Cómo cargar el coche eléctrico en casa sin riesgo de incendio

Por Susanne Kupke (dpa)

dpa
Antes de colocar una «wallbox» para cargar la batería del coche eléctrico se debería hacer revisar la instalación eléctrica de la casa. Foto: Florian Schuh/dpa

Los coches eléctricos generan muchas dudas. Entre ellas se encuentra la preocupación de si tienen más o menos riesgo de terminar ardiendo en comparación con uno de gasolina. Cuando los vehículos eléctricos se incendian, los daños suelen ser tan inmensos como la atención que atraen. Otra fuente de inquietud es cuando no se puede determinar la causa de un incendio en un garaje por la noche.

Los especialistas en protección contra incendios no ven motivos de especial preocupación. «Según nuestras estadísticas, no tenemos pruebas de que los vehículos eléctricos ardan con más frecuencia que los coches con motor de combustión», afirma Jörg Asmussen, director general de la Asociación Alemana de Seguros (GDV).

Esto coincide con las observaciones de la Policía y los bomberos, pero no necesariamente con la sensación de los ciudadanos. Según una encuesta realizada por la empresa internacional de estudios de mercado YouGov por encargo de la aseguradora alemana DEVK, el 49 por ciento de los encuestados cree que los vehículos eléctricos se incendian más rápidamente que los coches con motor de combustión. En particular, las personas mayores consideran que el riesgo de incendio de los coches eléctricos es mayor.

No hay estadísticas oficiales sobre los incendios de coches eléctricos. Sin embargo, el Ministerio del Interior del estado federado alemán de Baden-Wurtemberg señala el aumento constante de vehículos con sistemas de propulsión alternativos. «Esto también aumenta de por sí el número de vehículos con motor eléctrico implicados en accidentes con incendios», informa la entidad.

Según la Oficina Alemana del Transporte por Carretera (KBA), a principios de año había en Alemania unos 2,3 millones de coches con propulsión por batería (618 460 e-cars puros, 1,67 millones híbridos). Esto significa que el número de coches eléctricos se ha multiplicado por más de treinta desde principios de 2013 en ese país. La GDV espera que de aquí a 2030 se matriculen entre siete y diez millones de vehículos eléctricos más.

Los fabricantes de automóviles aluden al sistema de seguridad multinivel de los coches con batería, que se supone que descarta el sobrecalentamiento y la sobrecarga en cualquier estado de funcionamiento. Según los datos recogidos por la organización alemana de expertos en inspección de vehículos Dekra, durante la recarga surgen riesgos que no existen en los vehículos de propulsión convencional.

Sin embargo, en los coches eléctricos puros se eliminan al mismo tiempo causas de incendio específicas de vehículos a combustión. «Así que, desde nuestro punto de vista, hay un desplazamiento de los riesgos sin que el riesgo global aumente», sostiene un portavoz de Dekra.

Los incendios de coches eléctricos siguen siendo bastante raros. No obstante, Frank Hachemer, vicepresidente de la Asociación Alemana de Bomberos (DFV), espera que, con el aumento del número de coches eléctricos, también haya un incremento de incendios con estos últimos. Esto supone un reto para los cuerpos de bomberos, ya que estos incendios tienen que ser extinguidos con cantidades especialmente grandes de agua para que se produzca el efecto de enfriamiento. Según Hachemer, esto es un hecho, pero también añade: «Que los incendios con baterías de iones de litio no sean extinguibles no es más que un cuento».

Una batería defectuosa puede provocar un sobrecalentamiento o una sobrecarga, y los cables de carga de emergencia dañados también pueden suponer un riesgo de incendio. Dekra y el Automóvil Club Alemán ADAC también advierten del peligro de que se produzcan incendios de cables por una instalación eléctrica anticuada o sobrecargada en la vivienda.

Por razones de seguridad, el club automovilístico recomienda no cargar regularmente en los enchufes domésticos. Según Dekra, es aún más problemático si el vehículo se carga en garajes comunitarios utilizando cables de carga de emergencia en las tomas de corriente Schuko existentes.

Según el ADAC, por razones de seguridad, la carga en una toma de corriente doméstica estándar debería limitarse a casos excepcionales. Sus expertos explican que las tomas están diseñadas para uso doméstico y aplicaciones similares, y que cuando se cargan vehículos eléctricos durante varias horas, puede aumentar la resistencia en el circuito eléctrico debido al envejecimiento de los contactos, en los terminales de la línea de alimentación o bien como causa de una instalación incorrecta. Esto puede provocar un calentamiento excesivo y, por lo tanto, aumentar un riesgo de incendio.

La recomendación es contar con una estación de recarga física instalada en la pared, la llamada «wallbox». Esta requiere, sin embargo, una red eléctrica en buen estado.

Una principal asociación alemana del sector recomienda que una empresa eléctrica especializada revise previamente la instalación eléctrica. «La recarga de vehículos es segura si se cumplen las normas», afirma Andreas Habermehl, director técnico de la entidad.

El experto explica que es necesario comprobar la idoneidad de la instalación para descartar una posible sobrecarga del sistema, y añade que es aún más peligroso si esta verificación la realiza un lego en la materia. Habermehl enfatiza que una estación de carga es una intervención importante en el sistema eléctrico: «No se puede comparar con la conexión de una lavadora o una cocina eléctrica».

Habermehl también recomienda no cargar un coche eléctrico durante un periodo de tiempo prolongado a través de un enchufe normal: «Dependiendo de la potencia, puede producirse una sobrecarga muy rápidamente y el enchufe puede incendiarse». Según el experto, los cables de carga para la toma de corriente común son solo una solución de emergencia, por ejemplo cuando se viaja.

Cualquier tipo de dispositivo de almacenamiento de energía, ya sea un depósito de combustible o una batería, es básicamente inflamable, informa el fabricante alemán Mercedes-Benz. La Policía añade: donde hay electricidad, siempre puede haber fallos de funcionamiento, y no siempre se puede aclarar qué fue exactamente lo que inició un incendio. «Una vez que todo está quemado, no se puede hacer nada», asevera un investigador de incendios alemán.

Cuando se incendia un coche eléctrico, no siempre es el vehículo el desencadenante. En Alemania, por ejemplo, se produjeron este año dos siniestros de este tipo. Un granero se quemó por un incendio que partió de unos pellets allí almacenados y luego se extendió a un coche eléctrico aparcado en el mismo. En otro caso se incendió un camión de bomberos. Según las investigaciones policiales, las llamas fueron provocadas por la batería de una linterna que se encontraba en el vehículo y que había prendido fuego sola.

dpa
Las llamadas «wallbox» son puntos de carga físicos que se instalan en las paredes para la recarga de coches eléctricos de modo rápido y seguro. Foto: Uli Deck/dpa

dpa

Revise también

dpa

Messi: «Mbappé estará entre los mejores en los próximos años»

Leo Messi: «Mbappé es diferente y una bestia, estará entre los mejores en los próximos …

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.