Cosas que no entendería un tico en Nicaragua

Nicolás Medardo López Taleno

Nicolás López

En un verdadero intercambio cultural ha desembocado el alto flujo de inmigrantes nicaragüenses que siguen entrando a Costa Rica huyendo, no solo de la brutal y sangrienta represión, sino que también, por la difícil y precaria situación económica provocada por el aislamiento internacional que se está acentuando en ese país por la necedad de los ortegas de eternizarse en el poder.

No obstante, aun cuando Nicaragua y Costa Rica sean considerados, culturalmente, países mellizos existen notables diferencias que, en muchos casos y materias rayan en la antítesis y antagónico. En materia política podemos notar las diferencias más resaltadas y subrayables entre ambas naciones. De allí que muchas cosas que suceden en Nicaragua son difíciles de asimilar para los costarricenses. En este tópico pudiéramos escribir un volumen de practicas incompatibles que en tamaño rivalizaría con la Biblia, sin embargo, por el temor de ser exhaustivo, me limitaré a un listado muy acotado.

En más de cuatro años de exilio, aquí en Costa Rica, jamás he escuchado el más mínimo cuestionamiento en contra del Tribunal Nacional de Elecciones, en mi país, desde el asenso al poder de los ortegas, cuando el Consejo Supremo Electoral vierte el resultado de los sufragios -la población toda- también los asimila de manera incuestionables pues tan descarados son los fraudes que no cabe la más microscópica duda del mismos.

Aquí, semana tras semana el Presidente de La República da una conferencia de prensa, en mi país no andamos con es miquencias, desde el 2007, año en que Ortega vuelve a asaltar el poder, no ha dado ni una sola, sí, ni una sola conferencia de prensa, en cambio, nos debemos conformar con los interminables monólogos de su reina consorte, doña Rosario Murillo, que ostenta cuantos cargos ella quiera agarrar.

Ver la bandera de Costa Rica en las casas y vehículos de los ticos resulta un hecho cotidiano, nada extraño, en Nicaragua, el mismo gesto te puede llevar a la cárcel y hasta ser condenado a trece años de prisión pues el tirano asesino entiende eso como un acto de provocación.

Aquí, los jerarcas de la iglesia católica ejercen su labor pastoral con total, plena y absoluta libertad, en cambio en Nicaragua existen más de doce sacerdotes encarcelados y un obispo en proceso de ser condenado, ¿qué tal?
En Costa Rica el Gobierno le ha dado al pueblo la potestad de ser él, el Soberano al momento de elegir sus autoridades, en cambio Nicaragua, es un burdo feudo de la familia gobernante donde ejercen el poder con mano de hierro.

Aquí, el Parlamento es un contrapeso de los demás poderes del Estado y en cualquier momento los diputados cuestionan al Presidente de la República sin lástima ni miramientos, allá, nuestro parlamento es el grupo más servil y adulador del dictador. Adular, adular y adular a Ortega como si fuese un semidios es la vergonzosa terea de cada diputado cuya servís desearía responder con el mismo automatismo con que lo hacen las extremidades del dictador y la dictadora.

Pero tan grandes son las diferencias entre un Estado y otro que da para entrar en el terreno de lo paradójico pues en Nicaragua no votamos porque se roban las elecciones y los ticos no votan porque no se roban las elecciones.
En tanto Costa Rica siga siendo el paño de lágrimas de los Nicas, ambas poblaciones tienen a homogenizar, a fusionar nuestras idiosincrasias, cultura y valores, en materia política, los nicaragüenses somos la antípoda de los ticos, pero un futuro no muy lejanos, también compartiremos mismo valores democráticos que hacen de este país tan pequeño una gran nación.

El autor esta exiliado en Costa Rica

Revise también

Carlos Revilla

La médium costarricense Ofelia Corrales

Bazar digital Carlos Revilla Maroto En esta oportunidad voy a escribir sobre algo muy interesante …

Un comentario

  1. Mimi Prado Castro

    Buen artículo. Por favor no deje de escribir y a través de Cambio Político permitirnos profundizar más sobre el día a día en Nicaragua, pero también comentarnos y analizar la realidad de los nicaragüenses en Costa Rica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.