Biografía: Marjorie Elliott Sypher

Marjorie Elliott

Marjorie Elliott Sypher de Oduber Quirós
1926-2015

Doña Marjorie Elliott Sypher nació en Ottawa, Canadá, en 1926. Sus padres fueron Mister Gideon Colin Fraser Elliott Smith y Mistress Mary Marjorie Sypher.

Mr. Gideon Elliott, ingeniero civil y abogado, sirvió al Canadá en elevados cargos políticos y diplomáticos y fue Consejero Real. Su esposa había sido maestra en la provincia de Manitoba y se había graduado de Licenciada en Música y Canto en el Conservatorio de la Universidad de Toronto.

Doña Marjorie tuvo una niñez muy feliz al lado de sus padres y de su hermano Roy Fraser Elliott, prominente abogado e industrial canadiense. La familia Elliott Sypher residía en Ottawa y tenía una casa de campo a orillas del río Gatineau, en la provincia de Quebec.

Doña Marjorie cursó sus estudios secundarios en el Ottawa Ladies College, institución de la que había sido cofundador su padre. A temprana edad, y bajo la guía del célebre Director Sir Ernest Me Millan, obtuvo la Licenciatura en Música para Ejecución. Más tarde ingresó en la Universidad de Toronto, donde cursó estudios de Humanidades, con especialidad en Literatura inglesa y francesa, que continuó y concluyó en la Sorbona.

En 1947, la joven Miss Elliott conoció a don Daniel Oduber en Montreal, donde él cursaba estudios de filosofía, después de haberse graduado en Costa Rica como Tenedor de Libros y Licenciado en Leyes. Los logros académicos del joven impresionaron a doña Marjorie, quien años más tarde relató a don Alberto Baeza Flores, uno de los biógrafos de Don Daniel:

Cuando me lo presentaron en Canadá -éramos estudiantes- me contaron que fue el único en la Universidad de Mc Gill -posiblemente la mejor Universidad en el país- capaz de sacar una nota de 100 por ciento en un examen de lógica. Los estudios de filosofía (cuatro años), más dos de postgraduado, los hizo todos en dos años solamente, en una lengua extraña, y siendo esta disciplina de las más difíciles. Que sepa yo, ningún canadiense lo ha podido hacer.

Volvieron a encontrarse en París, donde don Daniel, Master of Arts de la Universidad de Mc Gill, desempeñaba un cargo diplomático y estudiaba para el Doctorado en Filosofía en la Sorbona.

Desde que se conocieron, don Daniel y doña Marjorie compartieron sus hondas inquietudes intelectuales. Durante su época de noviazgo y a lo largo de su matrimonio la lectura fue una de las actividades que más les unió. Procuraban mantenerse al tanto de las diversas corrientes que surgían en la filosofía, la política, la sociología, las artes y la cultura en general. Fue por sugerencia de Don Daniel que doña Marjorie combinó el estudio de las letras con la filosofía y escogió como tema de tesis para la Sorbona “Proust y Bergson”. Años más tarde, ya en Costa Rica, cursó tres años de estudios generales en el Instituto de Ciencias Políticas del Partido Liberación Nacional.

Doña Marjorie y don Daniel contrajeron matrimonio civil en la Embajada del Canadá en París el 13 de mayo de 1950, cuando Mr. Gideon Elliott era Embajador de su país en Santiago de Chile. Sus padrinos de bodas fueron Miss Sheila Higgins y don Alfredo Picasso. Doña Marjorie tenía entonces veintitrés años de edad y don Daniel veintiocho. Posteriormente se casaron conforme al rito católico en la iglesia de San Isidro de Coronado. Bendijo la unión el presbítero don Benjamín Núñez.

Don Porfirio Ricardo José Luis Daniel Oduber Quirós había nacido en San José el 25 de agosto de 1921, en el hogar de don Porfirio Oduber Soto y doña Ana María Quirós Quirós.

Los esposos Oduber-Elliott pasaron su luna de miel en Fornells, en la provincia española de Girona.

