Daniel ortega: ¿vivo o muerto?

COMPARTIR:

El Sereno

Álvaro Campos Solís
campos.solis.alvaro@gmail.com

Alvaro Campos

De un momento a otro en determinados círculos de nuestra población, incluso en los grandes medios informativos de todo el mundo, La salud del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra, despierta un inusitado interés. ¿Curiosidad, morbo, solidaridad con el líder sandinista? De todo un poco. A Daniel un sector de la población lo tiene en un pedestal, otro lo aborrece y no solo desea que desaparezca del poder sino también de este mundo y si es posible que se lleve a a su esposa, Rosario Murillo. Así de polarizada está la familia nicaragüense.

La prensa nicaragüense e internacional insiste en que el gobernante no aparece en público desde hace un mes. Incluso, gente audaz, escudada en el anonimato de las redes sociales, sostiene que habría fallecido en un accidente aéreo cuando viajaba a Cuba para recibir atención médica.

Para resolver la incógnita, la prensa internacional podría preguntar en la Embajada de los estados Unidos en Managua, pues esa legación tiene información detallada y actualizada de todo cuanto ocurre en ese y en cualquier otra nación del mundo. Es muy posible que los rusos y los cubanos dispongan de la misma información. Hasta la embajada tica está al corriente de todo cuanto acontece en el país del norte. Es la misión de cualquier embajada, en cualquier parte del mundo. Algunas embajadas son como la conciencia de los pueblos: saben todo y lo utilizan de acuerdo con sus intereses, fieles al principio de quien tiene la información, tiene el poder.

Sin embargo, los mas interesados en saber acerca de la salud y del paradero de ese eterno gobernante son los dirigentes de la oposición. Allí permanecen a la sombra, aguaitan, numerosos dirigentes a la espera de alguna oportunidad para postularse a la presidencia de la república. Empresarios, intelectuales, dirigentes comunales y otros que prefieren la indumentaria militar. Se trata de individuos que andan a salto de mata, enfundados en ropa de camuflaje, botas y una pistola al cinto. También existen familias que se sienten dueñas de un “derecho histórico” a conducir los destinos de la nación pinolera.

Otros han estada trabajando esa posibilidad desde el aula universitaria o desde las barricadas, arrancando adoquines para destruir el comercio, ahuyentar el turismo y dejar moribunda a su propia economía, todo con la complacencia de los intelectuales de su propio país y de otras naciones latinoamericanas. Fueron varias semanas de pedradas y balas. ¿Quién financió aquella pequeña insurrección?

Cuando aun le faltan dos años para que concluya su cuarto mandato, y si es que está con vida, Ortega debe disfrutar del espectáculo que ofrecen los dirigentes opositores para hacerse con el poder. Por supuesto que en las filas del Frente Sandinista de Liberación Nacional es muy posible que también haya dirigentes afilando el hacha política. Gente dispuesta a mantener el estilo de un gobierno que, gracias a la colaboración de los empresarios y a una relación más o menos fluida con Washington, fue exitoso hasta principios del 2018, cuando surgieron las protestas antigubernamentales que dejaron más de 300 muertos.

De manera muy similar a lo que ocurrió en 1970, cuando los sandinistas depusieron a la dictadura somocista, los nicaragüenses tendrán que empezar a reconstruir ese país en lo económico y en lo social. Es el país más rico de la región en reservas minerales, además de su enorme valor estratégico. Sin embargo, los malos gobernantes, tanto de la izquierda como la derecha, han sido el mayor obstáculo para su desarrollo. Algunos de ellos no hicieron otra cosa que hostigar a nuestro país cuestionado nuestro derecho a navegar por el Rio San Juan.

Esta por verse si esa posible reconstrucción empezará pronto o deberá esperar al 2022, luego de 15 años en el poder, cuando Ortega Saavedra tendrá que tomar el camino para su casa.

Calificación: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

COMPARTIR:

Revise también

Carlos Denton

Los daños “colaterales” de la pandemia

Carlos Denton cdenton@cidgallup.com La lucha contra el Covid 19 ostenta muchas de las características de …

Comentar en Cambio Político

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!