Comentario al artículo de Ocean Castillo

COMPARTIR:

Fernando Berrocal Soto

Fernando Berrocal Soto

El artículo de Ocean Castillo “63 aniversario de Liberación Nacional: el exorcismo que requiere el partido” publicado en Cambio Político, me parece lleno de la positiva pasión social demócrata que Liberación Nacional necesita en el presente.

Como lo digo en un artículo que publicado en el periódico Extra, en ocasión del 63 Aniversario de Liberación Nacional, el tema de fondo, a mi juicio, es cómo encontrar el hilo conductor entre el PLN histórico (el de don Pepe, don Chico, Daniel y Luis Alberto) con el PLN que, a partir de mediados de los 80 del siglo pasado, se impuso la apertura y la inserción inteligente en la economía internacional, como respuesta a la globalización y el cambio de los paradigmas económicos a nivel mundial. (los gobiernos de Oscar Arias, José María Figures y Laura Chinchilla).

El PLN tiene que responder a la siguiente pregunta: ¿Qué significa ser social demócrata en el tiempo que vivimos?. La respuesta no es tan fácil. No creo que se trate solo de defender la social democracia de don Pepe, don Chico, Daniel y Luis Alberto. Ese fue otro momento de la historia. El mundo y Costa Rica también, sufrieron una profunda transformación y esa es una realidad incuestionable. Las viejas respuestas de la social democracia no son suficientes en el presente. El debate debe centrarse ahí, en ese punto de fondo: la social democracia en el presente y en Costa Rica.

Es cierto que aquel modelo de desarrollo construyó el Estado Social de Derecho , como obra principal del PLN, sobre la base de las reformas sociales calderonistas de los años 40. También es cierto que el nuevo modelo de desarrollo ha generado, en nuestro país, mayores diferenciaciones sociales y en los niveles de ingreso entre los que más tienen y los sectores de ingresos medios,sin avanzar en disminuir el 20% de personas bajo los niveles de pobreza. Ese es un punto central a atacar. También el enorme y crítico faltante en infraestructura de carreteras, puertos y aeropuertos y los problemas de competitividad, derivados de varios factores, entre otros delo costo de la energía eléctrica y el imperativo de desarrollar tecnologías más limpias.

Pero, me pregunto: ¿En lo fundamental, en la orientación hacia la apertura, la atracción de inversión extranjera, la incorporación de nuevas tecnologías, el rompimiento de monopolios y la inserción inteligente en la economía internacional, aprovechando las ventajas comparativas de Costa Rica, el PLN orientó o no bien al país, en una de las etapas más complejas de la historia contemporánea, cuando otras economías más desarrolladas se derrumbaron?. Mi respuesta es que sí lo hizo. En mucho, para resistir, fue esencial el nivel educativo de nuestro pueblo y la salud pública, que son herencia legítima del Estado Social de Derecho que construyó el PLN histórico. También el Estado de Derecho y la independencia del Poder Judicial. Por supuesto, la solidez de nuestro sistema democrático institucional. Pero, en lo fundamental, la respuesta programática fue la correcta, más allá de errores y faltantes, que también los hubo en la época del PLN histórico.

El PLN nunca fue marxista. Casi nos hacemos neo liberales y eso sí ha sido un grave error (en el sentido económico), pero sectores importantes del PLN resistimos esa orientación, sin abandonar la trinchera de lucha social democrática.Pero sí hay que reconocer que el PLN le debe mucho, al igual que Costa Rica, a la vieja tradición liberal nacional y a su visión de la vida en democracia y en libertad. Lo del PLN histórico fue un salto hacia adelante, a partir de la herencia liberal, cuando don Pepe y la generación del 48 (Rodrigo Facio) introdujeron un nuevo concepto del Estado y una visión progresista y reformista del desarrollo nacional. Luego se nos vino encima la globalización, en la década de los años 80. Ahora, el punto de fondo es ajustar y reformar el actual modelo de desarrollo. De nuevo una postura reformista y democrática, pero sin entrar ni caer en las herejías de los populismos (Frente Amplio, un sector mayoritario del PAC y un grupo de despistados del PUSC). Es ahí, en esa encrucijada, teórica pero profundamente realista y pragmática, en donde debemos contestarnos la pregunta: ¿Qué es ser social demócrata y cuál debe ser la salida y la respuesta del PLN, a los problemas del presente nacional, para seguir siendo la fuerza del cambio y del progreso en Costa Rica?. ¿Qué es ser social demócrata en el presente, en la realidad actual nacional e internacional?.

Esa respuesta, mi juicio, o varias respuestas para ser más exactos, es lo que se debe discutir, analizar y poner en blanco y negro, realizando un CONGRESO NACIONAL del Partido Liberación Nacional?. Así lo establece el Estatuto Orgánico y así debe ser aprobado por la Asamblea Nacional y Plenaria. Coincido con Ocean que esperar nada más que el PAC y el gobierno de Luis Guillermo Solís, se derrumben en sus incoherencias, es un sin sentido. La respuesta está en nosotros mismos. La respuesta debe salir del PLN y ese es el objetivo del CONGRESO NACIONAL por el que vengo luchando y escribiendo desde hace muchos meses. Ojalá muchos coincidamos en lo mismo y ese sea un acuerdo de la próxima Asamblea Nacional y Plenaria, el 8 de noviembre, para realizar el CONGRESO NACIONAL en el primer semestre del año 2015.


COMPARTIR:

Revise también

Heriberto Valverde

Desde la pandemia

Casos y Cosas Heriberto Valverde C. Esto de la pandemia y sobre todo el enclaustramiento …

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!