Bolivia: algunas notas para entender el golpe

Elaine Tavares

Bolivia: algunas notas para entender el golpe

La batalla entre la oligarquía rural de Santa Cruz y los pueblos bolivianos originales no es de hoy. Es la marca de la colonia que existe y subsiste. Desde que Evo Morales, un aymara, asumió la presidencia del país y comenzó el proceso de nacionalización de la riqueza, hasta entonces entregado a las multinacionales, el plan para derrotarlo ha comenzado. La nacionalización del gas al principio del gobierno condujo a un primer intento de desestabilización, y las propuestas para la reanudación de las minas y otros sectores estratégicos, como la comunicación, también aumentaron el odio a la élite blanca capitalista, así como a la marioneta de los Estados Unidos.

Es por eso que en 2008, también desde Santa Cruz, se lanzó una campaña separatista, con el objetivo de despegar el este (blanco y rico) de la región occidental (indígena y pobre). En aquellos días, cuando se desataba la campaña racista, en las paredes de Santa Cruz aparecían frases de graffiti, con el mensaje: “Haz algo bueno a la humanidad, mata a un indio por día”.

Cualquiera que tenga la suerte de conocer la magnitud del centro ceremonial de Tihuanaco, a unos 70 kilómetros de La Paz, sabe lo falsa que es esta frase racista. Los pueblos indígenas de Bolivia, que han tenido sus raíces durante 11,000 años en ese lugar, con una rica historia que a menudo supera la del conocido Egipto, son los depositarios de una propuesta para la organización de la vida que es absolutamente actual en estos días. El planeta muere. Llevan, desde su memoria ancestral, la tradición de cooperación, solidaridad, comunión, compartir riqueza. Además, saben muy bien que su espacio geográfico, que llaman su tierra natal, es el lugar donde conocen y quieren vivir, aunque con todo el clima de la vida en las tierras altas, en la soledad de la montaña o en la selva.

Para la tierra de los Kolla, los Tihuanaco, los Incas, los Guaraníes y los Aymaras fueron invadidos por personas extrañas que señalaban una cruz. Un pueblo que en nombre de un dios y un reino mató, destruyó y violó. Un pueblo que, no contento con apoderarse de las tierras y riquezas de la gente original, todavía tiene que someterse y depreciarse. Primero, dijeron que aquellos que habían construido una civilización allí no tenían alma en absoluto, y ahora, 500 años después, todavía insisten en que no tienen la capacidad de manejar sus propios destinos.

Porque sería bueno recordar que no fueron los pueblos originarios quienes renunciaron a las riquezas bolivianas durante todos estos años en manos extranjeras siempre bien tratadas. Fue la aristocracia criolla la que chupó el guano, el estaño, la plata y el gas, siempre utilizando a los indígenas como esclavos o trabajadores de segunda clase. Ellos fueron los que murieron en las minas de estaño o en las cuevas de Potosí. Incluso se puede decir que el rey del estaño, Patiño, era un aymara y fue uno de los más usurpados en su tierra natal. Este es un hecho, pero fue uno de los millones que logró escapar del destino de un esclavo y, perdido en el mundo blanco / capitalista, se contaminó por la forma de vida de quienes dominaron a su pueblo. La mayoría original vivió bajo opresión.

Con la llegada de Evo Morales, un campesino, agricultor, la vida y la riqueza de Bolivia comienzan a volver a manos de la mayoría de las personas, y la pequeña porción racista y antinacional de un pueblo cuya única patria reconocida es la del capital, el proceso de desestabilización ya ha comenzado. Bajo el manto del racismo, de hecho, lo que tenían en mente era preservar los recursos de la naturaleza boliviana para las multinacionales, los únicos jefes a quienes obedecen. No fue solo porque odiaban a los indios que en Santa Cruz trabajaron con la idea de la separación en 2008. En esos días, en un intento de recuperar el estado por sí mismos, también alborotaron las ciudades, mataron a los campesinos, mataron a los indígenas, humillaron, hicieron al diablo. Pero el gobierno logró controlar las protestas y las cosas se calmaron.

En los años siguientes, Evo Morales logró hacer crecer a Bolivia según los estándares capitalistas, pero se aseguró de que las ganancias de la riqueza permanecieran tierra adentro mediante el financiamiento de políticas públicas. Es un hecho que Evo nunca se distanció del capitalismo, solo apostó por las reformas. Pero desde un punto de vista cultural, su gobierno, junto con García Linera, ha hecho un progreso significativo. Y aunque no fue unánime entre los indios, que lo identificaron más como un jinete que Aymara, Evo logró darle a Bolivia su rostro original.

Este viaje de 12 años no se realizó en aguas tranquilas. Siempre ha habido confusión, no solo con los racistas de Santa Cruz. También los mineros, trabajadores históricamente ubicados en el campo izquierdo, tuvieron sus batallas con el gobierno de Evo, precisamente por la nacionalización de las minas. Muchos de ellos ya caminaban como cooperativas y los mineros no querían renunciar a su desarrollo capitalista. Hubo muchos conflictos. También con algunas nacionalidades indígenas hubo batallas gigantes, como tratar de atravesar un parque nacional protegido. Hubo innumerables luchas y contradicciones.

