Cruickshank: “Hoy ingresamos a la tierra prometida”

Eduardo Cruickshank
Diputado Eduardo Cruickshank. CP/RN

San José, 20 oct 2020 (CPNews).- El presidente de la Asamblea Legislativa, Eduardo Cruickshank, manifestó ayer que los diputados ingresaron ayer a lo que podría llamarse “la tierra prometida”, porque después de 62 años iniciamos funciones en la nueva sede Legislativa, edificada sobre sólidos fundamentos, de cuatro pilares; a saber: La Biblia, La Constitución Política, El Reglamento de la Asamblea Legislativa y el Pabellón Nacional.

“La nueva sede de este Parlamento simboliza a lo externo la solidez de nuestra democracia, y a lo interno, la transparencia que debe existir en ella. Esa dualidad refleja los valores de la institucionalidad costarricense. Dualidad cuyo centro gravitacional son los ciudadanos”, destacó el presidente del Parlamento en su discurso inaugural.

El siguiente es el texto completo de su intervención, por medio del que invitó a todos los costarricenses, hombres y mujeres de buena voluntad a apropiarse de este nuevo espacio urbano, a fin de robustecer nuestra democracia y reafirmar aún más nuestro pacto social y sistema de convivencia.

“Dejamos atrás la vieja sede legislativa, cuya construcción se inició en 1937, con el propósito de ser la Casa Presidencial. Su diseño, consecuentemente, no respondía a las necesidades, ni reflejaba los valores, que deben regir el trabajo parlamentario.

Hoy ingresamos a lo que podríamos llamar “la tierra prometida”; porque después de 62 años iniciamos funciones en la nueva sede Legislativa, edificada sobre sólidos fundamentos, de cuatro pilares; a saber: La Biblia, La Constitución Política, El Reglamento de la Asamblea Legislativa y el Pabellón Nacional, que fueron depositados en un cofre sobre el cual yace la edificación; cuyo diseño fue pensado para garantizar el acceso y transparencia a lo interno, esto es durante el proceso de formación de la ley y fortaleza a lo externo, cuando la ley es publicada y rige para todos, sin distingo alguno.

En 1943 mientras se ponían las primeras piedras de la reconstrucción del Parlamento inglés, el gran político y estadista universal Winston Churchill afirmó lo siguiente: “Damos forma a nuestros edificios, y luego los edificios nos dan forma a nosotros”. En ese mismo espíritu, confió en que esta nueva sede nos transformará en un parlamento más rejuvenecido, más abierto, más transparente y más representativo de los ideales, sueños y esperanzas del pueblo costarricense. Y que, asimismo, nos inspire para que las leyes que aquí se dicten, sean mucho más efectivas a fin de que avancemos hacia una Costa Rica que funcione para todos.

La gran plaza en la entrada de esta nueva sede parlamentaria es una invitación abierta a parlar, es un espacio que invita al diálogo. Dicha plaza es el corazón de un paseo peatonal que viene desde el parque Nacional, pasa por la antigua calle 15, hoy bulevar y se une a la plaza de la Democracia. Es este un conjunto de espacios públicos que invitan a los ciudadanos a acercarse al parlamento y sentirse parte del proceso de formación de la ley; porque, además desde esos espacios se podrá escuchar la transmisión completa del Plenario, gracias a su sistema integrado de sonido.

Aquí las y los diputados estaremos al alcance de la mirada del pueblo, a la vista de los costarricenses, quienes podrán observar nuestro comportamiento, toda vez que las instalaciones facilitan observar lo que ocurre en las oficinas, tanto administrativas como las de los diputados; todo gracias a los vidrios que recubren las caras internas de la estructura. El paso interno de transeúntes que atraviesa el edificio, garantiza el acceso de las personas y expone aún más nuestra labor a la opinión pública.

En este parlamento las decisiones se tomarán con la misma transparencia, que sus paredes internas, consolidando de esta forma los valores democráticos del pueblo costarricense de: apertura, transparencia, y acceso.

Por otro lado, cuando las mayorías logran consenso, y las iniciativas salen de este Parlamento para convertirse en ley, el sistema deja de ser de cristal, y se convierte en uno sólido e inquebrantable, a semejanza de la apariencia externa de este edificio, para asegurar que la aplicación de la ley se hará sin ningún distingo.

La nueva sede de este Parlamento simboliza a lo externo la solidez de nuestra democracia, y a lo interno, la transparencia que debe existir en ella. Esa dualidad refleja los valores de la institucionalidad costarricense. Dualidad cuyo centro gravitacional son los ciudadanos.

Por todo lo anterior invito a todos los costarricenses, hombres y mujeres de buena voluntad a apropiarse de este nuevo espacio urbano, a fin de robustecer nuestra democracia y reafirmar aún más nuestro pacto social y sistema de convivencia.

Que la palabra de Dios, contenida en la Biblia y el pacto social de los costarricenses, contenido en la constitución política enterrados en los cimientos de este edificio, guíen siempre el trabajo parlamentario para que vivan siempre el trabajo y la paz. Gracias.”


Revise también

VOA

Migración en la agenda de Biden: ¿Podrá cumplir sus promesas?

Por Alejandra Arredondo WASHINGTON DC, 26 NOV (VOA) – El proyectado presidente electo de Estados …

Comentar en Cambio Político

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.