¿Cómo escoger Presidente de la República?

Clinton Cruickshank S.

Clinton Cruickshank

Al acercarse las elecciones presidenciales, podemos observar que lo que más sobra son candidatos para ocupar el que es por mucho, el puesto más importante para la gobernanza en nuestro país: la Presidencia de la República. En mi artículo de la semana pasada, decía que, por el igualamiento hacia abajo, han surgido varias docenas de candidatos, la mayoría de los cuales obviamente no reúnen ni las condiciones mínimas para ocupar tan importante posición; más aún hoy, cuando los retos y desafíos que enfrenta nuestro país son colosales.

Ante esta realidad caracterizada por una caterva o multitud de aspirantes a la Presidencia de la República, la pregunta fundamental es: ¿Cómo hace un ciudadano común para discernir y escoger entre todos ellos: quién sería un buen presidente?

Primero es importante entender el ecosistema político en que le tocará gobernar al nuevo presidente. Un ecosistema que, por cierto, será sumamente complejo, por lo que, sin duda alguna, requerirá de un líder político poco común, que reúna una serie de condiciones excepcionales, y que, sobre todo, deberá estar preparado para la complejidad. Condición que, desde siempre pocas veces ha sido cumplida por nuestros gobernantes, y menos aún en estos días.

Algunas condiciones que deberá reunir el próximo Presidente de la República

Las siguientes son parte de los atributos que deberá reunir nuestro próximo presidente:

  1. Tener una visión y un conjunto de soluciones muy claras y puntuales para enfrentar la creciente desigualdad nacional actual. Porque hoy estamos entre los diez países más desiguales del mundo, lo cual tiene terribles consecuencias para nuestro sistema de convivencia.
  2. Que sus soluciones impacten a la mayoría de los costarricenses y no sólo a una élite o minoría privilegiada que es la que menos necesita.
  3. Ser una persona de equipo y no un lobo estepario o una paloma solitaria.
  4. Tener muy claro: ¿cuáles son los órganos o instituciones fundamentales para cumplir su visión y enfrentar la actual problemática del país.
  5. Tener la capacidad y habilidad de formar un gran equipo y asegurarse de que cada uno de sus miembros comparten su visión para enfrentar los grandes retos y desafíos del país.
  6. Tener la pasión necesaria para incubar e inspirar nuevas ilusiones y esperanzas en el pueblo costarricense.
  7. Tener un compromiso irrenunciable con el bien común, y, consecuentemente, con las causas de los más débiles. Y que su visión y propuesta reflejen su apostolado por los más vulnerables, entre otras.

Aspectos esenciales que el próximo gobierno deberá tomar en cuenta

Independientemente de la orientación ideológica o filosófica del próximo gobierno, si de verdad adquiere un compromiso con los costarricenses y con el país en general, deberá tener entre sus prioridades los siguientes aspectos o necesidades fundamentales:

  • Un robusto programa de reactivación económico en el país
  • La creación de oportunidades en general, pero especialmente en la periferia del país. No sólo para disminuir la inmigración hacia la Gran Área Metropolitana, sino, para comenzar a reversarla.
  • Promover y poner en ejecución un vigoroso programa de Democratización de la Capacidad de Crear Riqueza, a fin de aumentar la creación de riqueza en muchas más manos, especialmente entre una serie de sectores no tradicionales.
  • Una profunda transformación de nuestro sistema educativo a fin de que este se enfoque más en la productividad, y, consecuentemente, que eduque menos con la “E” para formar empleados y más con la “E” para formar emprendedores.
  • Intervenir para reorientar y reenfocar al Sistema de la Banca Pública, cuya actividad es, sin lugar a dudas, clave y esencial para el desarrollo del país; pero que en los últimos años, ha venido comportándose como un conjunto de empresas financieras privadas que dan un servicio para alcanzar el fin de sus accionistas que es lograr el mayor lucro posible, y no como empresas financieras públicas que deben lucrar para así alcanzar el fin de sus accionistas que somos todos los costarricenses cuyo objetivo es obtener el mejor servicio posible.
  • Aumentar dramáticamente el nivel de desempeño de todos los órganos o instituciones del Estado, fijándoles índices de desempeño claros y estableciendo un sistema apropiado para su medición periódica. Y de esta manera, lograr que estas mejoren su eficiencia en el cumplimiento de su verdadera razón de ser.
  • Un renovado enfoque y atención a nuestros jóvenes para, por un lado, sacarlos de su creciente frustración, y, por otro lado, alimentar sus sueños y asegurarles las oportunidades que necesitan para cumplirlos y salir adelante.
  • Iniciar la reconstrucción de la imagen deteriorada tanto de los políticos, como de la política misma. Ese proceso se inicia con líderes confiables y predecibles comprometidos con el bien común.

¿Cómo distinguir las ovejas de los lobos vestidos de ovejas?

A pesar de todo lo señalado arriba, es justo reconocer que no es fácil hacer la distinción clara entre los que desean el poder para hacer algo, y los que desean el poder para ser alguien. Sin embargo, existe una palabra en la Biblia que nos puede ayudar a separar la paja del grano, y esta se encuentra en el libro de Mateo 7, versículos 16 al 20 y dice la siguiente:

Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis.

Vale la pena aclarar que lo anterior no se refiere a los casos en que muchos hemos cometido errores, porque ninguno de nosotros estamos exentos de ellos, todos los hemos cometido. Se refiere a los que se presentan como una cosa, siendo otra, pretendiendo engañar al electorado.

Concluyo señalando que, contrario a lo que algunos andan pregonando y diciendo que, la multitud de candidatos es un reflejo de que somos un país cada día más democrático; la verdad es que es todo lo contrario, porque una de las responsabilidades fundamentales de todo buen sistema democrático es procurar la formación y capacitación de los que pretenden llegar al poder en nombre de la democracia y de los ciudadanos. Porque entre los peores enemigos de la democracia están los desgobiernos, o sea, los gobiernos incapaces de responder a las necesidades de las grandes mayorías.

Por otro lado, una práctica recomendable es que antes de decidir a quién darle el voto, todo ciudadano debería de previo, hacerse la siguiente pregunta: si surgiera una verdadera emergencia nacional, ¿cuáles de las personas que están optando por el puesto, tienen la capacidad, reúnen las condiciones y tienen los arrestos necesarios para enfrentarla y dirigir al país exitosamente a través de dicha emergencia? La respuesta sincera a dicha pregunta será una excelente guía para emitir el voto.

Finalmente, nunca debemos olvidar que: Si bien es cierto, el poder político es el mejor instrumento para hacer el bien a los pueblos; este en manos perversas o inexpertas, puede convertirse en su peor azote.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 1,00 de 5)
Cargando...

Ingeniero


Revise también

¿Por qué Josef Mengele es el criminal de guerra nazi más conocido?

¿Por qué Josef Mengele es el criminal de guerra nazi más conocido?

Richard Baer (comandante de Auschwitz, izquierda), Josef Mengele (en el centro) y Rudolf Höß (anterior …

Un comentario

  1. Lá reflexión que nos hace Clinton Cruickshank, es de tremendo valor y de gran oportunidad. Un voto pensado es fundamental, las últimas elecciones, donde prevaleció el voto emotivo, nos condujo por el camino equivocado.

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.