Cuando Evo y Linera llegaron a estas nuevas elecciones, muchos fugitivos ya habían sido provocados, sin que el gobierno hubiera dado sus frutos, precisamente porque no había progresado en la profundización de los cambios estructurales. Ni siquiera afectó la formación del ejército. Hubo muchas insatisfacciones dispersas. Y el hecho de que el mismo dúo Evo / Linera insistió en postularse para las elecciones resultó ser el detonante para que el viejo derecho de Santa Cruz se levantara nuevamente, y esta vez contando con todas esas insatisfacciones y conflictos que se prolongaron durante años. . Nuevamente, el racismo fue el arma más poderosa que la élite perdedora encontró para enfrentar la batalla.

No sin razón, el liderazgo más significativo de las protestas actuales, Luis Fernando Camacho, ha estado caminando por las calles con la imagen de la Virgen María y la Biblia. Tomar a Bolivia por los blancos temerosos de Dios es su mensaje principal. Y en nombre de Dios, al igual que los viejos españoles, la propuesta ha sido matar y saquear a los nativos. Pero también, como los españoles del pasado, Dios no es la verdadera razón de la disputa. Lo que quiere Camacho, como sus aliados, es tomar el control de las riquezas del país para que la vida vuelva a ser de la misma manera: las multinacionales y una pequeña porción de la población (la élite) llenando sus bolsillos.

Como Camacho conoce bien la realidad boliviana, que desde antes de la independencia ha vivido esta tensión étnica, hace lo que es natural. Acusa a los indios de los hijos del demonio por adorar a Pacha Mama y en contra lleva la Biblia, inflando la masa no indígena contra aquellos que hoy tienen un gran poder dentro del gobierno. Utiliza magistralmente el complejo tema racial para ocultar sus verdaderos propósitos a él y a sus aliados y mentores, que es recuperar a Bolivia, no para Cristo, sino para aquellos que siempre han controlado la riqueza sin preocuparse por la mayoría indígena. .

Así es como miles de personas se aliaron con esta “cruzada cívica y cristiana” para derrocar al gobierno de Evo Morales. Con la ayuda providencial de la Organización de los Estados Unidos, que levantó sospechas de fraude electoral, la élite de entrega boliviana llevó a los insatisfechos a la violencia extrema. Comenzaron a quemar casas, secuestrar personas, humillar, amenazar. Desencadenaron el fusible del golpe. Sin el apoyo de las Fuerzas Armadas, un tema que debería estudiarse de cerca, Evo se vio obligado a renunciar. Horas antes habían quemado la casa de su hermana y él decidió rendirse para evitar más desgracias al pueblo boliviano. Le gustaba Jango en Brasil, que renunció para evitar un baño de sangre, lo cual no evitó, por el contrario: el baño de sangre llegó con más fuerza.

Y eso puede ser lo que también sucede en Bolivia. Ya las multitudes “abigarradas”, como se llama Zavaleta, es decir, indios y trabajadores, trabajadores / indios, los de Abajo, intentan desmovilizar el golpe. Eso significa que fluirá mucha sangre. Los políticos vinculados al partido MAS del presidente están siendo perseguidos y arrestados. La casa del decano del alcalde de la Universidad de San Andrés fue incendiada, la casa de Evo fue saqueada y el ataque se ha convertido en figuras del gobierno indígena. O sea. Es un golpe a su expresión más terrible y racista. Habrá resistencia, por supuesto, esto también es típico de los bolivianos. Y será difícil Porque el historial de los blancos / oligarquía / acción de la elite gobernante en Bolivia ha sido conocido por los pueblos indígenas desde las primeras encuestas de liberación.

Hace casi tres siglos, un aimara llamado Julián Apaza, más tarde conocido como Tupac Katari, condujo al pueblo original en una lucha por la liberación. Al igual que Tupac Amaru en Perú, no excluyó a los blancos de sus ejércitos. Fue una lucha para erradicar el yugo español y se convocó a todos los que querían la libertad, incluso aquellos que no eran indígenas, después de todo, esta fue una lucha que debería unir a los que querían despegar de la colonia. La generosidad aymara incluía a los hijos de los invasores, seguros de que era posible vivir en paz, en libertad. Pero en aquellos días los criollos traicionaron la causa de los pueblos indígenas y se pusieron del lado del poder colonial. No es de extrañar hoy que toda esta carga histórica de promesas incumplidas regrese, siempre fomentada por el poder colonial, ahora representado por los Estados Unidos.

El golpe fue recibido, pero la lucha continúa. Nuevamente, como predijo Tupac Katari, el pueblo boliviano se levanta y, nuevamente, algunos prefieren aliarse con las fuerzas extranjeras. Esta es la lucha de brazos en Bolivia hoy. Por un lado, los felpudos del capital, con sus pequeños intereses, y por otro, las personas, originarias o no, bolivianas que quieren el control de su riqueza y participación protagonista. Holy Cross es el foco de otra guerra impulsada por el imperio cuyo objetivo final es dividir. Dividir para dominar mejor. Depende del pueblo de Bolivia no caer en la trampa del fundamentalismo, ni blanco ni original. El enemigo es uno: el capitalismo y sus administradores. Contra ellos lucharán los bolivianos que quieren una Bolivia autónoma, soberana, libre y anticapitalista.

Evo cometió errores, Evo no profundizó la revolución, ¿Evo estaba equivocado en muchas de sus estrategias? Si correcto. Pero hoy es el momento de detener el golpe, denunciar el golpe, recuperar Bolivia para la mayoría de su gente.


Relacionado:
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.