Cinco puñales

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

Como país, tenemos mucho de lo que sentirnos orgullosos y algunos índices de calidad de vida sobresalientes a nivel mundial. Eso habla muy bien de Costa Rica y de su sistema democrático.

Pero cinco peligrosos puñales atraviesan la realidad nacional en el presente:

1) La inseguridad ciudadana.

2) La crisis de infraestructura.

3) La falta de trabajo y el costo de la vida.

4) La percepción generalizada de corrupción.

5) El desencanto con la política y los partidos políticos.

Denunciar la crisis de inseguridad y la profunda penetración del narcotráfico, me costó el cargo de Ministro de Seguridad Pública hace 10 años, después de quebrar los carteles colombianos en el país e incautar la policía 75 toneladas de droga. La agenda del poder político de ese entonces tenía otras prioridades.

Desde entonces, no hemos logrado aprobar ninguna ley importante, ni profesionalizar las fuerzas de policía bajo un mando coherente y eficiente, verticalizado y disciplinado, ni definir y aplicar con éxito una política integral de Estado en materia de seguridad ciudadana. Hasta la Ley de Extinción de Dominio la convirtieron en un adefesio jurídico.

Paralelamente, la infraestructura nacional arrastra un desface de más de 20 años y es el otro gran impedimento al desarrollo nacional.

Sobre el costo de la vida, se duda si existe el MEIC y alguna política pública en materia de precios. El costo de las medicinas varía en porcentajes escandalosos, entre una farmacia y otra. Otros ejemplos: salir a cenar con la pareja o los hijos, vacacionar o comprar ropa, es carísimo. Costa Rica es uno de los países más caros de América Latina y los salarios promedio, en el sector privado y público, no alcanzan, exceptuando los ingresos de la exclusiva cúpula salarial de las instituciones públicas, los bancos estatales y los beneficiados con las pensiones privilegiadas del Régimen de Hacienda y el Poder Judicial.

En este país, los profesionales liberales de ingreso mensual medio y los asalariados, somos el pato de la fiesta. De los pobres ni hablar y son más del 20% de la población y un millón de personas en el territorio nacional.

El desempleo golpea fuertemente a la juventud y a quienes, después de graduarse en universidades y tecnológicos, ven restringidas sus oportunidades porque la economía crece a un 4% y necesitamos crecer sostenidamente a un 8 %, para generar riqueza, trabajo y futuro, como Costa Rica lo podría hacer, potenciando con inteligencia sus inmensas fortalezas en el mundo globalizado.

Sobre corrupción, el Presidente de la República insiste que no existe y que es un “vacilón” de la prensa para vender más periódicos o ganar “raiting” televisivo y en la radio.

Y ni hablar de la necesaria y siempre pospuesta Reforma del Estado y sus instituciones. Nadie con poder político real la quiere enfrentar.

Estos cinco puñales hacen que los costarricenses no estén satisfechos con la situación nacional y que el 70% no quieran saber nada de los partidos políticos, ni de las promesas electorales. Una compleja realidad en un año electoral.

Evalúe este artículo: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.