; o como digo yo, al efecto destructivo del libre mercado; a todas estas cosas juntas; o a alguna otra causa misteriosa. Lo que esto nos está diciendo a gritos es que es una gran imprudencia depender de un mercado internacional tan inseguro para nuestra alimentación, y que se debe restablecer la producción local a como haya lugar, abandonando el dogma absurdo del libre mercado, y protegiéndola de la gran inestabilidad de los precios del mercado internacional.

Paradójicamente, o quizá por una co- incidencia providencial, la inauguración de la Cátedra de Seguridad Alimentaria en la UNED coincidió con las manifestaciones de protesta de los productores de arroz que no pueden vender su cosecha, después de que el Plan Escudo del presidente Arias fomentó la producción como respuesta a la duplicación de precios del 2008, pero dejando el mercadeo a la libre por el dogmatismo del libre mercado, lo que produjo el problema actual, previsible y predicho, de que los comerciantes no quieren comprar la cosecha; y prefieren importar el grano al precio mas bajo que les permite ahora el libre comercio, lo que arruinará la producción nacional causando sufrimiento a los productores; y a un precio mas alto eventualmente, cuando ya no haya producto nacional, con lo que se causará sufrimiento a los consumidores; todo para beneficio de un grupito muy pequeño de especuladores graneleros, y con el fundamento de una ideología absurda que no se puede adaptar a la producción agrícola.

El Ministerio de Agricultura, que por supuesto estaba invitado al evento que describo, se hizo presente ya tarde por medio de la viceministra doña Tania López, quien se refirió a que su ministerio tenia un compromiso con otros (es de entender que con el COMEX y el de economía), para crear empleos. Y esto significa para mi que se refiere a la economía de exportación que se defiende ahora del intento de ponerle un moderado impuesto sobre la renta que no afectará a quienes ya está establecidos, y a la que parece que nos se le cobrará nada, mientra que para el pueblo angustiado hay un aumento al 14% de ventas, además del impuesto del valor agregado que grava cada paso de la producción y la distribución.

Y esto viene al caso discutirlo para mostrar de qué manera está distribuida la carga en Costa Rica, y seguro también, por qué el gobierno insiste en la importación de excedentes ocasionales baratos como una manera de bajar el costo de la canasta básica, con la ventaja que los especuladores se dignen trasladar a los consumidores, y con un argumento similar al del tipo que decía que la luna es mas importante que el sol, porque alumbra de noche que es cuando se necesita.

La presidenta ha dicho que este es un lío entre los productores y los comerciantes graneleros que no quieren compararles, y que el gobierno solo actúa aquí de intermediario, olvidando que el problema no existiría si hubiera una política razonable de seguridad alimentaria, que por fuerza tendría que dar protección a los agricultores nacionales contra los vaivenes del precio inestable del mercado internacional de alimentos, pues esa inestabilidad no la veremos nunca en los bienes industriales, cuya oferta está estrechamente controlada, por lo que paradójica o contradictoriamente son los únicos que se pueden poner en el mercado, que es supuestamente el libre juego de la oferta y la demanda: temas que seguramente serán material para la cátedra de seguridad alimentaria.

Pero hay otra cosa notable de las protestas de los arroceros ante el ministerio de agricultura cuya ministra es una socióloga mal ubicada, quien junto con los editorialistas de La Nación hace la labor que Krugman llama de confundidores de la opinión, pues la ministra culpa a los arroceros de ineficientes, al mencionar que en la China “llegan” ( no sabemos qué significa “llegan”) a 13 toneladas por hectárea y a 9 en Uruguay, por lo que eso seguro son parcelas demostrativas y no promedios de producción nacional. Lo americanos tienen 9 toneladas con precission farming, control remoto, y agotando los acuíferos; todo para agravar la inestabilidad del mercado internacional con producto subsidiado por los contribuyentes americanos, porque no producen arroz para su mercado local; y es ese subsidio pagado por los gringos lo que se pueden dejar aquí Mr Scrooge o la Conarroz.

Pero los gringos dicen que 9 toneladas es lo que debemos producir nosotros en vez de estarnos quejando de sus subsidios, los mismos que les permiten sobrevivir y seguir haciendo daño cuando el precio baja en el mercado internacional; un recurso que no tienen los nuestros. Esto se puede debatir honradamente en la cátedra, ya que no lo permiten nuestros medios de comunicación. Pero este es el país de todos los ticos, y a los agricultores nuestros no los podemos tirar al mar, porque tienen los mismos derechos que los abogados y los sociólogos mal ubicados; aunque si los podemos mandar a un precario, e irles a comprar el voto con una latas de zinc, lo que a la larga saldrá mucho mas caro.