De 1953 a 1955 don Daniel fue Embajador Especial de Costa Rica en Europa, con residencia en París, y de 1958 a 1962 diputado por San José. Doña Marjorie se incorporó al quehacer político costarricense desde fecha temprana y ya en 1958 presentó en el primer seminario ideológico de Liberación Nacional un proyecto para crear un Fondo Nacional para la Educación, que muchos años después, en 1973, dio origen al Fondo Nacional de Préstamos para la Educación.

La esposa del diputado Oduber también se interesó por las posibilidades del cooperativismo y asumió la tarea de organizar a los productores de cebolla de Santa Ana y San Antonio de Belén para la formación de una cooperativa con bodegas propias y sistemas de secamiento; también contribuyó a la fundación de la Cooperativa Agrícola (COOPAGRIMAR) de Zarcero. En 1965 formó parte de la comisión redactara del proyecto de ley de Asociaciones Cooperativas, que se emitió en 1968, y en 1972 colaboró en la preparación del proyecto de constitución del Instituto de Fomento Cooperativo (INFOCOOP), que se emitió como ley en 1973.

Don Daniel fue Ministro de Relaciones Exteriores y Culto de 1962 a 1964 y en 1965 lanzó su candidatura a la presidencia de la República. Doña Marjorie fue su compañera constante a lo largo de la enconada lucha electoral, y participó con entusiasmo en las actividades de plaza pública y otras jornadas de la campaña. Los esposos Oduber-Elliott recibieron con entereza la derrota, y en 1968 don Daniel desistió de la posibilidad de ser precandidato ante la noticia de que se postularía el ex Presidente don José Figueres. Encabezó la papeleta liberacionista de diputados por San José y le correspondió presidir la Asamblea Legislativa de 1970 a 1973.

Durante la segunda gestión de don Daniel como diputado, Doña Marjorie participó activamente en diversos proyectos de bienestar. Una de sus más significativas tareas fue la de colaborar con iniciativas de diversificación agrícola en los cantones de Acosta y Mora por medio de la Cooperativa de Caficultores de Jorco, COOPEJORCO.

En 1973 se lanzó nuevamente la candidatura de don Daniel para la Presidencia de la República. En la elecciones de febrero de 1974 obtuvo una ajustada pero decisiva victoria y tomó posesión de la Presidencia el 8 de mayo siguiente, en el Estadio Nacional, en una emotiva ceremonia a la que le acompañó doña Marjorie y en la que su hijo Luis Adrián fue como abanderado.

Doña Marjorie se convirtió en Primera Dama de Costa Rica a los cuarenta y siete años de edad. Una de sus primeras gestiones como Primera Dama fue la de conseguir un piano de cola para el compositor e intérprete don Benjamín Gutiérrez, quien lo cedió a la Escuela de Artes Musicales de la Universidad de Costa Rica.

Durante la administración Oduber, doña Marjorie promovió la formación de cooperativas agrícolas, industriales y escolares. Entre los lugares que se beneficiaron de sus esfuerzos en este campo cabe mencionar Tucurrique, San Carlos, Arenal, etc.

Quizá su principal y más fructífera actividad como Primera Dama, a la que dedicó incontables horas, fue el desarrollo de un Programa de Bibliotecas Rurales, en cuya ejecución colaboraron la Asociación de Damas Diplomáticas y un importante grupo de señoras costarricenses que coordinaban doña Cecilia Álvarez y la única asistente de doña Marjorie, la señorita Marta Eugenia Núñez Madriz, después esposa de don Manuel López Trigo y diplomática de carrera.

Para la ejecución del Programa se adquirían grandes cantidades de libros adecuados para los niños -ediciones de cubierta dura, letra grande y vistosas ilustraciones- y se distrbuían a escuelas rurales, junto con estantes de alegre colorido, y en oportunidades vajillas para los comedores escolares y pelotas de fútbol. El Estado contribuía con recursos para el Programa: pero para recaudar fondos adicionales doña Marjorie y sus colaboradoras efectuaban ferias, exposiciones y otras actividades.

