Cuando calienta el sol…las burbujas se revientan (Desde Suiza No. 7)

COMPARTIR:

Desde La Mina 2.0

Mauricio Castro Salazar
mauricio.castro.salazar@gmail.com

Mauricio Castro

Como les había dicho anteriormente, el 15 de abril anunciaron que a partir del 11 de mayo se abrirían bares y restaurantes, y dentro del Assouplissement des mesures (la flexibilización de las medidas), se dispuso:

groupes d’au plus 4 personnes ou familles avec enfants,
les clients consomment toujours assis

(Grupos de 4 como máximo o padres con sus hijos. Los clientes deben estar sentados para consumir alimentos y bebidas)

La idea original que explicaron fue parecida a “las burbujas” ticas –por supuesto que no con ese nombre tan al estilo Juan Luis Guerra, digamos tan tropical…—. El concepto se entendía y se definía exactamente igual aquí y allá: los que viven bajo el mismo techo…

Desde La Mina

Por supuesto cuando escuché a las Autoridades de Salud de la Confederación Suiza y al Ministro de Salud tico (veo de tanto en tanto las conferencias del Dr. Salas, dicen que es el soltero más codiciado y presidenciable…), hablando de cómo serían las salidas sociales, y ya con el concepto incorporado en mi mente de “las burbujas”, empecé de inmediato a hacer “cálamo” sobre cómo se iban a organizar, cómo serían y sobre todo como se iban a controlar…Y me dije: “—qué buena nota, la creatividad para poder salir en “las burbujas” se exponenciará” y me imaginé gente así, muy creativa:

Desde La Mina

(Fotos tomadas de internet)

Pero he de confesar que me quedé con las ganas de ver creatividad, de ver los comercios vendiendo “burbujas” desechables, de ver a la gente rebotando por todos lados, de ver gente soplando adentro pompas de jabón alcoholizadas anti covid-19 diseñadas para garantizar la burbuja y el distanciamiento social…

Cuando calienta el sol aquí la cosa cambia. Allá no cambia tanto, quizás porque tenemos más meses con sol que aquí ni inviernos fríos. Conforme fue calentando el sol “las burbujas” se reventaron…el sistema entró en entropía, que es una medida de desorden, cuando algo no es controlado puede transformarse y desordenarse, como cuando se calienta líquido en un recipiente transparente cerrado: se ven burbujas chocando y reventándose.

Y eso fue lo que pasó aquí: no hubo control, la cosa se transformó y se desordenó. Bares llenos, restaurantes llenos, parques llenos, playas llenas…Fue rarísimo, yo solo me preguntaba: “—¿y la disciplina suiza dónde quedó, que putas pasa?”.

El despelote iba en aumento y el fin de semana pasado fue el extremo, y fue una muestra de lo que sucede incluso en sociedades con mucha disciplina cuando no hay control. Fue un fin de semana largo, jueves libre (Día de la Ascensión), buen clima, la gente pidió el viernes “encajonado”. Hubo cuatro días libres con buen sol.

¡Fue como si hubieran abierto la puerta de un corral al ganado que estaba encerrado por varios días! Una estampida. Quítese o se lo llevan. Como lo que se ve en los San Fermines. La gente se desbandó…”—se despichó Tere”—me dije. Todo repleto: bares, restaurantes, parques, playas, metro, heladerías, mercados…Situación que de verdad me extrañó.

Como ingeniero vi una correlación curiosa, inversamente proporcional entre temperatura y distancia: a mayor temperatura menor distancia. No me puedo imaginar qué pasará si la temperatura sigue aumentando…no va a haber nadie capaz de detener que la gente se empiece a juntar más…si hoy ya no se respetan los dos metros que indican las normas y mucho menos “las burbujas” sociales no me puedo imaginar en julio y agosto cuando la temperatura llegue a 30 grados o más.

En todo caso, insisto, me parecía muy raro. Si esta gente tiene la disciplina en sus genes, ¿cómo se está haciendo respetar en Costa Rica que se socialice en “burbujas” y se respete la distancia social?

En mis caminatas playeras al ver tanta gente cerca una de otra, me ha empezado a sonar con fuerza una canción que desde güililla he oído —que luego “Luismi” la puso de moda otra vez– y que hasta ahora entiendo bien lo que quien la escribió quería expresar: “Cuando calienta el sol aquí en la playa, Siento tu cuerpo vibrar cerca de mí…” Cuando calienta el sol se revientan “las burbujas”, se rompe el distanciamiento social, se sienten los cuerpos vibrar cerca y la fiesta no hay quien la pueda parar, a pesar de la disciplina y genética helvética.

Ya había terminado de escribir mis sorpresas del fin de semana largo, cuando anoche me llegó una noticia en el Swissinfo.ch en la que el Gobierno, igual de sorprendido que yo, anunció que se tomarán medidas drásticas a los que no cumplan las normas de distanciamiento social, y venía una entrevista del Jefe de la Policía de Berna:

“La policía intensificará sus actividades de control, dentro del ámbito de sus poderes…de ser necesario…implementará medidas más estrictas, como el cierre temporal de cualquier punto caliente donde…simplemente haya demasiada gente para que se cumpla la regla de los dos metros de distancia…” y el periódico ponía como ejemplo esta foto de un bar en Berna que estuvo así el viernes pasado por la noche.

Desde La Mina

“Sería una lástima que todo lo que hemos logrado hasta ahora fuera en vano. Seguimos apelando al sentido de responsabilidad personal de la gente”.

Y finalmente recuerda que “…en Suiza, la población debe mantener una distancia de dos metros entre sí. Los grupos están limitados a cinco personas (en lugares abiertos). Los restaurantes han ajustado sus muebles en consecuencia, y los compradores tienen que hacer cola para pagar sus compras….”

Veremos si luego de esas sutiles advertencias y recordatorios cuando calienta el sol “las burbujas” no se vuelven a reventar…

0
0

COMPARTIR:

Revise también

Yayo Vicente

Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra…

Por Yayo Vicente Estamos ya en el segundo tiempo de la pandemia, siendo optimistas, nos …

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!