COP25: IS hace un llamamiento a mayor ambición y una acción inmediata sobre emergencia climática

2 de diciembre de 2019

Internacional Socialista

La Internacional Socialista y sus partidos miembros han propugnado constantemente durante muchos años una acción internacional concertada y coordinada para prevenir el cambio climático y el calentamiento global. Al reconocer que el cambio climático es una amenaza existencial con consecuencias de largo alcance sobre todos los aspectos de la vida humana, incluyendo el desarrollo, la paz y la prosperidad, la Comisión de la IS para una Sociedad Mundial Sostenible establecida en 2006 trabajó intensamente para desarrollar una respuesta socialdemócrata al desafío del cambio climático. El informe de la comisión, “Desde una Economía de Alto Carbono a una Sociedad de Bajo Carbono”, fue publicado en septiembre de 2009 y sus conclusiones siguen siendo pertinentes en el día de hoy. En la década transcurrida desde ese informe, el cambio climático ha permanecido al centro de la agenda de la IS como un tema principal en las reuniones del Congreso, del Consejo y del Presidium. La IS ha estado presente en las cumbres más importantes sobre cambio climático y desarrollo sostenible, incluyendo más recientemente la Cumbre del Secretario General de las Naciones Unidas de Acción sobre el Clima, en septiembre de 2019, donde se buscó coordinar un enfoque común a tomar por sus partidos miembros, basándose en el principio fundamental de justicia climática.

El Presidium de la IS, reunido poco después de la cumbre hizo resaltar hasta qué punto los partidos socialistas y socialdemócratas continúan al frente de los esfuerzos globales por tomar las medidas necesarias para evitar un catastrófico cambio climático. Conjuntamente con la COP25, la IS, tal como en ocasiones anteriores, reunirá a ministros del medio ambiente de la familia socialdemócrata para llevar a cabo intercambios y discusiones sobre sus prioridades y expectativas.

El año pasado, en la víspera de la COP24 en Katowice, 94 líderes de la Internacional Socialista firmaron una carta abierta titulada ‘Un llamamiento global para una sociedad mundial sostenible – antes de que sea demasiado tarde’, la cual se publicó el 30 de noviembre de 2018. Durante el año pasado, se ha hecho cada vez más evidente que el actual nivel de acción no es suficiente. A pesar de los compromisos tomados en el Acuerdo de París, no ha habido una reducción en la concentración de gases de invernadero (GHG) en la atmósfera, ni siquiera una disminución del ritmo en que esto va aumentando. De acuerdo con el informe más reciente de la Organización Metereológica Mundial (WMO), la concentración global de CO2 alcanzó otro alto nivel de 407.8 partículas por millón (ppm) en 2018, habiendo anteriormente cruzado el indicador simbólico de 400 ppm en 2015.

Esta tendencia queda confirmada en el Informe de 2019 de la ONU sobre el Desfase de las Emisiones, que describe un aumento de las emisiones de GHG de 1,5% por año durante la última década, alcanzando un nivel máximo de 55,5 gigatoneladas de equivalente de dióxido de carbón (GtCO2e) en 2018. Este fracaso colectivo por poner fin al aumento de emisiones de GHG tiene severas consecuencias, ya que por cada año en que fue aplazado llegar al punto máximo, ahora se requieren acciones más profundas y rápidas. Al momento de su publicación, el informe calculaba que las emisiones en 2030 necesitarían ser 55% más bajas que en 2018 para llevar al mundo por el camino de menor costo, para limitar el calentamiento global a menos de 1,5°C. Sin embargo, no se espera que las emisiones globales puedan alcanzar su punto máximo antes del 2030 si se mantienen las actuales políticas y niveles de ambición de las Contribuciones Determinadas Nacionalmente (NDCs), lo cual llevará al momento en que las oportunidades para tomar las necesarias acciones para prevenir un catastrófico calentamiento global se habrán cerrado totalmente.

La ciencia ha sido clara por mucho tiempo, y sigue creciendo la evidencia de que las acciones no corresponden a las ambiciones respecto a la reducción de las emisiones de GHG. Se estima que las actividades humanas ya han causado aproximadamente 1,0ºC de calentamiento global por sobre los niveles preindustriales y, si continúa aumentando al ritmo actual, es posible que el calentamiento alcance 1,5ºC entre el 2030 y 2052, de acuerdo con el reciente Informe Especial del IPCC sobre el impacto del calentamiento global de 1,5ºC. La necesidad de reducir el calentamiento global a un absoluto máximo de 1,5º C queda clara. Los modelos de clima proyectan una diferencia significativa que resultaría de limitar el calentamiento a 1,5ºC, opuesto al 2,0ºC, cuando se trata de aumentos en la temperatura media, calentamientos extremos en la mayoría de las regiones habitadas y riesgos de fuertes precipitaciones en muchas regiones, y sequías y déficit de precipitaciones en algunas regiones. En resumen, con un aumento del 2.0°C, los fenómenos metereológicos extremos son mucho más probables. Solamente este año, hemos sido testigos del devastador costo de tormentas, inundaciones, sequías y calor extremo que muy a menudo traen consigo destrucción y pérdida de vidas para aquéllos que son los menos capaces de vivir con las consecuencias y que son los menos responsables de la emergencia del clima.

Sabemos que el desafío es inmenso. El IPCC describe que las vías para limitar el calentamiento global a 1,5ºC requieren de transiciones de sistemas sin precedentes en términos de niveles, de sistemas de energía, de tierras, urbanísticos e industriales. Todos los sectores necesitan contribuir con grandes reducciones en las emisiones y un aumento de las inversiones. Como lo describió el Secretario General de la ONU en la Cumbre de Acción sobre el Clima este año, la emergencia del clima es una carrera que actualmente estamos perdiendo. A pesar de que la cumbre fue significativa al reunir a líderes de gobierno, de negocios y actores de la sociedad civil para aumentar el dinamismo y el impulso para abordar la crisis del clima y se logró un número de importantes compromisos, se necesita más voluntad política y más profundos compromisos si se ha de ganar la carrera.

Hoy día, cuando la Cumbre de la COP25 comienza en Madrid, la Internacional Socialista hace un llamamiento a la comunidad internacional a basarse en el Acuerdo de París y en los compromisos tomados en la Cumbre de Acción sobre el Clima, para incrementar la ambición de los objetivos de las NDCs y las estrategias de largo plazo para todos los países, en particular los principales contaminadores de carbono, a fin de alcanzar la neutralidad en carbono para el 2050. Además, se necesita un compromiso para actuar de inmediato a fin de asegurar los urgentes recortes de emisiones que se necesitan durante los próximos dos años para tener la posibilidad de limitar el calentamiento global a 1,5ºC. Para lograr este fin, la Internacional Socialista se manifiesta expresamente a favor de abordar los subsidios para los combustibles fósiles, implementar impuestos al carbono, y poner fin a nueva energía de carbono más allá de 2020. Vivimos una emergencia climática que se puede abordar solamente mediante una cooperación sin precedentes entre gobiernos, negocios y sociedad civil. Por el futuro de nuestro planeta y el bienestar de las generaciones futuras, el fracaso no es una opción.


Relacionado:
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.