A lo largo de la administración de don Daniel, doña Majorie visitó alrededor de 1.300 escuelas en los más diversos rincones del país y en cada una de ellas entregó una biblioteca. En esas giras empleó los más variados medios de transporte, ya que hubo lugares a los que hubo de llegar a caballo, en avioneta, en helicóptero y hasta en panga. La última de estas visitas la efectuó el 7 de mayo de 1978, la víspera de la conclusión del período presidencial.

Su interés por la naturaleza la llevó a participar en distintas iniciativas conservacionistas, entre ellas la preparación del proyecto que dio origen en 1977 a la Ley de Reforestación. El naturalista y ornitólogo Alexander Skutch le dedicó su libro Aves de Costa Rica.

Como Primera Dama también le correspondió cumplir con deberes protocolares y atender a distinguidos huéspedes del país. Especial relevancia tuvo la visita de Sus Majestades los Reyes de España don Juan Carlos I y doña Sofía, en setiembre de 1977. El soberano español otorgó a doña Marjorie la Banda de Dama de la Orden de Isabel la Católica.

El renombrado escritor don José Marín Cañas se refirió así a la labor de doña Marjorie:

… distinguida y fina, inteligente y artista, trabajadora con el pueblo y para el pueblo, ejemplo también de una mujer preparada para desempeñar con brillantez inusitada el trabajo de laborar intensamente en la obra nacional, sin perder un ápice de su distinguida belleza y de su elegante y discreto comportamiento.

Doña Marjorie de Oduber, otra Dama sin par.

En el periódico La República del 10 de mayo de 1978, la columna DO-RE-MI, que había adversado a la administración Oduber, manifestó:

Doña Marjorie de Oduber merece el admirado respeto de todos los costarricenses. Fue una Primera Dama extraordinaria: discreta, inteligente y culta.

Después de que concluyó el período presidencial de su esposo, doña Marjorie continuó trabajando en programas de bibliotecas para colegios de segunda enseñanza y con fondos personales les donó numerosos lotes de libros. Junto con su hijo don Adrián se dedicó además a formar un programa destinado a propiciar el gusto por la música clásica en unión con la lectura. Este programa se ensayó con éxito en la Biblioteca Nacional.

También se mantuvo estrechamente vinculada a los asuntos del cooperativismo, y de 1982 a 1986 trabajó en la comisión interinstitucional organizada por la administración Monge para el traspaso de los estancos del Consejo Nacional de Producción a cooperativas de consumo o con sección de consumo, idea que doña Marjorie había planteado por primera vez en 1965. También participó en otras tareas del movimiento cooperativo.

Trabajó con empeño para lograr que el Estado costarricense adquiera el jardín botánico Las Cruces, ubicado en la reserva de la biosfera La Amistad, entre Costa Rica y Panamá. El jardín, propiedad de la Organización de Estudios Tropicales (O. T. S.) incluye viveros, una estación biológica y cien hectáreas de bosque virgen. Doña Marjorie ha sido siempre gran aficionada a las plantas, especialmente a las orquídeas. Su Princess Ishtar obtuvo el premio popular en la IV Exposición Nacional de Orquídeas, en marzo de 1974. Trabajando junto con doña Marita Camacho de Orlich, logró iniciar la publicación de los dibujos del orquideólogo don Rafael Lucas Rodríguez.

Compartió con don Daniel su interés por la arqueología y juntos formaron una colección importante, que en 1987 ofrecieron al Museo Nacional junto con la financiación para la sala correspondiente.

Colaboró en forma asidua con la prensa nacional. En reiteradas oportunidades salió en defensa de las actuaciones de don Daniel y también escribió numerosos artículos en la prensa nacional sobre el cooperativismo.

Don Daniel Oduber Quirós murió en San José el 13 de octubre de 1991, a los setenta años de edad. Sus funerales, que se efectuaron en la Catedral Metropolitana, constituyeron una imponente manifestación de duelo nacional.

Doña Marjorie vivía en Escazú, dedicada a su familia, la administración de sus bienes y sus inquietudes culturales.

Murió en San José, el 16 de abril del 2015.

Bibliografía

Las Primeras Damas de Costa Rica de Jorge Francisco Saénz, Joaquín Alberto Ferández y María Gabriela Muñoz


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.