Consumo de opioides se dispara y producción de cocaína alcanza récord

Quema de más de 20 toneladas de drogas ilícitas y alcohol en las afueras de Kabul, ordenadas por los Ministerios del Interior y de Lucha contra los Estupefacientes de Afganistán. Crédito: Eric Kanalstein/UNAMA

NACIONES UNIDAS, 26 jun 2019 (IPS) – El consumo de drogas a nivel mundial sigue en aumento y se dispara la cifra de consumidores de opioides. La fabricación e incautación de cocaína alcanzaron niveles récord y el cannabis sigue siendo el estupefaciente más consumido.

El Informe Mundial sobre Drogas 2019 lanzado este miércoles 26 por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) indica que la cifra de personas afectadas por trastornos debido al consumo de drogas aumentó hasta los 35 millones en relación a la última estimación, que era de 30,5 millones, y que también creció el número de fallecimientos, alcanzando las 585.000 defunciones.

Asimismo, destaca que la prevención y el tratamiento son “insuficientes” para atender a las obligaciones que se producen en distintas partes del mundo, especialmente dentro de las instituciones penitenciarias donde los reos son vulnerables al consumo de drogas y tienen una mayor probabilidad de contraer hepatitis C y el VIH.

“Las conclusiones del Informe Mundial sobre las Drogas de este año completan y complican aún más el panorama mundial de los problemas de las drogas, subrayando la necesidad de una cooperación internacional más amplia para promover respuestas equilibradas e integradas en materia de salud y justicia penal a la oferta y la demanda”, dijo Yury Fedotov, el director ejecutivo de la ONUDD, también conocida por su sigla en inglés UNODC.

El estudio señala que durante 2017 el 5,5% de la población mundial entre 15 y 64 años consumió drogas el año anterior, una cifra similar a la anterior estimación, pero 30% mayor que en 2009.

Los opioides, un problema en aumento

Uno de los grandes problemas observados en este estudio fue el gran aumento de consumidores de opioides que subió hasta los 53 millones, una cifra superior en un 56% a las valoraciones anteriores.

Los opioides representan las dos terceras partes del número total de fallecimientos “en un contexto marcado por el número creciente de muertes por sobredosis en América del Norte y la expansión del tráfico de fentanilo y sus análogos en Europa y otras regiones”.

En Estados Unidos fallecieron 47.000 personas por sobredosis de opioides durante el año 2017, mientras que en Canadá la cifra de muertes -4000- aumentó un 33% en relación con 2016.

Alijo de cocaína. Crédito: UNODC

El estudio reclama prestar atención al “uso con fines no médicos” del analgésico tramadol, especialmente en África. Aparentemente, esta droga llega al continente africano procedente de Asia meridional donde se fabrica de manera ilícita. Las incautaciones de tramadol a nivel global alcanzaron una cifra récord de 125 toneladas en 2017.

Sin embargo, la droga con mayor consumo global sigue siendo el cannabis con 188 millones de usuarios.

La cocaína, sin freno

Tanto la producción ilícita como la incautación de cocaína alcanzaron cifras récord en 2017. La producción ilegal ascendió a un máximo histórico de 1976 toneladas, un aumento del 25% en relación al 2016; pero, al mismo tiempo, la confiscación subió un 13% con 1275 toneladas decomisadas.

La Oficina destaca que una de las claves del éxito es unir la voluntad política con la disponibilidad de recursos y pone como ejemplo los esfuerzos realizados por Colombia para reducir la producción de cocaína, tras el Acuerdo de Paz alcanzado en 2016 entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

“Las iniciativas de desarrollo alternativo han permitido que los campesinos de algunas de las regiones centrales del país que anteriormente se hallaban bajo el control de las FARC abandonen el cultivo de arbusto de coca y se incorporen a la economía lícita.

El resultado ha sido una reducción drástica de la producción de cocaína. Sin embargo, en otras zonas controladas anteriormente por las FARC se han instalado grupos delictivos que han ocupado el vacío dejado y han expandido el cultivo. El desarrollo alternativo únicamente puede prosperar si se le presta atención constante y se integra en objetivos de desarrollo más amplios”, destaca el informe.

Falta establecer un enfoque integral

Precisamente, este 26 de junio se celebra el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de drogas bajo el lema “Salud para la justicia, justicia para la salud”.

En su mensaje por la efeméride, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, aplaudió esta máxima que resalta la importancia de instaurar un enfoque integral que comprenda a la salud, los derechos humanos, la justicia penal y los servicios sociales al problema global que representan las drogas.

Del mismo modo subrayó la importancia del acuerdo logrado este año por parte de los Estados miembros en la Comisión de Estupefacientes, donde se alcanzó el compromiso de cooperar para dar una respuesta fundamentada en los derechos y la salud.

Guterres llamó al cumplimiento de esa promesa a través de una mayor cooperación internacional, el intercambio de información entre países y la prestación de servicios de prevención, tratamiento y rehabilitación basados en los derechos humanos y que se consideren las cuestiones relativas al género y la edad.

Este artículo fue publicado originalmente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). IPS-Inter Press Service lo reproduce por un acuerdo general con la ONU para la difusión de sus contenidos.

RV: EG


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.