Aquí se pueden producir las 9 toneladas, solo que una élite de arroceros de inundación, y los demás arroceros de secano también son costarricenses y tienen que vivir. Como tienen que vivir los 2000 millones de agricultores campesinos que alimentan con su producción “ineficiente” a 5000 millones de personas en el mundo subdesarrollado. Además de que esa productividad que se exige, es el camino imposible y neoliberal del crecimiento continuo, del aumento imposible de la productividad, y de la ignorancia del límite ambiental; lo que está llegando al final. Está de Dios que a un sociólogo neoliberal o un abogado hay que tolerarle opiniones agrarias temerarias que no se le tolerarían a un agrónomo; por eso los ponen. Lo que también se tendrá que discutir en la cátedra, porque es parte del cambio político inevitable: hay materia de sobra.

.El problema de la eficiencia es mas complejo de lo que se puede tratar en el periódico, pero por suerte se le puede aplicar a cualquier actividad si hubiera honradez. Podríamos comenzar diciendo que como en Brasil o en Argentina se juega mejor futbol que aquí, la eficiencia demanda que quitemos los equipos y los traigamos de Argentina. O que como los médicos americanos son mejores que los ticos, lo que hay que hacer es cerrar nuestra escuelas de medicina y nuestros hospitales, y mandar los pacientes a los EEUU, o traer aquí los médicos americanos; lo que ahora no se puede hacer con ningún servicio, que no entran en el TLC “porque no se trata de simples mercancías”. O podríamos decir que como los abogados americanos ganan más por hora que los ticos, lo que hay que lograr es que aquí ganen lo mismo, o importar los servicios legales. O que como el tránsito allá es mucho mas fluido que el de aquí, hay que importar los policías. O, como le dijimos una vez el señor Herrero cuando era un ministro de hacienda de don José María Figueres, quería subirnos los impuestos, y nos echaba en cara que los chanchos o los frijoles se podían importar mas baratos de Nicaragua: “También se puede importar mas barato un ministro de hacienda”. Para poder cambiar y asegurar la alimentación hay que decir estas cosas, con cortesía pero con firmeza

Yo me pregunto si se justifica invertir tanto en el tiempo, los profesores, y las facilidades para entrenar un sociólogo y ponerlo de ministro de agricultura, en una sociedad con tantísimos problemas sociales, y donde hay tantos buenos agrónomos y economistas; aunque seguro que no tan dispuestos a servir de comodín a los dictados ideológicos o interesados del COMEX, como los dos últimos ministros; uno de los cuales es abogado. (idem).

Todo esto es un material apropiado para la Cátedra de Seguridad Alimentaria: la eficiencia relativa, la productividad relativa, la honestidad relativa. Quiénes salen sobrando. A quien hay que echar a la mar, o mandar al tugurio. Y si en realidad eso nos sale mas barato. Yo no puedo pensar en una sola actividad de un país subdesarrollado que no se haga más eficientemente en uno desarrollado: Y sin embargo 5000 de los 7000 millones de personas del mundo vivimos en países subdesarrollados; por lo que se requeriría como una masiva “solución final”. Pero veo más probable que eso se le aplique a la élite del 1% contra la cual protesta el 99% de los indignados.

El problema de la seguridad alimentaria hay que discutirlo, exponiendo los argumentos al debate más bien que imponiéndolos por dogma o interés de grupo. ¿Qué mejor lugar para hacer eso que una cátedra donde se puedan examinar y revelar las falacias, estén donde estén? Una cátedra que sirva de guía democrática a nuestra política agraria. Felicitaciones a la UNED.

Evalúe este editorial
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

2 respuestas a De José Calvo: Cátedra de Seguridad Alimentaria

  1. marzha navarro 11-11-2011 en 7:05 am

    FELICITACIONES – BUENA NOTICIA QUE EN COSTA RICA VALOREN A LOS BUENOS!! FELICIDADES Y FELICITACIONES

    Responder
  2. José Calvo 13-11-2011 en 12:58 am

    Qué bueno que doña Marzha también está en Cambio Politico!

    Responder

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.