Crisis de confianza

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

Después del escándalo de los alcaldes y los casos de corrupción sistémica conocidos, no se necesita ser un genio para entender que entramos en una crisis política y de severa desconfianza nacional. A esa realidad se suman los datos fríos de la profunda y gravísima crisis económica y social de Costa Rica.

Conclusión: el país está muy mal y estas serán las elecciones más importantes de nuestras vidas. Recuperar, en las urnas electorales, la confianza nacional perdida se hace imprescindible o tomaremos el camino de otros países fallidos.

Diez temas de reformas políticas insoslayables:

1.- Unir en un solo proceso las elecciones presidenciales y de diputados, con las de alcaldes y regidores y no solo por razones políticas, sino también presupuestarias y de sobrevivencia de los partidos políticos secuestrados.

2.-Limitar a dos los períodos consecutivos de elección de los alcaldes.

3.- Revisar el salario de los alcaldes, normado en el Código Municipal en forma absurda y desconectada de la realidad salarial del sector público nacional.

4.- Someter a control político el presupuesto de las municipalidades y las instituciones autónomas y descentralizadas que son el 60% del presupuesto nacional y que, en la actualidad, los refrenda solo la Contraloría General de la República y no solo desde el punto de vista contable, sino en cuánto al control de calidad sobre la gestión y sus altos costos pagados por los ciudadanos.

5.- En la actualidad, solo un 40% del total del presupuesto nacional es sometido a control político en la Asamblea Legislativa. Esto es inaceptable.

6.- Un cambio de fondo en el sistema actual de elección de los Diputados, por un nuevo sistema de Distritos Electorales y Listas Nacionales que posibilite las luchas legítimas y los liderazgos de base en las comunidades y, a la vez, una necesaria apertura hacia una mayor democracia y participación de liderazgos ciudadanos que, por sus conocimientos y méritos reconocidos, darían mayor nivel, prestigio y necesarios enfoques nacionales en la Asamblea Legislativa.

7.- Institucionalizar la revocatoria de mandato por referendo popular y evolucionar hacia un régimen político menos presidencialista en el que la censura calificada a ministros, presidentes ejecutivos y altos funcionarios, por razones graves y previamente establecidas, impongan el cese inmediato de su cargo público.

8.- Despolitizar la elección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia, por medio de listas presentadas por el Colegio de Abogados y las Facultades de Derecho y elevar las calificaciones y años de su ejercicio profesional activo, como funcionarios judiciales, en la academia o en el litigio privado.

9.- Con respeto y firmeza ciudadana, pedirle a la Corte Suprema de Justicia la presentación escrita de un plan integral de urgente Reforma Judicial.

10.- Obligar por la fuerza de la opinión pública, al futuro gobierno, a presentar, en mayo del 2022, un plan escrito, pragmático y viable, de reforma y modernización estructural y funcional del Estado Costarricense.


Revise también

Welmer Ramos

La peste del endeudamiento

Por Welmer Ramos González La usura está infectando a miles en Costa Rica. La “peste …

Un comentario

  1. Gustavo Elizondo

    Yo si estoy de acuerdo en todos los planteamiento que incluye don Fernando, la separación de elecciones, mi amigo Carlos, lo que ha servido es para que se formen feudos corruptos en las municipalidades que funcionan como Repúblicas independientes…y corruptas.

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.