¿Cuán seguras son las opciones de pago sin contacto?

Por Julia Ruhnau (dpa)

dpa
Desbloquear, acercar y ya está: pagar con el móvil inteligente es sencillo y cómodo. Foto: Franziska Gabbert/dpa

Un rápido movimiento de la mano, un pitido y listo. La pandemia aumentó en gran medida el uso de los pagos sin contacto. Acercar una tarjeta bancaria o un móvil al terminal de pago es rápido, pero ¿es seguro? ¿Y qué ocurre realmente con los datos transmitidos durante el proceso de pago?

Además de las tarjetas corrientes o de crédito, que se acercan al terminal de pago en la caja, los teléfonos y relojes inteligentes también se encuentran entre las opciones de pago sin contacto. Para utilizarlos basta con descargar la aplicación de un proveedor de servicios de pago. También se pueden utilizar las ofertas Pay, a menudo más universales, de Apple, Samsung o Google: las tarjetas de los bancos asociados pueden almacenarse en sus aplicaciones.

Muchas cadenas de supermercados también están ofreciendo opciones de pago sin contacto. Las aplicaciones de clientes permiten, por ejemplo, pagar canjeando vales. El gigante de los descuentos Payback también participa en el pago sin contacto a través de su aplicación, al igual que servicios de pago al estilo de Bluecode y PayPal.

Fitbit y Garmin, por ejemplo, ofrecen sus propios sistemas de pago para sus relojes deportivos. Pero incluso los relojes puramente analógicos pueden convertirse en sustitutos de la billetera: esto es posible, por ejemplo, con algunos modelos «no inteligentes» del fabricante Swatch, en los que un chip integrado permite la transacción.

La base de la mayoría de las transacciones sin contacto es la comunicación de campo cercano (NFC), un estándar de transmisión por radio. Para realizar la transacción, la tarjeta, el móvil o el reloj deben tener un chip NFC. Los nuevos modelos de teléfonos inteligentes, así como los smartwatches, ya lo hacen a través del banco.

La alternativa para personas con teléfonos móviles más antiguos son las aplicaciones para clientes de supermercados u otros servicios de pago, en la que también se almacenan los datos bancarios o una tarjeta de pago. En este caso, el pago se realiza mediante códigos de números, barras o QR que se presentan o escanean en la caja.

A excepción de los modelos de Swatch mencionados anteriormente, por lo general es un requisito previo que el dispositivo respectivo aún tenga suficiente batería y esté en funcionamiento. En cuanto a una conexión a Internet, algunos proveedores la exigen y otros no.

¿Cuán seguras son estas opciones? Bastante seguras. «La lectura de datos es muy improbable», señala Stefan Fischer, de la organización alemana de evaluación de productos y asesoramiento al consumidor Stiftung Warentest, y añade que, en comparación con una tarjeta de crédito, pagar con la aplicación es incluso muy seguro. Esto se debe a que los datos almacenados de la tarjeta no se leen directamente durante la transacción, sino que se trata de una secuencia individual de números, una especie de código.

El centro de asesoramiento al consumidor del estado federado alemán de Renania del Norte-Westfalia tampoco conoce ningún caso en el que «los delincuentes ataquen específicamente la variante de pago sin contacto», afirma el abogado alemán David Riechmann.

Para quienes apuesten por más seguridad existen fundas protectoras especiales, al menos para las tarjetas bancarias, que impiden la comunicación de campo cercano. Además, a partir de un determinado número de pagos o de importes más elevados, hay que introducir también el PIN. En el caso de los teléfonos inteligentes, hay un nivel más de seguridad: el dispositivo debe ser desbloqueado antes de cada transacción de pago.

En cuanto a los datos, la seguridad no es tan alta. Stiftung Warentest encontró deficiencias en las condiciones o en el comportamiento de transmisión de datos de varias aplicaciones de pago. Los consumidores deben ser conscientes de que sus datos no solo se envían al vendedor, sino también a los proveedores de servicios de pago y a posibles socios.

Las aplicaciones para clientes de los supermercados, en particular, están muy interesadas en recopilar datos, ya que de esta manera saben en qué tiendas compra el cliente y si ha cambiado sus preferencias. «El pago anónimo solo es posible en efectivo. El pago normal con tarjeta, ya sea con una tarjeta física o mediante el móvil, también deja rastros», aclara Riechmann.

En caso de pérdida de un smartwatch, un teléfono móvil o una tarjeta, es importante bloquearlos inmediatamente. Esto puede hacerse llamando al número central de emergencia de bloqueo. Es poco probable que se produzcan pérdidas mayores, ya que para ello los delincuentes tendrían que conocer el PIN (en el caso de las tarjetas NFC robadas) o el código para desbloquear el dispositivo correspondiente.

Quienes hayan depositado datos biométricos tienen aún menos de qué preocuparse. E incluso en el caso de que alguien haya realizado compras no autorizadas: siempre que el móvil o la tarjeta estén debidamente protegidos, el banco correspondiente debe pagar los daños, enfatiza el centro de asesoramiento al consumidor.

dpa

Revise también

Así arrastra al mar tierra adentro la increíble fuerza de los huracanes

Así arrastra al mar tierra adentro la increíble fuerza de los huracanes

Efectos del huracán Ian en la ciudad de Naples (Florida) el 28 de septiembre de …

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.